El galeón español (también «nao» o «navío») fue un tipo particular de embarcación utilizado tanto para transporte de mercancías como para navío de guerra con cañones a estribor y a babor. Fue el navío por excelencia de la marina española desde mediados del siglo XVI hasta principios del siglo XIX.

La ruta comercial más larga de la historia fue una aventura a lo largo de 30.000 millas, sorteando piratas y ciclones, apta solo para las almas más valientes. Uno de los más grandes hitos del Imperio Hispánico que redefinió la faz de medio mundo.

El 27 de noviembre de 2015, frente a la costa de Cartagena de Indias, los colombianos descubrían el galeón español San José, que se hundió al ser atacado en 1708 por la flota británica. Un hecho que sirve de punto de partida a Antonio Pérez Molero para recrear la historia de La Flota de Indias con la que España empezó el comercio global hace ya más de 500 años.

 

“Quería contar la historia de La Flota de Indias –nos cuenta Antonio-, porque conocemos casi todo sobre la conquista de América, pero muy poco sobre lo que sucedió después. Y es que estas rutas cambiaron la historia del mundo en cuestión de organización, tecnología… y sirvieron para dar forma a la América que conocemos actualmente. Y también al mundo, porque la Flota de Indias supuso el comienzo de la globalización

 

Un monopolio marítimo comercial que España mantuvo durante más de 250 años frente a los constantes ataques de ingleses, franceses, portugueses, holandeses… “La verdad es que fue muy complicado mantener ese dominio durante tanto tiempo –asegura Antonio-. Todos querían su parte del mercado, lo que creaba un conflicto económico y militar. Solo conseguimos mantener esa hegemonía gracias a la superioridad naval y militar que tuvo la marina española durante esos siglos

“Pero –añade Antonio-, esa es una de las grandes preguntas que nos seguimos haciendo sobre el imperio español: ¿Cómo fue posible que durase tanto tiempo?

Los galeones fueron los barcos más poderosos de los siglos XVI y XVII, orgullo de la Armada Invencible y de la Corona Española.

De construcción puramente española, estas embarcaciones fueron la espina dorsal de la supremacía española en el mar. Su aparición data del s. XVI ante la necesidad de la Corona Española de un navío que tuviera la capacidad de carga de una nao y la velocidad y maniobrabilidad de una carabela. Su objetivo era conseguir las naves más potentes para explorar y comerciar con las Indias, recientemente descubiertas.

De este modo, durante casi 150 años se convirtieron en los barcos por excelencia por su combinación de gran capacidad de transporte con potencia de fuego, lo que le convertía en ideal para las largas travesías oceánicas entre España y el nuevo mundo.

Las galeones españoles dominaron los mares durante cerca de dos siglos. Eran unas naves diseñadas con una doble función: la militar y la comercial. Debían recorrer miles de millas náuticas, atravesar océanos como el implacable Atlántico y el interminable Pacífico. Eran pocos aquellos que se atrevían a enfrentarse a una de estas naves. En la actualidad la idea que se tiene de los galeones es la del deseoso botín de cualquier pirata, un barco lleno de riquezas. Esto se debía a que eran los encargados de mover cualquier tipo de material valioso entre los territorios de la Monarquía Hispánica a través de lo que en la actualidad se conoce como "La carrera de Indias". Sin embargo pocos han sido tomados por piratas, por no decir ninguno, ya que eran naves formidables y bien equipadas para la batalla. En este vídeo hablaremos del proceso de construcción de los galeones.

España, entre los siglos XV, XVI, XVII,XVIII Y XIX, construyó cientos de Navíos y Galeones, que surcaron todos los mares y océanos del mundo.

Portaban desde 50 a 140 cañones, como estuvo armado “El Escorial de los Mares”, el Santísima Trinidad.

