"Unos días entrañables, de ocio, diversión y alegría que se disfrutan tanto por jóvenes como por niños y mayores”. Así describe el Alcalde de Alalpardo, Miguel Ángel Medranda Rivas, las Fiestas Patronales en Honor a la Virgen del Rosario, que tendrán lugar entre el próximo 24 y 28 de agosto.

 

La celebración “es la expresión máxima del culto y veneración a nuestros patronos y la esencia de la conservación de nuestras tradiciones que son la seña de identidad de nuestro pueblo, entre todos hemos de conseguir que no se pierdan”, explica Medranda. No obstante, recuerda que es importante combinar la tradición con el respeto a todos los ciudadanos. “Que la alegría y diversión de unos pocos, no vaya en detrimento del resto de vecinos”, matiza.

 

En la misma línea, precisa que “al ser unos días de esparcimiento, jolgorio y diversión, ruego comprensión y paciencia a todas aquellas personas que viviendo en nuestro pueblo no les gusten las fiestas o que por uno u otro motivo no puedan disfrutar de ellas”. Por esto, apunta que “al fin y al cabo son cinco días al año de alegría incontenida, creo que todos lo merecemos para alejarnos un poco de tanto estrés y de tanta rutina diaria a lo largo del año”.

 

Un impulso al comercio

 

Se ha preparado una programación con cariño y esperanza de que disfrutéis todos, este año habrá alguna novedad importante para atraer gentes de la comarca a Alalpardo y será beneficiosa para tiendas, comercios, bares, restaurantes y el pueblo en general. Hemos organizado unas fiestas que nos salen del corazón, con mucha entrega, con pocos recursos pero siempre con mucha ilusión”, afirma el Alcalde.

 

El párroco Jaime Salido Moreno también ha destacado la “inmensa suerte de poder celebrar las fiestas patronales bajo el patrocinio de la Santísima Virgen del Rosario”. No en vano, existe una importante devoción entre los ciudadanos de la localidad.

 

Su devoción os ha sido transmitida desde vuestros padres y abuelos, inscrita en las raíces de este pueblo que os ha visto nacer; para otros, que hemos sido acogidos hace más o menos años, su presente figura materna, al frente del altar del Señor, celebración tras celebración, nos ha ido atrapando el corazón”, puntualiza. el párroco.

 

A las puertas de la celebración, el Alcalde ha querido recordar “a todas aquellas personas que ya no se encuentran entre nosotros, siempre las echaremos de menos y más en estos días. También un recuerdo para todos aquellos vecinos de la urbanización Miraval que han sufrido las consecuencias de un terrible incendio estos días pasados”.