La alarmante situación pandémica que ha generado el virus Covid-19, y que ha llevado a muchos países a su confinamiento, ha paralizado la actividad administrativa. A la imposibilidad de acudir a la oficina, se le ha sumado un colapso en las solicitudes de citas previas que ha causado un gran revuelo, como ha sucedido con Extranjería. Pero ante este peligroso panorama, y atendiendo a las necesidades excepcionales de muchos conductores, ¿qué ocurre si se circula hoy con la ITV caducada?

 

La administración en pausa excepcional

La forzosa cuarentena en la que se ha inmerso el mundo a causa de la expansión del coronavirus, contando en España con 100.000 afectados, ha desestabilizado muchas de las gestiones legales necesarias, tales como la renovación de documentos. El estado de alarma, que carece de periodos de establecimiento claramente fijos, vaticina una postergación de tales actividades. Algo que, a su vez, ha conducido a la población a tomar medidas previsoras, como por ejemplo las solicitudes previas. Una solución para realizar relevantes trámites que, a causa de la fuerte demanda ante la incertidumbre, se ha visto colapsada en el país.

Las solicitudes previas son un medio utilísimo para agilizar trámites administrativos. Mediante un formulario con los datos personales, completado en la misma página oficial de la entidad, permiten escoger con tiempo una fecha y una hora para realizar la gestión. Un proceso no del todo extendido y que, gracias a plataformas como pedircitaprevia.online, encuentran un foco de información precisa al respecto. Contando, en este caso, con todo tipo de especificaciones que las actividades para con la administración, tanto con la seguridad social, extranjería o para renovar el DNI exigen legalmente. Facilitando aún más todo lo concerniente a tan importantes tramitaciones públicas.

Más allá del riesgo que supone para la salud ya de por sí el virus Covid-19, la situación administrativa ha causado mucho revuelo con su inoperancia. Como ejemplo concreto de ello, el colapso en la reventa de citas previas para Extranjería ha creado un matiz especulativo que circunda entre ciertos establecimientos y particulares. Lucrándose a raíz de la obtención de citas previas con dicho departamento a precios de hasta 200€. Unos hechos que ponen de manifiesto cuán importante y delicada es la correcta realización del proceso administrativo. Tanto para casos excepcionales, como para solicitar una cita previa para la ITV.

 

¿Cómo solicitar ahora una cita para la inspección técnica de vehículos?

La restricción respecto a los desplazamientos a que ha llevado el actual contexto de pandemia ha puesto a los conductores en cabeza. Muchas personas, si pueden permitírselo, han rechazado los medios de transporte públicos a fin de no quedar expuestos a un contagio. Y con ello, y bajo la falta de vehículo propio, los conductores particulares se han convertido en los recolectores del momento. Siendo éstos quienes realizan a solas distintos viajes por motivos legalmente justificados y, por ello, absortos en el subyacente temor de pasar por un control policial y no disponer de cualquier tipo de documentación pertinente debidamente configurada.

A pesar del colapso, y por el bien de la legalidad de la documentación pública, es preciso encontrar hueco entre las solicitudes de cita previa para ITV. Tratándose de un procedimiento obligatorio, dado que con ello se acredita la funcionalidad y seguridad del vehículo, su realización es muy sencilla. Mediante la página oficial de la empresa que realice la inspección, basta con seleccionar el tipo de vehículo que acudirá a las instalaciones y escoger la ubicación más cercana. Tras ello, sólo queda seleccionar lafecha y la hora disponibles y rellenar un pequeño formulario que recopile, además de la matrícula, los datos personales y de contacto.

Es posible que la situación de reclusión actual, comprimida en 15 días, deba posponer su fin para asegurar mejor los riesgos de contagio. En ello, por lo tanto, y ante la incapacidad de poder acudir cuando se acontezca, entra la contemplación de anular o cambiar la cita con la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Ambos procedimientos pueden llevarse a cabo mediante llamada telefónica o a través de la página web, donde serán suficientes unas modificaciones en una sección para reservas o citas. Es importante realizar dicha operación, dado que de no hacerlo el resto de solicitudes podrían entorpecerse dificultando organizativamente el trabajo de los técnicos.

 

La importancia de una documentación reglamentada

Pasar correctamente la ITV no consiste tan sólo en la mera obtención de un papel que justifique la funcionalidad del vehículo. Es importante para descubrir o corregir a tiempo los desperfectos y posibles averías que puede sufrir un vehículo a raíz del uso. De lo contrario, existiría la posibilidad de llevar el vehículo a una reparación mayor y más costosa a largo plazo, así como de provocar un accidente causado por sus fallos. Unos errores que podrían llevar al conductor a un plano catastrófico, tanto a causa del dinero invertido en las reparaciones, como, y especialmente, en herirse, perder la vida o causar daño o la muerte a otros.

Es perfectamente normal que, a causa del recrudecimiento de la ley promovido por la tensión social actual, atornillada a la presencia del coronavirus, muchos conductores teman ser multados por no portar la pegatina reglamentaria de la ITV. Bajo el estado de alarma, las multas por conducir con fines no esenciales han llegado a ascender hasta 1.500€, especialmente por la irresponsabilidad en casos de viajes hacia segundas residencias. El miedo de recibir alguna multa a causa del vehículo es patente. Pero, no obstante, y en primer lugar, contar con un documento que verifique la solicitada cita previa puede servir como un útil salvoconducto.

Aunque, de hecho, el alarmismo promovido por los aspectos legales en la actual situación tiene un doble rasero. El Real Decreto 463/2020, de 14 de Marzo de 2020, forjador de este estado de alarma, ha previsto también la suspensión de ciertos plazos administrativos. Como lo es el caso de la ITV, cuya sanción por caducidad será omitida durante la cuarentena. Comprensible, dado que muchas estaciones de ITV permanecen cerradas des del reciente endurecimiento del estado de alarma. Pero sea como sea, no está de más prever un poco de esperanza. Y a fin de retomar la normalidad de antes, solicitar una cita previa.