Hoy hace 435 años de un episodio que poca gente conoce. Los tercios españoles se encomendaron a la Inmaculada Concepción tras encontrar un retablo con su imagen y resguardados en la colina de Empel, milagrosamente las aguas flamencas se helaron, salvando las vidas de los soldados españoles y causando una dura derrota a los holandeses. "Tal parece que Dios es español al obrar tan grande milagro" admitio el almirante Holak despues de lo sucedido. Hoy, en el dia de la Inmaculada, patrona del ejercito de Tierra, quería recordar este episodio que muestra el amor de Dios por nuestro pueblo. España fue el pueblo elegido para que un apostol viniera a predicar, donde se apareció la Virgen por primera vez, donde el Señor nos ayudó a echar a los musulmanes y el pueblo que eligió para llevar la fe al Nuevo Mundo, labor misionera española que continúa en cada rincón del planeta. Por mucho que algunos niegen estas raíces, España es un pueblo católico por tradición. Así nos lo ha hecho saber el Espíritu Santo durante la historia y no debemos olvidarlo, por mucho que unos se empeñen en borrarlo. Viva la Inmaculada Concepción y Viva España!