El Juzgado de lo Social de Sevilla ha estimado la petición de modificación de las condiciones laborales por el cuidado de un menor de 12 años de una trabajadora hispalense que solicitaba la reducción de jornada con concreción horaria.

La trabajadora, supervisora de una conocida cadena de ropa y complementos low cost, lleva trabajando en la empresa de forma ininterrumpida desde octubre de 2007. En agosto de 2020 fue mamá y el 03 de abril de 2021 (en base al Art. 38.4 ET) solicitó ante el Dpto. de recursos humanos de la compañía la reducción en un 30% de su jornada laboral por guarda de hijo menor, pidiendo trabajar de lunes a domingos y festivos de 9h a 14.30h.

La empresa accede a la reducción de jornada pero se niega a la concreción horaria. Según la firma, la trabajadora forma parte del equipo de supervisores de la tienda, "que han de hacer el cierre de cajas, coincidiendo con el cierre de las tiendas". Además, "al tener implantados turnos rotativos semanales de mañana y tarde, si ella sólo trabajase por las mañanas los compañeros de la tarde tendrían una carga extra de trabajo y un reajuste de sus agendas".

La trabajadora insiste en la imposibilidad de cumplir tal condición por incompatibilidad con los horarios de su marido y por no tener ningún familiar cercano en Sevilla en quien confiar el cuidado del menor. Pero la empresa hace caso omiso y es entonces cuando, de la mano de su representante legal, el letrado Carlos Jiménez Bidón del prestigioso bufete Jiménez Bidón Abogados, decide acudir a la vía judicial.

Y ahora la sentencia es contundente: para poder compatibilizar su vida laboral y familiar, queda totalmente justificada la petición de la trabajadora de reducir un 30% su jornada laboral con concreción horaria hasta que su hijo tenga 12 años. Además, su para su señoría esta solicitud no perjudica al resto de compañeros de la trabajadora, por lo que el magistrado estima íntegramente la solicitud de la actora de trabajar de lunes a domingo y festivos de 9h a 14.30h.

Una sentencia justa que tal y como apunta Carlos Jiménez Bidón "abre camino para la tan deseada conciliación laboral y familiar, un derecho al que todos debemos tener acceso".