La operadora ferroviaria ha logrado alzarse como la entidad que más kilómetros sostenibles ha recorrido y más emisiones de CO2 ha ahorrado a la atmósfera durante el mes de la competición. La presente edición de este reto ha conseguido el record de organizaciones participantes

 

El ‘Urban Mobility Challenge’, organizado por la startup Ciclogreen, cerró el pasado viernes 16 de octubre su edición de 2020. Durante este reto de movilidad sostenible, las diferentes compañías participantes y su comunidad de empleados han competido entre sí por conseguir el mayor número de kilómetros sostenibles. Tras 30 días de competición, Renfe se ha erigido como la compañía más sostenible al conseguir el mayor ahorro de emisiones de CO2 a la atmósfera y también ha sido la empresa que más distancia ha recorrido de forma sostenible: un total de 48.715 kilómetros.

Daniel López, jefe de Desarrollo Sostenible de Renfe, afirma que desde la compañía se encuentran contentos por estos buenos resultados a la par que sorprendidos ya que no se esperaban una acogida tan buena entre sus empleados. Además, López valora la experiencia en el reto como muy positiva al igual que destaca el potencial de la aplicación móvil a través de la cual se ha desarrollado dicho reto.

El responsable de Desarrollo Sostenible desvela, precisamente, que uno de los motivos de la inscripción y la participación de su compañía en el reto tiene que ver con la tecnología y la información que Ciclogreen ofrece. En concreto, hace referencia al hecho de obtener la estimación del CO2 que se emite a la atmósfera como consecuencia de los desplazamientos. López asegura que estos datos son muy útiles debido a que están muy relacionados con el cálculo de la huella de carbono de la actividad de Renfe, sobre lo que se están trabajando.

Pero otros factores fueron también decisivos para que la compañía participase en el reto, como lo es su compromiso con la movilidad sostenible. Este se ve reflejado en medidas como su plan de movilidad interna o el trabajo que realizan para la captación de viajeros al tren facilitando el acceso a las estaciones a través de modos blandos de transporte como la bici, caminando o en patinete, entre otras actuaciones. Dicho compromiso con la sostenibilidad en los desplazamientos se materializa en hechos como que Renfe fue el primer operador público de transporte que permitió acceder a los trenes con una bicicleta o en los esfuerzos que se dedican para captar y trasladar tráfico de viajeros y mercancías de la carretera al tren.

Y es que este reto ‘Urban Mobility Challenge’ se origina, precisamente, como una herramienta para favorecer el cambio de hábitos de transporte de nuestra sociedad, apostando así por formas de transporte más sostenibles, eficientes y seguras. Andoni Recabarren, cofundador de Ciclogreen, explica que año tras año, es mayor el compromiso de las empresas por la movilidad sostenible hasta el punto de incorporar “acciones dentro de sus planes estratégicos” referentes a esta materia como “uno de sus principales objetivos a conseguir”.

En esta misma línea, Daniel López, como experto en la materia, sostiene que el desarrollo sostenible es un elemento clave y diferenciador para las compañías. Para realizar esta afirmación, se apoya en el siguiente ejemplo: una empresa que se implica con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y con una política de responsabilidad social corporativa va a tener siempre un plus ante sus competidores. Además, el responsable de Desarrollo Sostenible de Renfe asegura que la operadora ferroviaria está comprometida con los objetivos antes mencionados y que, en cada acción que lleva a cabo, intenta tener un impacto positivo.

 

Récord de organizaciones participantes

La edición de 2020 del reto ha estado marcada por la alerta sanitaria generada por el Covid-19. Pero lejos de ser un freno, esta coyuntura se ha convertido en un motivo más para participar en dicho reto. Así lo explica Andoni Recabarren, que considera que el ‘Urban Mobility Challenge’ ha sido valorado “muy positivamente por las empresas en la situación actual, marcada claramente por el Covid-19, ya que la finalidad del reto es conseguir una movilidad no solo más sostenible, con todos los beneficios que eso conlleva, sino también más segura, puesto que medios de transporte como la bici o caminar han sido recomendados por la OMS y los gobiernos para evitar aglomeraciones”.

El hecho de que el ‘Urban Mobility Challenge’ sea un reto en el que se fomenten formas de transporte que reducen las posibilidades de contagio en el contexto del Covid-19 ha favorecido que en esta edición de 2020 se haya batido el récord de organizaciones participantes. En total, 64 empresas, ayuntamientos y universidades han participado en la edición que acaba de finalizar. En cuanto a las cifras generales, este aumento de participación ha permitido mejorar también los datos con respecto a años anteriores. De esta forma, las compañías participantes en el ‘Urban Mobility Challenge 2020’ han logrado ahorrar más de 50 toneladas de CO2 a la atmósfera gracias a los casi 219.800 kilómetros sostenibles recorridos por los 9.773 usuarios participantes

El cofundador de Ciclogreen asegura que este récord de participación “hace que estemos más motivados que nunca por seguir con la visión que tenemos en Ciclogreen de impulsar empresas y ciudades más sostenibles”. Además, desde la startup también se han acogido con entusiasmo los datos antes mencionados en materia de sostenibilidad, por lo que agradecen la colaboración de todas las entidades participantes: “grandes empresas como Renfe, Grupo Consentino, Ulma, Decathlon, Norauto o Sacyr y universidades como la de Salamanca o Valencia con varios miles de km sostenibles recorridos, pero además estamos muy orgullosos por esas pequeñas y medianas empresas que han empujado mucho la participación dentro de sus organizaciones”, manifiesta Recabarren