Los okupas son una de las mayores preocupaciones a la hora de desocupar una casa o cuando te vas de vacaciones. Lamentablemente, la frecuencia de este tipo de actividad es más alta de lo esperado. Por suerte, para proteger tu casa de los okupas existen una serie de métodos bastante productivos.

En este artículo no solo se presentan las mejores cámaras de vigilancia junto con otros métodos electrónicos para la prevención de este acto de vandalismo, sino también se ahonda en varios tips para evitar por completo este tipo de situaciones tan poco deseadas.

Nunca alardear sobre el viaje

Aunque suene como un punto anómalo, para quienes desean mostrar a través de las redes sociales su tan ansiado viaje o tan merecidas vacaciones siempre es mejor esperar al regreso a casa.

Teniendo cuenta la irracional cifra de 120mil casos de okupación solo en España, no es nada exagerado pensar en el hecho de que un usuario siguiendo a otro en redes sociales disfrute de tener conocimiento sobre una casa dejada a la suerte por unos días.

Al llegar a casa, no hay mayor preocupación. No hay okupas con gente habitando en tu propio hogar indeseadamente. Siendo así, al estar seguros en casa, se puede proceder con toda tranquilidad a presumir del viaje en las redes sociales.

En ese mismo sentido, tampoco es bueno hablar con demasiadas personas sobre el futuro viaje. Si es inevitable hacerlo, puede ser de ayuda comentar sobre la presencia de alguien encargado de cuidar la casa durante la ausencia de la familia, incluso si fuese mentira.

Cuenta con los vecinos

Parece contradictorio en cuanto al punto anterior. Sin embargo, es recomendable hacerlo por seguridad propia siempre y cuando se tenga confianza en los vecinos.

Basta con contarle a los vecinos más cercanos sobre el viaje y darle detalles específicos en cuanto a la salida y llegada del mismo. Es decir, si el viaje o las vacaciones son durante una semana se le debe informar a los vecinos más cercanos el día específico de llegada.

Los okupas una vez entran en la vivienda pasando desapercibidos, actúan como la familia original dentro de la casa para no llamar la atención de los vecinos.

De esta manera, disminuyen drásticamente la posibilidad de hacerse notar por lo menos durante las primeras 48 horas desde el allanamiento. Después de las 48 horas, el proceso de desalojo se vuelve exageradamente más complicado.

Al informarle a los vecinos sobre la fecha exacta de llegada notarán muy extraña la situación en caso de haber personas en el hogar previo a la fecha pautada. Acto seguido, deben proceder a informar al dueño de la viviendo y a las autoridades.

Si es un lugar deshabitado, debe mantenerse limpio y ordenado

Para un okupa, en realidad, es mucho más sencillo hacerse con un hogar, edificio o local previamente abandonado debido a dos razones:

  • En primera instancia, en la segura ausencia del dueño, este no se da cuenta de la problemática hasta pasadas las 48 horas de fácil desalojo.
  • En segundo lugar, al conseguir alojarse en un edificio o lugar abandonado el proceso de enjuiciamiento es muchísimo más tardío a diferencia de si el lugar estuviese habitado por una familia o el dueño. Además, si el sitio se encuentra en pésimas condiciones es muy probable el uso de ese hecho a favor de los okupas.

En pocas palabras, el enjuiciamiento no es tomado muy en serio y mucho menos rápido si en realidad el dueño ha demostrado poco interés sobre la vivienda o edificio. Pueden alegar lo siguiente: “Si no lo usa y no lo cuida, no le importa, y si no le importa, ¿por qué no pueden estar los okupas?”. Mítica frase respalda por los okupas.

Probablemente, debido a la modificación de las leyes actuales el argumento anterior no puede ser utilizado para quedarse en definitiva con el lugar, aunque sí puede demorar mucho más el proceso.

Siendo así, para evitar la posibilidad de la utilización de ese argumento, es indispensable mantener en buenas condiciones el lugar, indiferentemente de si se usa o no. Basta con limpiarlo una o dos veces al mes, y cada día, si es posible, visitarlo y revisar todo el funcionamiento. Es vital para mantener alejados a los okupas de tu casa.

Uso de aparatos electrónicos

Seguramente, la sección más esperada del todo el artículo. Básicamente es el único método capaz de ofrecer una garantía en cuanto a la entrada de okupas debido a su alta seguridad. Siendo así, a continuación, especificamos los dos aparatos eléctricos más utilizados y solicitados para evitar estos problemas.

Cámaras de vigilancia

Para las cámaras de vigilancia hasta hace algunos años era requerido la presencia de una persona en constante atención sobre las imágenes proyectadas.

En la actualidad, se puede estar prácticamente en cualquier lugar con conexión a internet y observar las imágenes de la cámara en tiempo real desde un dispositivo móvil. De esta manera, se ha vuelto mucho más práctico para los hogares.

Alarmas

¿Qué sucede si los okupas entran y el dueño de la casa con cámaras de vigilancia no está viendo lo que sucede en ese momento? Las alarmas hacen de complemento perfecto.

Existen muchos modelos de alarmas con sensor de movimiento y solicitación de código para poder ser apagadas; no todas cuentan con un circuito de cámaras de vigilancia. La primera, por supuesto, es bastante eficiente, pero al estar conectada a un circuito de cámaras lo es mucho más.

Cuando una de las cámaras detecta un movimiento no adecuado y programado para ser entendido como un peligro, inmediatamente las alarmas se activan no solo dentro de la casa, sino en el dispositivo móvil del dueño.

Siguiendo los tips mencionados anteriormente y contando con uno o ambos aparatos electrónicos de este tipo, la probabilidad de tener un problema con okupas y no poder enfrentarlo se reduce a cero.

En conclusión y resumiendo todos deberíamos tener un sistema de seguridad en casa para evitar inconvenientes y la presencia de okupas en el hogar.