El Galeón Español Andalucía emula a los galeones que procedentes desde puertos españoles comerciaban durante el siglo XVII.El mismo estuvo de visita en nuestras costas de Mayaguez en el mes de febrero de 2016, siendo visitado por cientos de residentes tanto locales como de otros pueblos y ciudades.

El San José fue un galeón del Imperio español, construido en 1698 por Pedro de Aróstegui, por encargo del duque Arístides Eslava y la familia Eslava, en el astillero de Mapil en Aginaga (Usúrbil), GuipúzcoaEspaña, con las especificaciones de Francisco Antonio Garrote.1​ Zarpó en 1706 junto con otros barcos para el mar Caribe y llegó a Cartagena de Indias después de un mes de navegación.

En 1708, junto con el San Joaquín y otros navíos de la flota española, zarpó de Cartagena de Indias hacia Portobelo. El San José fue cargado con lingotes, monedas de oro y plata, además de otras mercancías; todo con un valor total de 11 millones de pesos en la época. La flota fue atacada por buques ingleses y se hundió con su cargamento en la Batalla de Barú (en la península de Barú, actual mar de Colombia). ​

Los restos del galeón fueron descubiertos el 27 de noviembre de 2015 por investigadores del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH), personal de la Armada Nacional de Colombia y de la Dirección General Marítima (DIMAR), en las costas cercanas a Cartagena de Indias. El hallazgo fue anunciado por el presidente colombiano Juan Manuel Santos.3​ Posteriormente, el 6 de junio de 2022 se anunció el descubrimiento de dos nuevas embarcaciones, una contemporánea al San José y la otra algo posterior, muy cerca de donde se encontró el galeón español​. Hay planes de crear un museo en Cartagena con los restos que se extraigan del yacimiento arqueológico. ​

 

La historia del galeón Señor San José, dado su reciente "hallazgo" por parte del gobierno de Colombia, se ha difundido por todos los medios. Es intención del autor, por medio de un par de cortas presentaciones compartir su conocimiento sobre el tema para ilustración del público sobre el famoso galeón "Señor San José", naufragado en cercanías de Cartagena de Indias el viernes 8 de junio de 1708, con más de 600 personas a bordo y un enorme tesoro compuesto de oro, plata y piedras preciosas.

 

El Santísima Trinidad fue un galeón español destinado al tráfico de mercancías entre las Filipinas y México. Fue la más grande de las naves conocidas como galeones de Manila.[cita requerida] Denominado oficialmente Santísima Trinidad y Nuestra Señora del Buen Fin, se lo conocía familiarmente como El Poderoso.Nota 1​ Si se le aplica el Sistema de clasificación de la Marina Real británica, se le puede describir como un navío de línea de 2ª clase respecto al tonelaje, y de 4ª clase en lo que toca al armamento.

Con 51,5 m de eslora, 15,2 m de manga y 10,1 m de puntal, desplazaba cerca de 2000 toneladas y estuvo equipado con hasta 54 cañones. Fue construido en astillero de Bagatao, Provincia de Sorsogón en 1750. Su gran volumen, algunos defectos de construcción, y reformas efectuadas en 1757 para reducir su desplazamiento, lo convirtieron en una nave poco marinera. En 1754 murió a bordo el renunciado gobernador de Filipinas Francisco José de Ovando, navegando rumbo a Acapulco.

 

 

 

 

 

La joya de la Corona, el Bergantín Goleta más bello en el mundo, con 4 palos y más de 3.500 m2 de “trapo”, el Buque Escuela Juan Sebastian Elcano

 

 

El Caballero español de los mares. A punto de cumplir 100 años, ha surcado mares y océanos y ha dado varias veces la vuelta al mundo.

Nuestro Caudillo, para pagar a Chile una importante suma de dinero que nos prestó, se la devolvió, haciendo una réplica exacta de este Bergantín, su hermana melliza que se la llamó “Esmeralda” y que tiene 25 años menos que el Juan Sebastián (12-05-1953)