Arranca la II peregrinación NSC a Covadonga duplicando el número de participantes del año pasado y llegando a unos 1000 peregrinos

Por fin llegó el día y hoy sábado 23 de julio comienza desde la catedral de Oviedo la II edición de la peregrinación a Covadonga, organizada por Nuestra Señora de la Cristiandad, España, que ha contado con la bendición a los peregrinos por parte del arzobispo de Oviedo Mons. Jesús Sanz Montes. El prelado, desde su sede catedralicia, ha dado una calurosa acogida a los peregrinos y les ha agradecido su amor por el Papa y por la Iglesia y les ha animado a peregrinar con devoción por una tierra que rezuma historia y heroismo bajo el cálido manto de la Santina.

El llamado Chartres español se consolida y crece en su segundo año duplicando el número de participantes del año pasado. Este año ya ronda el millar de inscritos con una mayor presencia internacional, principalmente de países como Francia, Estados Unidos, México y Portugal.

El ambiente impresiona, pues desde ayer principalmente un millar de peregrinos, en su mayoría jóvenes, han tomado las calles de Oviedo. Ha sido un momento emocionante el encuentro entre los peregrinos de las diferentes regiones de España. Van a ser tres días intensos de duro peregrinaje entre los agrestes paisajes asturianos. Oración y penitencia, aderezada de cantos y buen ambiente, hasta llegar a Covadonga, en donde tendrá lugar la solemne Santa Misa tradicional en la Basílica como broche de oro.

https://nscristiandad.es/

¿Qué es la Peregrinación Nuestra Señora de la Cristiandad?

Nuestra Señora de la Cristiandad – España (NSC-E) es una peregrinación anual al santuario de Nuestra Señora de Covadonga (Asturias) organizada por un grupo de fieles católicos laicos devotos de la celebración de la Santa Misa según la Forma Extraordinaria del Rito Romano. Tiene lugar en torno a la fiesta del Apóstol Santiago (25 de julio), patrono de España. 

El objetivo de la peregrinación es la santificación del alma a través de las gracias pedidas a Nuestro Señor, por intercesión de la Santísima Virgen María, ofreciéndole oraciones, sacrificios y mortificaciones durante tres días. En estos días de peregrinación encomendamos especialmente a nuestra Patria y al Santo Padre. 

 

 

NSC-E busca contribuir a la restauración del espíritu de la Cristiandad —según las posibilidades y siempre con el auxilio divino—, que ha dado a la Iglesia y al mundo tantos santos, héroes y defensores de la Fe. Nos referimos al orden social cristiano, el cual no es posible sino comprometiéndonos en la restauración de todo en Cristo, comenzando por quienes peregrinamos, nuestras familias, y los diversos ámbitos de la sociedad en que nos movemos.

Para tan osada empresa, depositamos nuestra confianza en el Santo Sacrificio de la Misa, fundamento de la vida cristiana. Por ello, una parte importante de nuestro apostolado es favorecer y estimular la devoción a la Santa Misa. Durante la Peregrinación se busca resaltar y recordar los cuatro fines de la Misa:

La adoración, para honrar a Dios de la forma más conveniente;

La acción de gracias, para agradecer a Dios por sus inmensos dones;

La propiciación, por nuestros pecados y por las almas del purgatorio;

La súplica, por nuestras necesidades particulares y por las del mundo.

La Misa es el mismo Sacrificio de Cristo en la Cruz, ofrecido por el Hijo de Dios al Padre Eterno, para obtener las gracias necesarias para la Salvación. La Iglesia ha enseñado siempre que la Santa Liturgia es una de las vías por las que el Buen Dios nos comunica su Gracia, o sea, la misma Vida Trinitaria; nos enseña también las verdades de la Revelación de una manera particularmente admirable (lex orandi, lex credendi), pues está inspirada en palabras y actos de Nuestro Salvador. Teniendo esto en cuenta, NSC-E quiere dar a conocer y amar la Misa celebrada según la Forma Extraordinaria del Rito Romano, cuya celebración fue favorecida y recomendada por el motu proprio Summorum Pontificum del papa Benedicto XVI. 

Queremos mostrar, entonces, la necesidad de restaurar el orden social cristiano a través de las gracias recibidas en la Santa Misa.

Por todo esto, NSC-E realiza una peregrinación penitencial anual a Covadonga para pedirle a nuestra Madre las gracias necesarias para poder llevar adelante esta tarea.