El pasado 23 de febrero de 2021 el Director del Centro Penitenciario de Málaga (Alhaurín de la Torre) tomó la decisión de aprobar el calendario laboral que afectaría al centro de trabajo no convocando y expulsando de la reunión a los representantes mayoritarios de la plantilla, los representantes de “Tu Abandono Me Puede Matar” (TAMPM). Todo dio inicio el pasado 12 de febrero cuando los respresentanes de los trabajadores presentaron una queja por no ser incluidos en la reunión convocada con el resto de organizaciones, como sí se había hecho el año anterior. Tras celebrar una reunión informal con el Director, el 15 de febrero, para explicar que no aceptaban ese trato discriminatorio, el máximo responsable del Centro desconvocó la reunión en la debía haberse tratado el calendario laboral y que estaba prevista para el día 16 de febrero.

Ya no volvieron a recibir comunicación alguna. No obstante, teniendo conocimiento de que la misma se iba a celebrar el 23 de febrero sin haber sido notificados ni para reunión formal ni al margen del resto de organizaciones, los representantes de TAMPM hicieron acto de represencia en la misma previo registro de requerimiento de suspensión de la reunión. Desde los representantes de “Tu Abandono” se trató de trasladar a la Dirección del Centro la ilegalidad de la decisión que tomaba no sólo por la separación de criterios precedentes sin la necesaria motivación para ello, sino por la nula explicación que aportaba al respecto más allá del vago justificante de ser una decisión que tenía que adoptar por ser una orden que venía de los servicios centrales de Madrid. Ante ello, y una vez consultados los servicios jurídicos de la Asociación, a pesar de haber intentado evitar esta situación desagradable para todos, la organización se ha visto en la obligación de tratar de parar este atropello contra los trabajadores y sus representantes en la única instnacia que el Director y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (SGIP) les ha dejado, la judicial.

Así pues, se ha interpuesto una querella por prevariación administrativa contra los responsables de lo que se entiende, por parte de TAMPM, como un presunto abuso de poder y un fraude de ley orquestado por el Director del centro penitenciario y los responsables ubicados en la sede de los servicios centrales de Instituciones Penitenciarias.