Es la canción de las J.O.N.S. de Valladolid tras la fusión de este movimiento con las J.C.A.H. de Onésimo Redondo. Se desconoce quienes fueron sus autores y ningún dato se da desde que apareció en el semanario Libertad como Himno de las J.O.N.S. vallisoletanas.

Nuestro lector, amigo y colaborador Carlos Andrés, nos deja esta cita en la que Bedoya habla de la autoría de la canción:

"Un joven propagandista católico, Casado Travesí, insistía en que la época de la unidad que reflejaban el yugo y las flechas de los Reyes Católicos debía expresarse a escala popular en las voces de un himno y nos mostraba la letra que había compuesto; otro asturiano, que terminaba la carrera de Medicina, Suárez Granda, de talante muy liberal, nos tarareaba a todas horas musiquillas que el componía y que debían movilizar, según su opinión, los entusiasmos de la nueva fe; fue fácil ponerlas en relación. Y en la vieja fonda El Sol (con patios para carros y caballerías) donde había un piano en el comedor, muy utilizado por Suárez Granda para ejercicio de sus aficiones, nos empezamos a reunir los tres a la hora del café hasta haber encajado aquello "De Isabel y Fernando, el espíritu impera." (p. 66)
 

En pie, camaradas, y siempre adelante
cantemos el himno de la juventud
el himno que canta la España gigante
que sacude el yugo de la esclavitud.

De Isabel y Fernando el espíritu impera
moriremos besando la sagrada bandera.
Nuestra España gloriosa
nuevamente ha de ser
la Nación poderosa
que jamás dejó de vencer.

El sol de Justicia de una nueva era
radiante aparece en nuestra Nación.
Ya ondea en los aires la pura bandera
que ha de ser el signo de la redención.