Si estás pensando en adquirir un teléfono reacondicionado pero no sabes por dónde empezar, esta guía puede ayudarte. Te contamos dónde puedes conseguir uno, cuánto puedes ahorrar y qué debes comprobar antes de comprarlo.

Lo primero que debes saber es que se trata de teléfonos de segunda mano que han sido sometidos a las reparaciones necesarias y han pasado una serie de pruebas para demostrar que están en condiciones de funcionar como nuevos.

Hay diferentes circunstancias en las que un teléfono puede ser reacondicionado. Las más importantes son las siguientes:

 

Se ha cambiado por un modelo superior.

Ha sido devuelto debido a un fallo que se puede arreglar fácilmente.

Se ha devuelto porque el cliente ha cambiado de opinión.

 

En cualquiera de estos casos, los móviles reacondicionados se testean y reparan antes de volver a ser puestos a la venta, momento en el que funcionan como un teléfono nuevo a una fracción de su precio. Por eso pueden llegar a ser una inversión muy interesante.

 

A continuación te contamos las características más importantes de estos modelos.

 

¿En qué condiciones vienen los móviles reacondicionados?

Algunos móviles reacondicionados están como nuevos y es imposible distinguirlos de otros recién sacados de la caja, mientras que otros son mucho más antiguos y presentan signos evidentes de desgaste. El estado del teléfono que vayas a comprar debe quedar claro por la calificación que se le da.

Estos sistemas de clasificación varían de un vendedor a otro, pero en general dividen los diferentes modelos en función de su aspecto físico. En cualquiera de los casos, el funcionamiento del teléfono debería ser perfecto, lo único que varía entre una categoría y otra es su aspecto físico y pequeños desperfectos como arañazos o rayones.

 

¿En qué deberías fijarte al comprar móviles reacondicionados?

Puede que te sientas tentado por una posible ganga que encuentres en un marketplace online, pero vale la pena comprobar lo que vas a obtener por tu dinero antes de comprar un móvil. A continuación te contamos cuáles son los principales aspectos que debes comprobar antes de tomar una decisión:

 

Las especificaciones técnicas del teléfono. Esto incluye aspectos como el tipo de SIM, el modelo, el tipo de pantalla, el almacenamiento, la cámara, la batería, etc.

La garantía. Cuanto más larga sea la garantía, mejor, ya que estarás cubierto si algo va mal con el teléfono.

La calidad del teléfono. Los sistemas de clasificación varían, así que comprueba los detalles y asegúrate de que escoges solo móviles reacondicionados con una calidad aceptable para ti.

Qué pruebas se han realizado. No todos los vendedores comparten esta información, pero algunos detallan las pruebas que realizan antes de poner un móvil a la venta. Los teléfonos deben venderse en buen estado de funcionamiento y haber sido restablecidos de fábrica.

Cuánto te ahorras. Antes de comprar asegúrate de que el modelo que te interesa cuesta menos que un teléfono nuevo y comprueba cuánto te estarías ahorrando al realizar la transacción.

 

Sin embargo, una vez que hayas hecho estas comprobaciones te darás cuenta rápidamente de que comprar móviles reacondicionados puede ser una gran opción si quieres tener un teléfono de gama alta por un precio mucho menor del que puedes encontrar en cualquier otra parte.