Fray Rafael fue, aunque hoy se le ignore por el triunfe de las ideas que combatió, uno de los personajes clave del siglo XIX en España. Personaje apologético al servicio de la tradición católica, bregado en combates de todo tipo por la Iglesia, pero también hombre de gobierno eficaz y fructifero como Obispo y a la vez pastor ejemplar, amoroso y caritativo con los más pobres.

 A él debemos algunas de las obras contrarrevolucionarias más destacadas durante la Guerra de la Independencia y durante el período de las Cortes de Cádiz. Su oposición a la Constitución de 1812 le hizo abanderado en la prensa de la lucha contra las nuevas ideas.

"El sol de Cádiz" fue el periódico del cual el padre Vélez fue director, editor y autor.

Sus obras fundamnetales:“Preservativo contra la irreligión" de 1812 y “Apología del altar y el trono” de 1818.

Los conocimientos de Vélez sobre la Masoneria y sus procedimientos no son desdeñables. Describe con detalle y conocimiento de causa sesiones masónicas, y ritos de iniciación, costumbres y rituales.  Maneja documentos masónicos de logias concretas y listados de socios. Elucubra sobre el origen de la secta con un aporte de datos e información importante. Explica la variedad de las sectas y obediencias masónicas desentrañando la perniciosidad de sus doctrinas. Publica listas de libros masónicos… Sabe mucho Fray Rafael y tiene un dominio de la terminología masónica y de la jerga ilustrada muy sorprendente.

En este capítulo también  hablaremos de dos campeones más de la tradición: Ramón Strauch, Obispo de Vich, asesinado por los liberales, y el P. Hervás, jesuita, gran polígrafo que desentrañó los origenes de la Revolución francesa y su relación con la Masonería.