Así lo ha decidido definitivamente el Tribunal Superior de Madrid en la sentencia nº 248 de su Sección Segunda, confirmatoria de la dictada por el Juzgado contencioso administrativo número 7 de Madrid en el procedimiento ordinario número 201/2007, notificada hoy mismo a la Asociación Plataforma Patriótica Millán Astray, una organización de Veteranos Legionarios y Simpatizantes que ha pleiteado desde el 2016 con tenacidad para recuperar la Calle del Fundador de La Legión en la Capital de España. Hoy es un día de gran Felicidad para los Veteranos Legionarios y Simpatizantes del Fundador de La Legión, más de 100.000 en toda España, porque Hoy la figura de Millán Astray queda rehabilitada en su integridad y vuelve a ocupar el lugar en el callejero de Madrid que ocupaba desde hace casi un Siglo (1924) y por los méritos propios por los que le fue concedida; por haber luchado con 17 años por España en Filipinas a finales del Siglo XIX, por haber creado la Legión Española, que cumple este año su primer Centenario, y por sus cuatro mutilaciones por La Patria (en pecho, brazo, cara y pierna).

Hoy ha quedado derrotado el rencor, el sectarismo y las falsedades de los radicales de la Memoria Histórica, que han pretendido, de forma totalmente ilegal, manchar el Honor de uno de los Españoles, a nuestro juicio, más importantes del siglo XX. Hay que recordar que las placas de Millán Astray fueron las primeras que fueron arrancadas por Manuela Carmena y su Comisionado de la Memoria Histórica en un acto premeditado que conviene destacar, desatando con ello una campaña de odio totalmente injustificada, y sólo para hacerse la foto y colgarla en las redes sociales, y con ello hacer el máximo daño posible.

En toda España todas las Calles y Plazas y Estatuas del Fundador de La Legión deben y serán restauradas en sus lugares originales, así como esperamos que su nombre sea desde ahora respetado en su justa medida, y explicado en toda su Grandiosidad, como un auténtico Héroe de la Patria, especialmente a las generaciones más jóvenes, como ejemplo de compromiso con los más débiles y necesitados. Esta Asociación no va a permitir nuevas ofensas hacia el Fundador de La Legión, y lo hará con la máxima determinación y energía, y siempre dentro del marco de La Ley y del Orden Público. En estos cinco años de combate por el Fundador de La Legión en Madrid (2016), la Plataforma Millán Astray ha hecho un esfuerzo titánico de capacidades y estrategias, y no pide nada a cambio por ello, ni siquiera el agradecimiento; a sus miembros les basta con ver cómo el nombre de Millán Astray vuelve a su Ciudad de adopción, Madrid, donde fue tan feliz al final de su vida, y donde tanto bien hizo, sobre todo a los más pobres y abandonados de la Capital de España. Estamos ante un Hombre con una Hoja de Servicios a España que produce verdadero estremecimiento, un verdadero Padre para los Legionarios, un referente militar, cívico y moral.

Lamentamos que el actual Alcalde Martínez Almeida no haya restituido esta calle al haber asumido su mandato, y que haya mantenido el recurso de apelación contra la sentencia de primera instancia que interpuso el Gobierno municipal de Manuela Carmena. En la reunión que mantuvimos con él al asumir el mando nos garantizó que lo estudiaría, pero no lo hizo. Ahora esperamos que no se demore mucho en reponer las placas y en dar cumplimiento a la sentencia, así como que establezca una forma de arbitrar de la forma más rápida y eficiente posible la indemnización a los vecinos y comerciantes por los gastos que les ha ocasionado el indebido cambio del nombre de su calle tan querida.

Esperamos que esta sentencia sirva para restablecer la Estatua del Fundador de La Legión en su Ciudad natal, La Coruña, donde su actual Alcaldesa tiene secuestrada la Estatua en un almacén municipal, desoyendo nuestras peticiones para que permita su traslado temporal a Ceuta, cuyas autoridades pidieron su cesión para su exhibición pública en conmemoración del primer Centenario de La Legión, y para que también las autoridades municipales de la Ciudad de Cartagena restablezcan igualmente su nombre en el callejero, pues a pesar de que tenemos una sentencia firme que les obliga a reponer su calle, de forma contumaz siguen sin hacerlo.

Lo que deberían hacer algunas autoridades políticas en España desde ahora es respetar a los Héroes Legionarios y mantenerlos al margen de sus inquinas, odios y cálculos políticos cortoplacistas. Si no se respetan entre ellos ni respetan a España, al menos que respeten a los Héroes que vistieron el sagrado uniforme legionario.