El empleo en el campo tiene una alta estacionalidad. Es así por las propias características de la actividad. Sin embargo, esa temporalidad no debe nunca identificarse con precariedad en los derechos de los trabajadores. Es el principio que fundamenta una nueva campaña de la Autoridad Laboral Europea (ALE) que ha sido presentada ayer en Madrid y que cuenta con la colaboración de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, junto a otras organizaciones y sindicatos.

“Compartimos plenamente sus objetivos y sus fundamentos”, ha asegurado el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, en la presentación de la iniciativa. La campaña “Derechos para todas las temporadas” se desarrollará en toda la Unión Europea y busca la colaboración de los agentes sociales para concienciar sobre la importancia de proteger los derechos de los llamados “trabajadores estacionales”.

UPA ha defendido que en el modelo de agricultura familiar, que esta organización promueve, los titulares de las explotaciones trabajan “codo con codo” con sus trabajadores. Eso les hace ser “muy conscientes de su realidad y de sus necesidades”, como demuestran con proyectos como UPA Integra, desarrollado el pasado año y centrado en apoyar a la población migrante que acude a España a trabajar en el campo y en concienciar a la población en general y “desterrar mitos”. Estos jóvenes migrantes son claves en la lucha contra la despoblación y en la aportación de la mano de obra “imprescindible” para desarrollar las tareas agrarias.

Los trabajadores estacionales en el campo son “necesarios”, como han destacado desde UPA, y su trabajo en el campo debe realizarse “con el máximo respeto a todos sus derechos”. La formación y la prevención de riesgos laborales son dos de los principales retos en los que trabaja también esta organización, mediante cursos gracias a los que ha formado a más de 43.000 personas en 10 años, y con proyectos como AgriPreven, que busca mejorar la seguridad y evitar accidentes.

Sobre la subida del SMI, tema que también se ha abordado en la presentación de la campaña, Lorenzo Ramos ha asegurado que “no es el mayor problema” de los agricultores y ganaderos, pues muchos convenios ya están por encima de la subida planteada. “El problema que tenemos en el campo es la dificultad para obtener unos precios justos que nos permitan cubrir costes, los laborales y todos los demás”, ha sentenciado Ramos.

Fuente: www.upa.es