Amadeo-Martín Rey y Cabieses es doctor en Historia y doctor en Medicina, Académico de Número y Director de Publicaciones de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía, Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia, profesor de Dinastías Reales en la Universidad Rey Juan Carlos, y de Nobiliaria, Emblemática, Honorificencia y Derecho Premial en la EAE Business School. Pertenece a corporaciones académicas de varios países europeos y americanos. Es caballero gran cruz de la Orden Constantiniana de San Jorge, de la que es Vice-Auditor General, comendador de la Orden de Isabel la Católica, gran oficial de la Orden de Santa Ágata de San Marino, placa de plata de la Orden al Mérito del Santo Sepulcro, caballero de la Orden de Malta y de la Orden de Nuestra Señora de la Concepción de Villaviçosa, entre otras.

¿Por qué un libro sobre las anécdotas de la nobleza?

Mi libro es el resultado de muchos años de leer sobre historia de la nobleza tanto titulada como no titulada. La nobleza española es, en general, muy desconocida para el gran público que tiene sobre ella una serie de ideas poco definidas, referidas -muchas veces- a tópicos ya periclitados y anacrónicos. Habitualmente, recorrer la historia a través de sus anécdotas ayuda al lector a fijar los conceptos ayudándose de curiosidades o sucedidos más o menos graciosos o interesantes. De ahí el haber elegido 48 títulos de los más de 2.500 que existen en España, dedicando a cada uno de ellos cortas historias, muchas de ellas contadas por los actuales titulares de esas mercedes nobiliarias.

¿Por qué lo subtitula Una historia íntima?

Precisamente el hecho de haber compartido tiempo, durante toda mi vida, con diversos nobles titulados y el que éstos me hayan relatado historias familiares, muchas de ellas inéditas, hace que haya parecido adecuado ese subtitulo para el libro.

¿A qué tipo de lector puede interesar las anécdotas de los nobles?

A pesar de lo que pueda parecer y de lo que algunos piensan, mucha gente de diversos círculos, formación, de diversas profesiones o actividades, se interesan cada vez más por las élites. La nobleza titulada es una de esas élites. Los títulos nobiliarios se conceden por grandes méritos que pueden servir de ejemplo a muchos ciudadanos, y no sólo méritos militares, como muchos piensan, sino también los desarrollados en otros ámbitos, desde lo académico a lo deportivo, la industria o el comercio, la diplomacia o la política, etc. Por supuesto, lo que los franceses denominan la "petite histoire" suele ser atrayente para el común de los mortales porque reflejan momentos que todos compartimos, de uno u otro modo, virtudes o vicios domésticos que a todos atañen.

¿Cuál ha sido el criterio a la hora de seleccionar los personajes y sus anécdotas?

He elegido los títulos basado en diversos criterios que incluyen la cercanía personal o familiar a los actuales titulares, el afecto que por varios de ellos tengo o el interés que otros pueden poseer para el público. Hablo en el libro de títulos poco tratados en la historiografía intentando de este modo darlos a conocer más. No he elegido los títulos ni por su mayor antigüedad ni por su mayor rango nobiliario, por lo que echar de menos ciertos títulos muy relevantes huelga en este caso.

¿Cree que estas anécdotas sirven para describir cómo es la vida cotidiana de muchos nobles?

Así es. No nos acerca a esa vida cotidiana ni las fechas ni los lugares que aparecen en las genealogías al uso. Pero sí, lo que esos nobles hacían, cómo gozaban o sufrían, que les acontecía a ellos y a sus familias, a qué se dedicaban... subrayando, por tanto, que son tan humanos como cualquiera, llenos de virtudes y de defectos como la mayoría, por no decir toda la humanidad. Generalmente, además, la nobleza titulada se encontraba en la cúspide social y eso implicaba que participaban activamente en el desarrollo de hechos que afectaban de pleno al devenir de España.

¿En su mayoría prevalecen más las cosas triviales y cotidianas para entretener o hay algunas con cierta trascendencia o que encierran ciertas enseñanzas?

La obra es un libro que combina ambas cosas, y otras más. La mezcla de lo contingente con lo trascendente, ayuda a elevar lo primero y a hacer más cercano lo segundo. Eso lo saben bien muchos filósofos y escritores. Lo trivial y lo cotidiano está en nuestras vidas, pero no es muy conocido cómo afecta eso a la nobleza. Pero, además, el texto intenta dar algo de doctrina sobre aspectos generales de historia de la nobleza, sobre conceptos poco conocidos por los que alumnos y amigos me preguntan con frecuencia. Y, además, he procurado transmitir qué papel ha jugado y siguen jugando los nobles titulados en la vida actual, para, de este modo, romper con la idea tan extendida y equivocada según la cual la nobleza se dedica al "dolce far niente".

Aparte de sus vastísimos conocimientos teóricos ¿Cómo le han ayudado a escribir el libro tener confianza y amistad con muchos nobles?

 Por un lado, la confianza y amistad se gana con muchos años de cercanía y experiencias compartidas. Y no se rompe contando aquello que no se debe contar. Por eso, quien crea que va a encontrar en el libro detalles escabrosos yerra totalmente. Es evidente que, el hecho de haber pasado muchas horas de mi vida con diversos nobles titulados me ha permitido conocerles y apreciarles, y en algunos casos a quererles sinceramente pues algunos de ellos son íntimos amigos míos. En general, el pudor para contar intimidades familiares no es patrimonio solo de la nobleza titulada pero, es verdad que, ese grupo social -que aunque muy disgregado y variopinto- sigue siendo tal, no es fácil que te cuente cosas si no eres muy cercano a él.

¿Hasta qué punto es necesaria la nobleza hoy en día?

En nuestra sociedad todos somos necesarios e insustituibles. Todo ser humano, creado por Dios, tiene en sí la semilla de mil virtudes que desarrollar. Los nobles son, por tanto, tan necesarios como cualquiera, pues se dedican a tareas, dispares entre sí, pero necesarias para la sociedad. Pero, además, el hecho de poseer un título nobiliario implica una serie de obligaciones morales que incluyen el llevar dicho título con dignidad, no sólo no realizando actos que manchen su historia, sino procurando ser ejemplares y superar -si es posible- las virtudes que llevaron al monarca a conceder el título al concesionario de la merced.

¿Por qué es interesante profundizar en la genealogía, la heráldica, etc.?

 En parte, somos lo que fueron nuestros antepasados. Soy no sólo historiador sino médico. Por eso sé bien de la importancia de lo que nuestros ancestros nos transmiten genéticamente y del componente heredo familiar de infinidad de características de nuestro ser. Conocer lo que fueron nuestros antepasados nos permite enraizarnos bien en el pasado para construir mejor el futuro.