Probablemente, aunque no estés muy familiarizado con los términos digitales, hayas oído hablar de una profesión conocida como desarrollador Full Stack Web Developer, pero no acabas de tener muy claro qué es.

Incluso, aunque si lo estás, no hayas profundizado mucho en el tema, puesto que se trata de una profesión bastante nueva y con gran empleabilidad.

Por el contrario, si estás vinculado al mundo de la programación, seguro que te estás planteando realizar un bootcamp en programación y desarrollo web full stack porque sabes que es una de las profesiones más demandadas y que tu vida puede dar un giro a mejor. En este artículo te convenceremos de por qué debes lanzarte a estudiarlo.

Es un perfil todo terreno

El desarrollador Full Stack es un perfil técnico muy completo porque se encarga de manejar todos los aspectos concernientes a la creación y mantenimiento de una aplicación web. Es decir, es experto tanto en el desarrollo Front-End como Back-End. Esto implica que conoce y utiliza múltiples lenguajes de programación y sistemas operativos. Por eso decimos que es un profesional todo terreno.

Es un maestro del conocimiento

Para poder realizar este trabajo, es necesario contar tanto con las habilidades del front-end como con las del back-end. Todos estos conocimientos los adquirirás con un bootcamp en programación y desarrollo web.

Front End

Es el encargado de escribir código para elaborar interfaces y aspectos visuales de sitios web, software y aplicaciones. Es decir, se encarga de todo lo que vemos en la pantalla cuando accedemos a una página web o aplicación. Por eso, en el lenguaje común de la profesión se dice que es “el que está al lado del cliente”.

Un desarrollador Front-End debe saber manejar lenguajes de programación como HTML, CSS o JavaScript para diseñar el aspecto de una página web garantizando la experiencia de usuario.

Según Glassdoor, en España, este tipo de desarrolladores tienen un salario medio de alrededor de 30.000 euros anuales, cuando cuentan con una experiencia de 2-3 años.

Back End

Sus tareas se centran en la implementación de funciones clave de sitios web, paquetes de software y aplicaciones. También se encargan de la gestión de contenido, almacenamiento de datos o de la seguridad del sitio web o aplicación. Al contrario que el anterior, se dice que es “el que está al lado del servidor”.

Los desarrolladores Back-End deben conocer frameworks y diversos tipos de bases de datos: MongoDB, Express, Angular o NodeJS.

En el caso del desarrollador Back-End, el salario medio con 2-3 años de experiencia es de aproximadamente 34.000 euros anuales. Como en todas las profesiones, dependerá del grado de experiencia.

 

Ambas profesiones son igual de atractivas e importantes en el sector. De hecho, lo habitual es que tanto el Front-End como el Back-End trabajen conjuntamente para que todo funcione adecuadamente. Pero, no es imprescindible que elijas una u otra, ya que puedes convertirte en un desarrollador más completo gracias al bootcamp en programación y desarrollo web full stack. Con él, aprenderás todas las habilidades necesarias para poder manejarte en ambas áreas. De esta manera, tu perfil se volverá mucho más atractivo para los expertos en selección de talento y te convertirás en un profesional mucho más valorado y demandado que si eliges solo una de las partes. Con esta formación podrás conseguir uno de los mejores trabajos en España. ¿Te atreves a aceptar el reto?