La vida cincelada en cada pétalo, que despliegan su voz como un ventrílocuo que oxigena las cicatrices de la memoria donde la herida se justifica...
Reencarnada en cada flor está la fiebre que amputa el corazón al pasado que está en deuda con la majestuosidad de la ciudad que quiere entrar en su piel...
Cada maceta tiene su propio vocabulario, son un deleite para los sentidos, parte del alma de Córdoba... Son los patios...
 
Estos recintos son mágicos, unas de las más relevantes señas de identidad de la ciudad de Julio Romero de Torres, del que el 10 de mayo se ha conmemorado el aniversario de su fallecimiento. Él también era un admirador de los patios y los plasmó directa o indirectamente en algunos de sus lienzos:
- La siesta.
- Patio andaluz.
- Mal de amores. (1905).
 
101 años de enraizada tradición, gracias al trabajo, esfuerzo, voluntad y perseverancia de los cuidadores.
Este 2022 se festeja el décimo aniversario por el que la UNESCO los declaró como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.
Forman parte del preciado legado cultural de la Ciudad de vio nacer a Lucius Annaeus Séneca.
 
La Fiesta de los Patios está declarada de Interés Turístico Nacional. 
Este año se pueden visitar 59 recintos, 52 en concurso, distribuidos en seis rutas, y 7 fuera de competición.
Existen tres modalidades:
* Arquitectura antigua.
* Arquitectura modera.
* Singulares.
 
La fiesta de los patios también se ha trasladado a la provincia. El Patronato Provincial de Turismo de la Diputación de Córdoba es la institución impulsora del Concurso de Patios, Rejas  y Balcones, en esta edición han participado 21 municipios entre los que se han repartido: 22 patios, 25 rejas y balcones y 45 rincones típicos.
 
 
Son la efímera eternidad del presente donde la noche se derrama en manos del destino, llenas de luna. Es una historia de compromiso, donde las venas vuelcan toda su sangre, convirtiéndose en hermosas flores. Es la esencia de los patios...
 
Es imposible de enumerar todas las especies florales que decoran estas infraestructuras. Las que más predominan son los claveles, gitanillas y geranios. 
Cada vez podemos disfrutar más de: pendientes de la reina, hortensias, Amarilis, o plantas bulbosas como: palmiras, jacintos, narcisos.
También de las petunias, calibrachoas, surfinias. (que son familia de la patata y el tomate).  
 
El patio es el vértice de apoyo sobre el que gira la vida de los habitantes, sobre todo en las casas de vecinos. En parte nos viene dado como herencia de la forma de vivir de los árabes.
 
Son paraísos para disfrutar de la contemplación, el silencio y el latido de la vida. Plantas seductoras, de embriagadoras voces, talladas a golpe de cielo, sobre el que la luna anudada a la inmensidad se desborda en toda su plenitud. Sobredosis sensorial. Eso es lo que se siente al entrar en un patio... 
 
Reconocidos artistas han sabido captar la sístole y diástole de estos espacios: 
* Patio de la casa de Sorolla. (Joaquín Sorolla) 1917.
* En Córdoba tenemos al pintor Rafael Romero del Rosal. Entre su ingente y magnífica producción pictórica se encuentra una serie de bellos patios, rejas, balcones y rincones típicos.
En 2019 colgó una bellísima exposición en museo de Bellas Artes de nuestra ciudad: Rincones del patio de Julio Romero de Torres.
 
"Un pájaro extraviado apareció en el patio y estuvo como media hora dando saltitos de inválido por entre los nardos. Cantó una nota progresiva, subiendo cada vez una octava, hasta cuando se hizo tan aguda que fue necesario imaginarla." (La mala hora). 1962. Autor: Gabriel García Márquez.