Hoy vamos a tocar uno de los temas más conflictivos, manipulados y a la vez opacos en la historia de la Falange, y en concreto en la actividad política de su máximo dirigente José Antonio Primo de Rivera.
Desde la mitad del siglo pasado, tanto la historiografía azul como las diversas corrientes falangistas, unos han venido negando la participación de José Antonio o de la Falange en el Congreso de la Internacional Fascista celebrado en la localidad suiza de Montreux, y otros han aceptado, aun a regañadientes, la presencia de José Antonio en la reunión de la "Internacional Negra".
Pues bien, vamos a intentar que de una vez por todas quede claro lo que ocurrió.
El citado Congreso Internacional Fascista estaba convocado y patrocinado por los "CAUR" (Comités de Acción por la Universalidad de Roma), por lo que obviamente se seguía la estrategia del fascismo italiano encabezado por Benito Mussolini, que en aquel entonces regía los destinos de Italia.
Los CAUR se fundaron en el mes de junio de 1933, y a su frente pusieron a fascistas italianos de segunda fila en importancia, más burócratas que políticos, ya que la finalidad era intentar controlar las corrientes ideológicas concomitantes con el fascismo tanto en Europa como en el resto del mundo, mediante agrupaciones de tipo cultural.
A España obviamente también llegaron los CAUR, y se nombró al protofascista Ernesto Giménez Caballero como representante de los mismos en nuestra nación.
Una vez señalado lo anterior, debemos despejar la primera duda.
No hubo un solo Congreso fascista en Montreux, sino que se celebraron dos, el primero en los días 16 y 17 de diciembre de 1934, y el segundo los días 11 y 12 de septiembre de 1935, matización esta muy importante, pues parte de los que defienden la tesis de que José Antonio no asistió al Congreso fascista de Montreux, en una clara maniobra fraudulenta, se refieren solo al primero y olvidan el segundo, pero vamos a olvidar las trampas dialécticas y contar la verdad de lo sucedido.
PRIMER CONGRESO DE LA INTERNACIONAL FASCISTA EN MONTREUX (16 Y 17 DE DICIEMBRE DE 1934).
Los CAUR, dirigidos por Eugenio Coselschi (que había sido Secretario personal de D'Annunzio), convocaron este primer Congreso al que asistió personalmente y como representante de FE de las JONS, el entonces dirigente de la misma y Presidente de los CAUR españoles, Ernesto Giménez Caballero.
Al mismo también asistieron los diputados nacionales y dirigentes de diversas formaciones fascistas europeas (Guardia de Hierro de Rumanía, los Camisas Azules de Irlanda, el Partido Francista de Francia, la Unión Nacional Lituana, la Acción de Vanguardia portuguesa, así como otros representantes de Austria, Bélgica, Dinamarca, Grecia, etc).
Fue muy significativa la ausencia del Partido Nacionalsocialista Alemán, pero no podemos olvidar que en aquel momento las relaciones entre Italia y Alemania eran muy tensas debido al problema de Austria, y más curioso fue que el propio Mussolini prohibiera la asistencia al Congreso de una representación oficial del Partido Nacional Fascista. (Es decir, los dos partidos más importantes genéricamente fascistas de la Europa de entonces no acudieron oficialmente a dicho primer Congreso Internacional).
A este primer Congreso Fascista, efectivamente no asistió personalmente José Antonio, ya que la representación oficial de Falange la llevó "Ernesto Giménez Caballero", aunque al final de este artículo desvelaremos en primicia realmente lo que pasó con la inasistencia de José Antonio.
Después de celebrado este primer Congreso, se convocaron dos reuniones más de la Internacional Fascista, que se celebraron en París en enero de 1935 y otra en Amsterdam los días 29 y 30 de marzo de 1935.
En esta reunión de Amsterdam se produjo un hecho muy significativo, Ramiro Ledesma Ramos en nombre de las JONS , se inscribió en la Internacional Fascista, enviando su adhesión y su saludo (no olvidemos que en aquella fecha Ramiro ya había sido separado de FE de las JONS e intentaba poner en marcha unas JONS totalmente autónomas e independientes de la Falange, sin mucho éxito, dicho sea de paso).
En la misiva de adhesión, el propio Ramiro decía textualmente que:
"Me siento feliz de comunicarles que envío la adhesión de las JONS y la mía personal al frente de Montreux, y me ofrezco para defender y divulgar el ideal común. Les confirmo toda la simpatía del movimiento jonsista, que únicamente por motivos de táctica interna no le ha sido posible intervenir en Montreux".
SEGUNDA REUNIÓN DE LA INTERNACIONAL FASCISTA EN MONTREUX, 11 Y 12 DE SEPTIEMBRE DE 1935.
La reunión comenzó sobre las 10:00 h. de la mañana del día 11 y al poco tiempo de que el Presidente de la misma, el italiano Coselschi, iniciara la lectura sobre los trabajos efectuados, JOSÉ ANTONIO, entró en la sala de reuniones.
