Entre los años 2010 y 2018, Paloma Pía Gasset tuvo ocasión de entrevistar y grabar a una veintena de testigos de excepción que se cruzaron en la vida del Padre Pío, el santo de los estigmas canonizado por Juan Pablo II en 2002. Desfilan así ahora en estas páginas personajes ya fallecidos, como sor Consolata di Santo, la primera religiosa que llevó el Padre Pío a su hospital Casa Alivio del Sufrimiento y testigo clave en su proceso de canonización; Paolo Covino, el sacerdote que administró la unción de enfermos al fraile capuchino; o el célebre exorcista Gabriele Amorth, hijo espiritual también del Padre Pío.

Y al igual que ellos, otros testigos de primera mano comparten ahora sus experiencias inéditas, como su fotógrafo personal Elia Stelutto, los vecinos de su Pietrelcina natal Angelina y Pío Iadanza, o Gemma di Giorgi, la niña que nació sin pupilas pero puede ver hoy gracias al Padre Pío. En el 54o Aniversario de la muerte del Padre Pío, estos testigos directos brindan así por primera vez sus vivencias en este libro que supone una aportación fundamental para conocer mejor la sorprendente figura del santo de los estigmas.

¿Por qué un libro llamado Testigos directos del Padre Pío y cómo fue el proceso de selección de los personajes entrevistados?

Porque consideré que era muy interesante entrevistar a las personas que conocieron al Padre Pío en vida y fueron sus hijos espirituales. Ha sido una selección muy laboriosa de años, pero merecía la pena trabajar recopilando sus testimonios para componer este libro.

¿Quiénes son los principales personajes entrevistados por orden de relevancia?

Los principales personajes son fray Paolo Covino, que le administró la úncion de enfermos poco antes de su muerte y recogió todos sus objetos personales, también Elia Stelluto el fotógrafo personal del Padre Pio el cual le hizo su primera foto con 12 años, D.cGabriele Amorth, hijo espiritual del Padre Pío, y así numerosos testigos que fueron importantes en la vida del Santo.

¿Hasta qué punto cuentan detalles inéditos?

Cuentan sus testimonios directos con el Padre Pío, anécdotas, curaciones, confesiones, vivencias con el santo y como el Padre Pío iba dirigiendo sus vidas.

¿Cómo le ha ayudado a usted personalmente conocer de primera mano la vida el testimonio de los que conocieron a uno de los mayores santos del siglo XX?

A mí me ha ayudado muchísimo cada día. Soy hija espiritual del Padre Pío y a través de sus testigos me he convertido en una privilegiada. Poder estar con ellos recorriendo los lugares donde el Padre Pío nació, vivió y murió, no se puede explicar con palabras hay que vivirlo y por eso ellos te llevan de su mano al pasado junto con Padre Pío en este libro.

¿Cómo cree que el libro puede ayudar tanto a los devotos del Padre Pío como a los que no lo conocen?

Para los devotos del Padre Pío este libro es oportunidad de seguir conociendo más al santo a través de sus hijos espirituales, y los que no conocen al Padre Pío van a descubrir un gigante de la santidad, un apoyo muy fuerte en los momentos de sufrimiento y un muy buen director espiritual.

¿Qué gracia le ha pedido al Padre Pío al hacer este trabajo?

Este libro ha sido una promesa que hace años le hice al Padre Pío. Desde que le conocí en marzo de 2008, le pido que de mucho fruto y que las personas que lo lean también se conviertan en testigos directos del Padre Pío y su vida cambie como cambió la mía al ser transformada gracias al Padre Pío.