El confinamiento que ha vivido España durante meses, algo que también se ha  producido en otros países de Europa y en el resto del mundo, ha propiciado un importante aumento en el comercio electrónico, especialmente en algunos sectores de actividad, que han visto cómo incrementaban sus ventas en torno a un 70% con respecto al mismo periodo del año anterior.

El ecommerce ya venía registrando en España un éxito importante. En 2019 el total de facturación alcanzó el máximo histórico de ventas, con más de 48.000 millones de euros, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Ante este escenario, muchas empresas saben que ya no basta con estar presente en la red, sino que hay que potenciar el formato online como canal principal de ventas. Ese es el caso de Kivole, un fabricante alicantino de muebles que lleva años apostando por esta práctica y que ha entendido que la clave para competir en este mercado es ofrecer al usuario una experiencia de compra completa y atractiva.

¿Cómo pueden competir las empresas ante este nuevo impulso del comercio electrónico?

Kivole es un ejemplo de esta nueva filosofía. Su dinámica de trabajo es ofrecer tanta información sobre los productos como la que podrían encontrar en las tiendas físicas: fichas técnicas completas, vídeos, manuales de instalación y montaje, consejos de combinación y decoración, y todo ello utilizando un lenguaje muy intuitivo para facilitar el servicio al cliente.

A esto se suma una atención muy cuidada al consumidor a través de WhatsApp o mediante el chat en línea. En la web aparece también toda la información de sus tiendas físicas, con la sede central en Elche y una tienda más en la misma localidad alicantina a la que se suma otro establecimiento en Torrevieja.

El grupo se inició como una empresa joven en el año 2014 en un sector muy golpeado en la anterior crisis, el descanso a través de la venta de colchones. Desde el principio la apuesta del grupo fue apostar por la calidad, el servicio personalizado, la innovación y las últimas novedades tecnológicas.

En la actualidad, Kivole se ha asentado como una empresa muy popular en Alicante y la Comunidad Valenciana y ofrece sus productos a través de la venta online a todo el mercado nacional.

Del Outlet del Descanso a todo un referente provincial en la venta de mobiliario

El buen hacer de la empresa le ha llevado con los años a posicionarse como un ejemplo a seguir en el sector de la venta de muebles y la decoración. Su política de atención al cliente se ha mantenido todos estos años y esa es una de las razones que impulsa su crecimiento también en el mercado de la venta por internet, saber trasladar el trato personalizado presencial de las tiendas al canal online.

Una buena experiencia de compra, atender las demandas de los clientes, un equipo profesional y apasionado por su trabajo y una inversión suficiente y bien diseñada en marketing son también otras claves que muestran por qué esta empresa está creciendo de manera sostenida con los años.

Los hábitos de los consumidores han cambiado. En la actualidad millones de personas son consumidores integrales, esto es, acuden por igual al canal online de ventas como a las compras físicas. Desde Kivole trabajan constantemente en mejorar sus perfiles en redes sociales, llevar a cabo colaboraciones con influencers y ofrecer a los usuarios una buena experiencia de navegación durante el tiempo que pasen en su web.

El canal online, un formato imprescindible en pleno 2020

El comercio electrónico lleva creciendo de manera ininterrumpida desde hace más de un lustro y acumula mejoras en la facturación superiores al 20% cada año. El presente 2020 está suponiendo toda una revolución por la situación sobrevenida del coronavirus.

La venta de mobiliario, sofás, sillas y mesas de escritorio ha acumulado un repunte importante debido al fomento del teletrabajo, así como otros muchos sectores. Sin embargo, actividades como el turismo, la reserva de alojamiento o la cultura, que concentraban un importante porcentaje de las ventas online, han caído en picado.

Todavía es pronto para analizar cómo evolucionará el ecommerce en lo que queda de 2020, pero si algo ha quedado claro es que no es fácil hacerse un hueco en la red, captar la atención de los consumidores y destacar frente a la competencia. En Kivole conocen el secreto: trabajo, innovación, dedicación y atención completa a los clientes.