Javier García Isac es sin duda uno de los presentadores de radio que analiza con más claridad la actualidad llegando al fondo de las cosas y denunciando las injusticias con contundencia, mientras otros desde el olimpo de la fama se quedan en una visión más superficial. Isac es el director y alma mater de Radio Ya, una radio que sigue en alza día a día, siendo una referencia para muchos españoles. Es un honor contar con él en El Correo de España como una de las plumas más afiladas. En esta ocasión hablamos con él de la II República sin complejos, el título de su nuevo libro que tiene un prologuista de lujo, Pío Moa.

¿Por qué un libro sobre la Segunda República?

Es importante poner las cosas en su sitio. Se está idealizando la II República como un régimen de libertad y democracia ejemplares. Nada más lejos de la realidad. Tenemos que explicar, a todo el que no lo sepa, no lo conozca, qué fue la II República que algunos añoran y que nos condujo directamente a la Guerra Civil. Sin lugar a dudas, fue un régimen de terror, de persecución, de crímenes, de asesinatos y violaciones. Un régimen donde se cerraron más de 100 cabeceras de periódicos, un régimen excluyente, donde la izquierda se apoderó de la república y decidía quien podía o no participar en ella, quien podía o no formar gobierno, a pesar de haber ganado la derecha las elecciones. Donde se utilizaban a las fuerzas de orden público, como policías de partido, con una constitución, que nunca fue sometida a referéndum popular. En definitiva, este libro viene a desmontar los mitos y las falacias de la II República, explicando lo que fue y lo que significó. Importante conocer nuestro pasado, para no tener la tentación de repetirlo. Algunos añoran lo peor de nuestra historia, y eso sin lugar a dudas, fue la II República.

Sin complejos ellos a la hora de actuar y usted a la hora de contarlo y recordarlo porque muchos tienen una extraña amnesia...

La izquierda se siente orgullosa de su pasado, de sus crímenes y de sus asesinos, a los que reivindican y rehabilitan. La derecha es la que es amnésica y olvida con facilidad nuestra historia, incluso por cobardía, acepta un relato muy diferente a lo realmente sucedido, pensando que el pasado nada tiene que ver con ellos. La izquierda busca ajustar cuentas, blanquean su pasado y nos lo pretenden imponer al resto. No tenemos que tener complejos en desenmascararlos. Si se hubiese hecho antes, no estaríamos en una situación de golpe de Estado institucional. Permitimos la incorporación a la vida pública, de organizaciones con un pasado criminal, como si nada hubiese sucedido, y ahora vuelven a lo que mejor saben hacer, mentir y culpabilizar al resto.

Tal y cómo se están poniendo las cosas escribe este libro, ¿a usted le va la marcha?

Es el momento ideal de publicarlo. Es posible que en pocos meses, libros como este, que relatan la verdad de lo sucedido, estén prohibidos o secuestrados por orden gubernamental. Tenemos que seguir dando la batalla de las ideas sin descanso.

Empieza aclarando que en historia es básica la objetividad y analizar las cosas en el contexto de la época, contar la verdad sin exagerar, pero nada de ocultar o blanquear sus crímenes...

Es fundamental contar las cosas como son y cómo sucedieron, sin tapujos y ajustándose a la verdad y sobre todo analizarla con los ojos del período en el que sucedió. No se puede juzgar el pasado, con la mentalidad de hoy. Si la gente conociera que fue en realidad la II República y cuál es la verdadera historia del PSOE, nadie mostraría la más mínima simpatía por ese período histórico y menos aun, por una organización criminal como la socialista.

Una república que fue acogida con ilusión, pero pronto llegó la decepción...¿Por qué?

Poco, muy poco se tardó en pasar de la ilusión inicial a la decepción. La derecha trajo la República, invitó al Rey a que se marchara y dejo todo el poder en manos de la izquierda. La izquierda se apodero de ella, creando una república excluyente, donde no todos cabían, con una constitución sectaria que perseguía al disidente. La persona que mejor encarna la II República, fue Pedro Mohíno, el militar que enarbolaba la bandera tricolor ese 14 de Abril de 1931 en la puerta del Sol y que se sumo a la sublevación del 18 de julio del 36 al ver la deriva que esta había tomado, se sublevó al grito de viva la república, siendo ejecutado ese mismo año por la izquierda que había secuestrado la república. Lo que inicialmente podría haber sido un proyecto de todos, la izquierda no lo consintió, su modelo de república era sovietizante. Las elecciones les eran válidas, mientras los resultados acompañaban. Fue la izquierda la que acabó con el sueño de la república, quien mato toda esperanza de que aquello funcionara. Nunca creyeron en ella, más que como instrumento para conseguir sus objetivos.

Háblenos de la importancia de conocer los motivos de su llegada y de su caída...

Es fundamental saber y conocer los motivos de su llegada y sobre todo de su caída. En este libro analizo y explico las causas de su proclamación y de su éxito inicial y también de su fracaso casi inmediato. Toda la II República estuvo sustentada en una gran mentira, en la cobardía de muchos y en la determinación de unos pocos.

La ley de memoria democrática se ceba con el alzamiento y el franquismo, pero sin analizar los motivos del mismo y las escabechinas y caos en que degeneró la República...

El alzamiento nacional fue una sublevación legítima, por parte de la España que no estaba dispuesta a dejarse matar, a dejarse asesinar. El delito que persigue esta ley de memoria histórica y la anterior, es mentir y tergiversar sobre nuestra historia y criminalizar a esa España que no se dejó matar por ellos. También busca idealizar un periodo de terror como fue la II República y blanquear el pasado de la izquierda de este país. España se reconcilió al término de nuestra contienda civil. Esta ley busca ajustar cuentas y ganar en los despachos lo que no fueron capaces de ganar en el campo de batalla. La reconciliación tuvo un error, le faltó explicar a los españoles los motivos que nos condujeron a esa Guerra Civil. El franquismo, nunca buscó revancha y olvidamos y perdonamos con mucha facilidad. El perdón está bien, pero olvidamos quién y quiénes provocaron la Guerra Civil, y ahora, 80 años después de aquello, los herederos ideológicos de los asesinos, con las mismas siglas, limpian su historia y criminalizan a la España que les perdonó.

Estos libros tan pedagógicos, aunque los quieran silenciar, nunca caen en saco roto porque son voceros de la verdad de la historia...

Uno de los motivos fundamentales de este libro, así como de tantos otros, entre los que yo destacaría muchos de los títulos que publica SND editores, es el de poner las cosas en su sitio, enseñar de una manera sencilla y clara la verdad de los hechos, ajustándonos a lo que pasó y desmontar las falacias y mentiras que se nos desean imponer. Verdad solo hay una, no es cierto eso de que la verdad depende de quien la cuente. Pueden existir hechos subjetivos, pero la realidad y la verdad son objetivas y lo cierto, es que el PSOE y sus organizaciones satélites, han tenido un comportamiento criminal, que es importante no olvidar, y de eso viene su obsesión por cambiar la historia. Podrán mentir, tergiversar, prohibir, pero los demás tenemos la obligación de seguir contando la verdad de las cosas y estos libros son una pieza clave para ello.