Este servicio será facilitado en los 31 centros de gestión pública por Madrid Digital, agencia dependiente de la Consejería de Presidencia. Se desarrollará en dos fases, una primera para 11 centros en el primer semestre, y una segunda para los 20 centros restantes en el segundo semestre. La ampliación de la cobertura supondrá una inversión de 2,7 millones de euros.

Tal como ha subrayado la consejera de Presidencia, Eugenia Carballedo, gracias a esta medida, tanto pacientes como profesionales podrán disponer de conexión a la red en cualquiera de las dependencias de los centros. “En estos momentos, la red WIFI está implantada en una media del 55% de las instalaciones, pero a lo largo del próximo año, llegará al 100%”, ha subrayado.

El servicio consta de WIFI de cortesía, que permitirá el acceso a Internet sin coste a cualquier ciudadano, y WIFI profesional, con acceso exclusivo para los profesionales del SERMAS, y que permitirá mejorar la calidad de los servicios de atención sociosanitaria.

Carballedo ha remarcado que la extensión al 100% de las instalaciones hospitalarias de la red WIFI es un paso más hacia la digitalización de los servicios que ofrece el Ejecutivo madrileño a través de Madrid Digital, el ente público encargado de la prestación de los servicios informáticos y de comunicaciones en la región.

Así, en los meses más duros de la crisis del coronavirus, el Gobierno regional puso al servicio de los trabajadores de la Administración más de 42.000 dispositivos portátiles, entre ordenadores, tabletas y smartphones, de los que casi la mitad, 19.000, se adquirieron específicamente para hacer frente a la pandemia.

En el ámbito sanitario y de emergencias se pusieron en marcha las infraestructuras necesarias para dar servicio de comunicación tanto en el hospital de IFEMA como en los hoteles medicalizados. En este sentido, el Gobierno madrileño adquirió y distribuyó más de 3.000 tabletas para permitir que los pacientes ingresados por coronavirus y los mayores en residencias de la región pudieran comunicarse con sus familiares.

“Gracias a los portátiles y tablets con que la Comunidad equipó a los hospitales, un suministro para el que fue determinante la colaboración público-privada, los pacientes ingresados pudieron estar en contacto permanente con sus familias, atenuando en la medida de lo posible la angustia a que da lugar una enfermedad de la que aún no lo sabemos todo”, ha enfatizado la consejera de Presidencia.