La Unidad de Asma Grave (UAG) del Servicio de Alergia del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda ha sido acreditada como Unidad de Asma Grave de Excelencia por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Esta Unidad creada en junio de 2018 es coordinada por las Dras. Mar Reaño Martos y Marta Isabel Rodríguez Cabreros, así como Cristina González Millán, por parte de Enfermería. Cuenta con la colaboración del resto de alergólogos del Servicio que derivan los pacientes a la Unidad, la cual dispone de dos agendas específicas con tiempos y recursos adecuados para atender a estos enfermos.

Los beneficios que aporta a los pacientes esta Unidad son los siguientes: mejoran los resultados en salud y la calidad de vida de los pacientes, reducen las visitas a Urgencias o el número de ingresos. Así mismo, disminuyen los tiempos de espera, se evitan duplicidades, mejoran la colaboración y comunicación entre los diferentes profesionales y niveles asistenciales implicados y, finalmente, se mejora el uso del sistema sanitario y su eficiencia.

La Unidad de Asma Grave del Hospital Puerta de Hierro se basa en el trabajo multidisciplinar en el que participan y colaboran también profesionales de otros servicios como Neumología, Otorrinolaringología, Pediatría y Farmacia hospitalaria, habitualmente en el marco de la unidad de Vía Aérea Única (VAU) que se reúne mensualmente y permite la valoración conjunta de los pacientes más complejos.

Sus objetivos fundamentales son la atención integral de los pacientes con asma grave o de difícil control, así como potenciar la actividad docente e investigadora que permita continuar con los proyectos en curso y el desarrollo de protocolos y ensayos para avanzar en el conocimiento de esta patología.

El diagnóstico y seguimiento individualizado de los pacientes con Asma grave no controlada debe ser realizado en unidades de asma acreditadas o de referencia, por profesionales con experiencia clínica contrastada en el manejo de este tipo de pacientes y mediante visitas de seguimiento en función de la evolución de la patología.

Las UAG precisan un conocimiento experto por parte de los especialistas, requieren de una organización estructural y funcional y, con frecuencia precisarán un abordaje multidisciplinar. Resulta imprescindible la coordinación con Atención Primaria y la distribución del trabajo por niveles asistenciales.

El asma grave o de difícil control se caracteriza por la necesidad de precisar múltiples fármacos y a altas dosis para su tratamiento y se asocia a un mayor consumo de recursos económicos en comparación con el asma moderada o leve. Los pacientes con asma grave no controlada (3,9% según un estudio de 2011 en España), suponen la mitad de los costes globales por asma.