Hoy recordaremos a otro de los grandes olvidados de la Falange, un joven que con 20 años se alistó en las filas azules, y que gracias a sus fotografías hoy podemos disfrutar de muchos retazos gráficos de la historia de la Falange.
"Agripino Camín Elosegui", era un joven de origen cubano, ( su padre fue un asturiano que emigró a Cuba en busca de fortuna y que curiosamente se convirtió en un gran poeta).
Agripino, que era manco del brazo derecho, al volver a España de inmediato se afilia a la naciente Falange de José Antonio, y toda vez que era fotógrafo de profesión, se convierte en el primer fotógrafo de la Falange (más tarde compartiría dicha labor con otro camarada, el famoso "Campúa").
Él mismo realiza el reportaje fotográfico de la concentración de la milicia falangista, el 3 de junio de 1934, en el aeródromo de Estremera (Carabanchel), donde varias Centurias de la Primera Línea de la Falange madrileña realizan ejercicios y forman ante el entonces Triunvirato de la Jefatura Nacional (José Antonio, Julio y Ramiro).
A partir de ese momento, sus fotos llenaron las páginas de los periódicos de la Falange " FE " y
" ARRIBA".
Pero Agripino no solo era el camarada encargado por José Antonio de cubrir fotográficamente los actos y mítines de la Falange, sino que también, y a pesar de su discapacidad, era miembro de la IV Centuria de la Primera Línea madrileña, prestando sus servicios como escolta a los vendedores de la prensa azul e interviniendo en varios enfrentamientos con las Juventudes Socialistas, le faltaba un brazo pero le sobraba corazón.
El 19 de mayo de 1935, Falange convoca en la capital de España un mitin en el "Cine-Frontón Madrid", el de mayor capacidad, donde se coloca en el escenario por primera vez el glorioso "Telón de los Caídos".
En un momento en que todo el cine está en absoluto silencio se oye una gran explosión, que aumenta el nivel de sonido con el eco de la amplia sala, de inmediato José Antonio llama a la calma, por fortuna no se trataba de ningún atentado, sino que había estallado el magnesio del aparato fotográfico de Agripino. Al acabar el mitin estoy seguro que recibiría del Jefe Nacional una muestra de sus famosas "cóleras bíblicas".
En la primavera del 36, Agripino es detenido junto con cientos de camaradas e ingresa en la cárcel Modelo de Madrid, de la que logra salir antes del 18 de julio.
Las fotografías realizadas dentro de la Cárcel Modelo, tanto a José Antonio (su famosa foto con mono azul y botas de fútbol) como a otros camaradas presos, no las realiza Agripino, sino que es un estudiante andaluz del "SEU" que reside en Madrid, Antonio Lucena también preso, quien logra introducir una cámara de fotos en la prisión, con la que se realizan las tan conocidas fotos dentro de la cárcel.
Desde el momento en que Agripino recobra la libertad, se une a Manuel Mateo, Vicente Gaceo y Mariano García, para sacar adelante el periódico clandestino de Falange llamado "No Importa", colabora en su edición en una imprenta de un camarada, muy cerca curiosamente del "Cuartel de la Montaña."
El 19 de julio de 1936, en un caos organizativo increíble, menos de 200 falangistas de la milicia madrileña logran entrar en el "Cuartel de la Montaña", para junto al Ejército, alzarse en armas contra el Gobierno Republicano del Frente Popular, entre ellos encontramos a Agripino Camín.
En las pocas horas que duró el asalto al Cuartel, Agripino se hizo muy famoso entre sus camaradas, pues a pesar de su minusvalía física (recordemos que le faltaba el brazo derecho), cambiaba los cargadores de su pistola apoyándose en el muñón, a una velocidad vertiginosa.
Una vez que el General Fanjul rinde el Cuartel, Agripino consigue escapar del mismo junto con muchos otros camaradas, por la ladera posterior que finalizaba en la Estación de ferrocarril del Norte, en la falda del Príncipe Pío.
No sabemos de qué manera, pero Agripino logra pasar a zona nacional, y combate como voluntario en una Bandera de Falange, hasta que Vicente Cadenas, entonces Jefe Nacional de Prensa y Propaganda, de inmediato le ordena que deje el frente para formar parte (en un viejo ático de la Calle Sagasti de San Sebastián), del primer núcleo de propaganda organizado en zona nacional, junto con Carlos Juan Ruiz de la Fuente, González Hontoria, Felipe Ximénez de Sandoval y Vicente Gaceo.
Finalizada la guerra, Agripino siguió trabajando como fotógrafo sin aceptar ninguna prebenda del Régimen, se podía ver por las calles y bares de Madrid a un fotógrafo manco, del que solo sus viejos camaradas conocían su historia, el sabia muy bien lo que era la Falange.
Agripino falleció en Madrid el 12 de junio de 1971 dejando una hija llamada María Edelmira.
Para terminar, solo una curiosa y divertida anécdota, Agripino Camín logró fama al volver a España, pues según contaba él mismo, era campeón en Cuba de "yo-yo", así eran aquellos jóvenes que alumbraron nuestra Falange.
 
 
(Foto inédita de Agripino Camín con uniforme militar , en la que se aprecia claramente su minusvalía, del Archivo de los Guardianes de la Memoria Azul).
Puede ser una imagen de una o varias personas