Desde el inicio de la pandemia de Covid-19, aumentaron las ventas en línea debido a la seguridad que ofrecen en comparación con las compras físicas. Además de ventajas como confort, practicidad y rapidez.

Pero, la entrega en domicilio tiene un coste que termina asumiendo el comprador. Y puede representar un riesgo ya que los repartidores están en contacto con mucha gente y pueden no contar con los recursos óptimos para cumplir con las medidas sanitarias más rigurosas.

Ante este escenario, una alternativa viable y económica es ofrecer el servicio de recogida en tienda.

¿En qué consiste? El cliente elige los productos y las cantidades por medio de una llamada telefónica o plataforma virtual, como una web o app. Luego, realiza el pago digital o por transferencia bancaria. Finalmente, la tienda confirma el pago y prepara el pedido, que estará disponible para su recogida en el lugar indicado por el vendedor.

El procedimiento evita la aglomeración de personas y disminuye el tiempo de permanencia en el establecimiento. Incluso es posible que no sea necesario ingresar en la tienda si se ofrece la retirada en la puerta o por ventanilla.

En el caso de los negocios pequeños, la recogida en tienda permite:

  • Ahorrarse el servicio de reparto
  • Lograr una logística más eficiente y segura
  • Mantener las ventas físicas durante la pandemia

Ahora bien, tanto el proceso de compra y preparación de pedidos como la comunicación con los clientes deben ser claros para que no haya desencuentros. Por eso te dejamos abajo tres consejos para que la recogida en tu tienda sea eficiente:

Horario de atención

Si no dispones de suficiente personal para la entrega de los pedidos y brindar atención al consumidor en un horario comercial más amplio, quizás sea mejor subcontratar el servicio de alguna empresa de punto de recogida. Esto permite que el cliente pueda decidir cuándo le viene mejor ir a por su pedido.

También puedes optar por el envío contra reembolso, conocido como cobro a la entrega, que es cuando el monto adeudado es abonado en el propio punto de recogida en efectivo o con tarjeta.

En España hay muchas opciones de puntos de entrega convenientes. Una de las alternativas más populares es Correos. Pero cada día están naciendo nuevas empresas en el ramo, ya que el mercado está en expansión debido a que es un servicio simple, seguro, barato y cómodo.

Aplicaciones y software

Adoptar el e-commerce requiere el uso de la tecnología de la información para gestionar los cobros y el stock. Inicialmente, el comercio en línea representa un coste de implementación y requiere adaptación, pero a lo largo es una inversión que rendirá muchos ingresos.

La tienda virtual te permitirá brindar una experiencia personalizada a tus clientes y ahorrar en la contratación de personal.

Estudia qué plataforma se adapta a tu modelo de negocio considerando tus necesidades como, por ejemplo, métodos de pago, volumen de catálogo y funcionalidades deseadas. Hay plataformas de gestión de contenidos, especialmente desarrolladas para las tiendas digitales. Dos ampliamente conocidas son Shopify y Woocommerce. 

Otra opción, que suele ser más costosa, es contar con una plataforma de gestión de pedidos en línea para tu negocio y tener autonomía. Ofrecen este servicio The Ordering y Collectec. Pero si lo que buscas es facilidad en el trámite, opta por plataformas intermediarias populares como Amazon, Aliexpress, Ebay o Uber Eats. En este caso, considera que hay que pagar una comisión por la gestión.

Cuidado y protección

En estos tiempos de pandemia, algo que no se puede olvidar es el cuidado para proteger a tus empleados y clientes. Por eso, los equipos de protección personal (EPP) como mascarillas, guantes y desinfectantes deben de estar siempre disponibles.

En las tiendas físicas es importante que se mantenga el distanciamiento mínimo de 2 metros entre las personas, así que no olvides poner conos de seguridad y pegatinas indicativas en el suelo.

Como parte de la seguridad, conviene tener todos los pedidos higienizados y preparados para la recogida en empaques o bolsas personalizadas como las que ofrece Maxilia.es. En el empaque puedes incluir un pequeño detalle relacionado con las medidas de seguridad que demuestre cuánto te importa la salud de tus clientes.