Si tienes una página web sabes lo importante que es que te visiten, lean y compren. El SEO contribuye a ello y es de todo menos una ciencia exacta, estática e inamovible. Los criterios de SEO van cambiando a medida que Google (y demás buscadores) van perfeccionándose para conocer mejor a los usuarios y ofrecer las respuestas que están esperando. De hecho, se adaptan también a las formas de búsqueda, a las intenciones, a los contextos y a los soportes desde donde se realizan (smartphones, búsquedas por voz...). Uno de esos criterios es el llamado EAT, del que hablamos en este artículo.

Como vemos, tu web debe estar en constante movimiento ya que siempre hay cambios que puedes implementar para mejorar su posicionamiento. Por eso, contar con una agencia especializada en posicionamiento SEO que haga una auditoría de tu web y te ayude a potenciarla con una buena estrategia siempre es una buena idea. Porque por mucho que trabajes en ella, Google va aplicando cambios constantemente y siempre tienes que estar al día.

 

¿Qué es el EAT?

El EAT son las siglas en inglés de tres palabras Expertise, Authoritativeness y Trustworthiness (Experiencia, autoridad y confianza) y son unos criterios que comenzaron a tener importancia para Google a partir de 2013. Fue en este año cuando apareció una guía para los evaluadores de páginas web llamado Search Quality Evaluator Guidelines (SQEG) en el que se aludía a estos factores. Posteriormente, con la actualización del algoritmo de Google BERT, comenzaron a adquirir relevancia.

El EAT valora la calidad de las webs permitiéndoles ser relevantes para los temas en los que son expertas. Aunque influye en cualquier página, el EAT afecta directamente a las llamadas páginas YMYL, es decir, Your Money, Your Life. Google agrupa en este tipo de páginas todas aquellas que inciden en la vida de las personas como la salud o la economía. Porque el buscador considera que no es lo mismo publicar contenidos de coleccionismo o fotografía que de dietas, finanzas o salud mental, por ejemplo. Por eso, a las páginas YMYL aplica unos criterios más estrictos de EAT asegurando la calidad de los mismos y evitando ofrecer resultados que afecten al bienestar del usuario.

 

Experiencia, autoridad y confianza

  • Expertise - Experiencia: Google valora enormemente la autoría de la web a nivel de dominio y que los contenidos estén escritos por expertos en la materia de la que hablan. Aquí entran también conceptos como la reputación online de las personas que firman los artículos.
               
  • Authoritativeness - Autoridad: Se mide la reputación que tiene una web respecto al tema del que trata y ha sido trabajado con el tiempo, cantidad de enlaces que apuntan a ella, colaboradores, reseñas, afiliados...
               
  • Trustworthiness - Confianza: La credibilidad y fiabilidad se basa en varios aspectos como la información del responsable de la web, la dirección y el contacto visible o añadir fuentes y citas en los contenidos. 

Cómo afecta el EAT en el SEO

La importancia del EAT en el posicionamiento SEO de una web reside en que Google se preocupa por ofrecer resultados de calidad por lo que cada vez es más inteligente a la hora de actualizar su algoritmo. Estos tres factores son una parte más y son evaluados para ajustar sus resultados. No obstante, aunque no son criterios objetivos fácilmente “medibles” sí que se pueden tener en cuenta y seguir una serie de consejos:

 

  • Mostrar a los autores de los artículos o una autoría general de la web con transparencia en aspectos legales y forma de contacto, especialmente en tiendas online.
  • Conseguir enlaces y menciones en sitios de más autoridad que la tuya. Las reseñas sobre tu web también son aconsejables.            
               
  • Contar con expertos externos para crear contenidos o con el asesoramiento de grupos especializados será un plus para mejorar el SEO de algunos artículos y la autoridad.
              
  • Para temas sensibles como consejos de salud o artículos financieros para demostrar EAT es importante mantener el contenido actualizado, revisándolo y editándolo de vez en cuando.
               
  • En contenidos de YMYL debes asegurarte que los datos que ofreces son fiables mediante enlaces y citas así como referencias de fuentes al final del texto.

En conclusión, independientemente del tipo de contenidos que ofrezcas, el EAT es un criterio a tener en cuenta para mejorar el SEO de tu página web. Con unos pequeños cambios podrás lograr corregirlo e ir aumentando poco a poco tu posicionamiento en Google.