Conseguir nuevos clientes en la época de Internet puede parecer sencillo y complicado a la vez. Tenemos a más clientes que nunca a nuestro alcance, pero la competencia es cada vez más feroz y, además, muchas veces parece que nos es imposible poder destacar entre todo el mar de ofertas que se encuentran en la red. Pese a todo, los expertos en marketing digital dictaminan algunos puntos clave para poder llegar a esa gente que, al final, está dispuesta a comprar nuestro producto. Estas son algunas de las claves para conseguirlo.

Manejo de las redes y el copywriting

La presencia constante en las redes sociales es importante, pero aún más importante es lograr escribir de forma creativa, de forma que se capte la atención de los clientes. De nada sirve colgar muchos post en las RRSS si lo que se explica no tiene ningún valor. Evidentemente, esos textos creativos tienen que tener como objetivo llevar el cliente a nuestra página web, donde tendremos que convertir las visitas en ventas.

Una página web clara y moderna

Una vez los posibles consumidores lleguen a nuestra página web deberemos guiarlos de una forma inteligente y clara para que lleguen a gastar su dinero en nuestros productos. La landing page tiene que ser sencilla y visual, debe indicar nuestros productos de forma clara y tiene que tener “call to action” presentes de forma inteligente para que esas conversiones se hagan realidad.

Seguridad a la hora de pagar

Cuando consigamos que un cliente compre un producto en la página web, deberemos garantizar que su seguridad no se comprometa en ningún momento. Para conseguirlo, y sin ser expertos en seguridad en Internet, podemos observar aquellas industrias que más seguridad aportan a sus clientes a la hora de realizar pagos. Por ejemplo, la industria del entretenimiento, mediante plataformas tan conocidas como Netflix, Spotify o 888 Casino, uno de los casinos online fiables que se convierten en algunas de las páginas que más seguridad aportan a los usuarios, usan herramientas como el cifrado en página web y, evidentemente, consiguen colocar las siglas HTTPS en la dirección web. Así, los clientes confiarán más en los productos y no dudarán a la hora de realizar un gasto.

 

Responder a las dudas de los compradores

 

Es muy probable que se produzcan problemas a la hora de entregar un producto, de cobrar una compra, etc. Es algo normal, que sucede en muchas empresas, y es que el mantenimiento de las plataformas online es costoso y, evidentemente, requiere de personal implicado día a día. En el caso de que ocurra un error, deberemos ser rápidos y concisos con los clientes, respondiendo a sus preguntas lo más pronto posible y, a poder ser, aportando soluciones instantáneas para satisfacer sus preocupaciones. No hacerlo podría contribuir a una mala imagen de la empresa y, a posteriori, perder clientes potenciales.

Observa a la competencia

No hay nada más natural que observar aquello que están haciendo nuestros principales competidores en un momento determinado. A la hora de aplicar descuentos, hacer nuevas promociones, iniciar campañas conocidas como el Black Friday… saber cómo se mueve el mercado es importante para, a la postre, adelantarnos a los movimientos de los otros. Evidentemente, copiar no debe ser una opción, puesto que los plagios se detectan con suma rapidez en Internet, pero inspirarnos en aquellas cosas que funcionan puede hacer que nuestra página y nuestro producto se promocionen de una mejor forma en un futuro.