El mantenimiento de carreteras es un trabajo esencial para la seguridad vial de todo un territorio, si un firme no se encuentra en perfectas condiciones puede convertirse en el principal causante de accidentes, por lo que una carretera en buen estado salva vidas.

Normalmente cuando nos hablan del mantenimiento de carreteras la idea que se nos viene a la cabeza se centra en la limpieza de las mismas, ocuparse de los límites de las mismas, donde crece la vegetación y hay que mantenerla controlada, sobre todo porque suele ocupar el arcén, que es una parte importante para la seguridad. También pensamos en los arreglos de los baches, que se suelen rellenar con asfalto, pero esto realmente solo es la parte superficial y a la vez más visible de este trabajo.

Pero para solucionar problemas como los baches o las grietas en el firme que aparecen con el paso del tiempo lo correcto es trabajar más afondo, donde se inician los problemas. El suelo sobre el que se levanta una carretera soporta al igual que el firme las inclemencias del tiempo, los accidentes que suceden, el peso de todo el tráfico, etc. Esto deteriora tanto el asfalto como modifica el suelo, que se va desquebrajando, va perdiendo firmeza y aparecen grietas y baches que dificultan mucho la conducción.

Empresas como Geosec se encargan de este trabajo que requiere de un mayor conocimiento del entorno y que disponen del know-how y materiales precisos para poder dar una solución a estos problemas. Trabajan con el método de “SOIL STABILIZATION™”, es la solución más innovadora, eficaz y rápida para el mantenimiento de carreteras. Gracias a este método se reparan las grietas y los baches, sin correr el riesgo de que vuelvan a aparecer, como sucede en muchas ocasiones donde solo se trabaja en la parte superficial.

La virtud principal de este método permite el uso inmediato de la infraestructura una vez finalizado el tratamiento y sin necesidad de más obras a excepción del normal mantenimiento del manto asfáltico agrietado. El procedimiento prevé la inyección de resina expansiva eco-compatible GEOSEC® tanto en la zona de contacto terreno-subbase como en la zona de contacto fondo-cimentación. Una resina expansiva especial de celdas cerradas, eco compatible, con densidad y módulo elástico adecuados se inyecta a través de pequeñas perforaciones (de diámetro comprendido entre 6 y 25 mm) en las cuales se insertan tubos metálicos de pequeñas dimensiones que favorecen el flujo de la resina; la malla de perforación será de 1,00 x 1,00 m. Cada operación siempre está planificada por un personal especializado GEOSEC®, habilitado para operar en obras en carreteras teniendo en cuenta las condiciones de la zona de trabajo y de las posibilidades operativas (obstáculos, presencia de instalaciones enterradas, espesor de la solera, tráfico etc.)

Geosec cuenta con una experiencia es muy dilatada consolidando suelos, tanto en carreteras como en pavimentos industriales.