Tanto si deseas vender un producto como un servicio, no existe nada mejor que la publicidad. Anterior a la sociedad de la información y al nacimiento de los medios digitales, la publicidad era algo casi exclusivo y reducido a la prensa, la radio o la televisión, al margen de los carteles y panfletos. Hoy en día, gracias a internet, los buscadores y las redes sociales, cualquier persona física puede anunciar lo que vende sin apenas realizar un gran desembolso económico.

 

Existen una serie de conceptos claves en publicidad para promocionar tu negocio. Conocerlos y saber aplicarlos es vital para comercializar tus productos o servicios. Dominar a fondo todos y cada uno de los términos que vas a leer a continuación, puede ayudarte a vender mucho más o a planificar mejores estrategias para que tu empresa tenga un mayor éxito.

 

¿Qué es la publicidad?

 

Lo más importante es entender la publicidad como una forma de comunicación que utiliza los distintos medios para llamar la atención del consumidor. El objetivo publicitario consiste en captar la atención de futuros clientes, despertando en ellos interés por tu producto haciéndole ver en qué se diferencia de los demás y lo necesario que resulta.

 

En publicidad se tienen en cuenta las características de durabilidad, comodidad, uso etc. del bien que desees vender. La publicidad en la mayoría de las ocasiones es pagada, lo cual requiere por parte del empresario una relativa inversión económica y de tiempo para lograr sus objetivos.

 

Por el contrario, la propaganda es gratuita. Esta se basa en el derecho individual de cada uno a transmitir sus ideas, independientemente del medio. La propaganda por lo general tiene una carga ideológica. Por eso, cuando hay elecciones y recibimos en nuestro buzón un sobre para votar a un partido político, lo llamamos propaganda electoral.

 

Tipos de publicidad

 

La publicidad tiene carácter público. En la actualidad existen varios tipos de campañas publicitarias. Por un lado, está la publicidad online, que es el tipo de promoción de productos o servicios que se realiza a través de los medios digitales o de las redes sociales. Dentro de este tipo de publicidad existen muchas formas de anunciarse, dentro de los propios sitios web, plataformas de video, blogs, entre otros. Unas necesitan menos inversión que otras. Por norma general, es más económico anunciarse en redes sociales que mediante buscadores.

 

El siguiente tipo de publicidad es la que se denomina publicidad offline, o todos aquellos anuncios publicitarios que se producen fuera de la red o el entorno virtual. Aquí podemos incluir los eventos, carteles y/o promociones de las distintas marcas, que vemos en vallas publicitarias o en las marquesinas de los autobuses de nuestra ciudad. Este tipo de técnicas, aunque sean más antiguas que las digitales siguen generando un gran impacto en las ventas de la mayoría de las empresas. Esta publicidad, suele necesitar mayor inversión que la digital, por lo que conviene realizar un estudio de mercado previo para ver si resulta interesante o no para nuestro negocio en un principio.

 

Finalmente está la publicidad boca a boca, que es la que generan los propios clientes si el producto que ofreces cuenta con todo lo que estos necesitan y les encanta. Este tipo de publicidad es sin duda la mejor, pero llegar a ello cuesta tiempo, dinero y esfuerzo previos.