La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, inauguró en el día de ayer el tradicional Belén de la Real Casa de Correos, que este año se ha montado sobre tres islas rodeadas de agua que simbolizan “la esperanza después de tantas dificultades”. Como ha detallado durante el acto de apertura, está pensado para verlo en un recorrido circular, donde los visitantes podrán contemplar la escena principal del Nacimiento, la Adoración, junto con la Anunciación y la Huida a Egipto.

“Esta tradición de cada año es mucho más que una simple tradición. La Navidad y el Belén ponen de manifiesto la actualidad de este compromiso con la verdad, la libertad y el amor que debe guiar toda vida digna”, ha sostenido la presidenta, que ha destacado también otros valores que acompañan a este momento, como la “alegría, unida a la tristeza y nostalgia” por los que ya no están para celebrar estas fechas.

“Mientras combatimos contra una pandemia, aquí seguimos celebrando este misterio de un Niño que nació en Belén, en un pesebre y al que llamaron el Mesías, el Salvador”, ha indicado Díaz Ayuso, para quien “no es inverosímil que esto ocurra año tras año en todos los rincones de la tierra y especialmente en Occidente”. “Llegan deseos de paz y de buena voluntad porque el Niño al que adoraron los pastores y los Magos y el que Herodes quiso matar traía una enseñanza que nunca se había oído con tal fuerza y que resonará hasta hoy: la verdad os hará libres”, ha subrayado.

El montaje en el patio de la sede del Gobierno madrileño, a cargo de la Asociación de Belenistas de Madrid, descansa sobre una plataforma de unos 215 metros cuadrados donde se representan las escenas tradicionales bíblicas que conmemoran el nacimiento del Niño Jesús. El elemento predominante en esta ocasión es el agua, que simboliza la vida, la esperanza, el futuro y la regeneración. El Belén cuenta con más de 160 figuras de José Luis Mayo, Daniel Alcántara, Monserrat Ribes y la Escuela Murciana.

Como explican los artistas, el Belén representa el Misterio como generador de energía que fluye en tres islas emergentes que representan los tres continentes conocidos en aquella época. De la isla central surge el “árbol de la vida” presente en muchas culturas, donde se ha situado el Nacimiento. Se trata de un olivo que mide más de dos metros de alto.

En la segunda isla, se alza Jerusalén y un gran castillo que contrasta con la sencillez de las humildes casas de Belén. Finalmente, en un tercer espacio, se puede contemplar la Anunciación de la Virgen María, la Visitación a Santa Isabel, las dudas de San José y la Huida de la Sagrada Familia a Egipto. Todas las escenas y decorados han sido trabajados en los talleres de la Asociación Belenista de Madrid desde hace más de un año. 

Horarios de visita y control de aforos

Estas Navidades, el Ejecutivo regional ha querido adelantar la fecha de inauguración y ofrecer a los ciudadanos doce días más la posibilidad de visitar el tradicional Belén ubicado en el patio de la Real Casa de Correos, a donde vuelve después de que el año pasado se tuviera que situar en el exterior por la pandemia. En 2019 más de 120.000 personas disfrutaron de este Nacimiento.

La entrada es gratuita desde el lunes 29, hasta el próximo 9 de enero; y el horario será el siguiente:

  • 29 de noviembre, de 14 a 22 h.
  • Del 30 de noviembre al 9 de enero, de 10 a 22 h.
  • 3 de diciembre de 12.30 a 22 h
  • 24 y 31 de diciembre y 5 de enero de 10 a 18 h.
  • 25 de diciembre y 1 de enero, cerrado.

Asimismo, se cuidará el control del aforo para garantizar el disfrute de una actividad lúdica y cultural en un contexto seguro.