En ese momento, Coselschi interrumpe su parlamento para saludar al Jefe de la Falange haciendo una glosa sobre la lucha diaria de los falangistas contra el comunismo en España, saludando de esa manera a José Antonio y a los caídos de la Falange, guardando todos los asistentes un minuto de silencio por ellos.
Después interviene José Antonio ante la asamblea, agradeciéndoles la acogida que le han dispensado tanto a él como a la Falange, enviándoles el sincero saludo suyo y el de la Falange española.
Al propio tiempo se justifica ante los asistentes por no poder tomar parte en los trabajos de la comisión, alegando que "España no está aún preparada para unirse a un movimiento supranacional y universal, ya que en España se ha sufrido mucho por culpa de las Internacionales masónica, socialista y capitalista".
Sigue José Antonio manifestando que "es preciso preparar a los espíritus españoles para este tipo de trabajos supranacionales, aunque cree necesario reconocer que los pueblos civilizados tienen el derecho y el deber de transmitir nuestra civilización a los pueblos sometidos".
Es decir, José Antonio sí asistió personalmente a esta segunda reunión en Montreux y cuarta reunión de la Internacional Fascista.
Pero para completar lo ya sabido, aun con puntos de vista controvertidos, debemos por tanto establecer que José Antonio sí asistió personalmente e intervino en nombre de la Falange en la segunda reunión de Montreux del mes de septiembre de 1935, declarando su simpatía por dicho movimiento y saludando al mismo, aunque justifica su falta de colaboración excusándose en el espíritu del pueblo español, poco dado a nuevas Internacionales.
Hasta ahora se había aceptado que al primer Congreso de Montreux del mes de diciembre de 1934, no había asistido personalmente José Antonio, aunque sí Giménez Caballero en representación de la Falange española.
Pues bien, las últimas investigaciones de los "Guardianes de la Memoria Azul", han conseguido descubrir que José Antonio sí tenía intención de asistir a este primer Congreso Internacional Fascista de Montreux en diciembre de 1934, ya que incluso se desplazó días antes a dicha localidad suiza, a la que llegó el día 15 de diciembre por la tarde, aunque tuvo que regresar a España la mañana siguiente para tratar asuntos de máxima urgencia.
La prensa suiza, al comentar lo sucedido en este Congreso Fascista sobre los participantes en el mismo, al referirse a José Antonio establece textualmente:
"El Señor Primo de Rivera llegó ayer por la tarde; ha regresado esta mañana, reclamado con urgencia en España."
Es decir, José Antonio se desplazó desde España hasta la localidad suiza de Montreux, lógicamente con el ánimo de intervenir en ese primer "Congreso de la Internacional Fascista", y un tema de extraordinaria gravedad, según comenta la prensa suiza, le hizo volver a España con urgencia.
Posiblemente y dadas las fechas, José Antonio tuvo que volver a España para enfrentarse al grave peligro de la rebelión que encabezada por Ramiro Ledesma, Ansaldo, y otros dirigentes de la Falange, se estaba preparando en su contra, así como de la escisión posible de las JONS, todo ello sucedido en diciembre de 1934, salvo algún gravísimo problema personal que desconocemos, lo único que obligó a José Antonio a volver desde Montreux a Madrid de urgencia, fue la grave crisis que nacía en el seno de la Falange.
Por tanto, y para dar el punto final a la controversia interesada y nacida hace muchísimos años sobre la adhesión o presencia de José Antonio y de la Falange a la Internacional Fascista, podemos concluir con las siguientes aseveraciones:
a) La Falange, representada por Ernesto Giménez Caballero, compareció al primer Congreso Fascista de Montreux en el mes de diciembre de 1934, reunión a la que también tenía intención de asistir el propio José Antonio, desplazándose a tal efecto desde Madrid a Montreux, aunque por razones de urgencia debió regresar a España el mismo día de inicio del Congreso.
b) José Antonio personalmente asistió e intervino en la segunda reunión de la Internacional Fascista en Montreux, celebrada en el mes de septiembre de 1935, sin mostrar ninguna oposición ni rechazo a la misma, todo lo contrario, saludando a los comparecientes y excusando su falta de compromiso directo por las razones que ya hemos alegado con anterioridad.
c) También Ramiro Ledesma Ramos mandó personalmente su total adhesión así como la de las JONS (las pocas que le seguían), a la reunión de la Internacional Fascista de Ámsterdam celebrada en el mes de marzo de 1935, excusando también su no presencia por motivos de táctica interna.
Estos son los hechos históricos tal como sucedieron, que el lector saque sus propias conclusiones, pero sí es verdad, José Antonio sí acudió en persona al segundo Congreso Fascista de Montreux, y tuvo la intención de acudir también al primer Congreso de la Internacional Negra de Montreux, desplazándose hasta la citada localidad suiza aunque tuvo que regresar a España de forma urgente.
(La foto que publicamos hoy, inédita de José Antonio paseando por las calles de Madrid, obviamente no se corresponde con su asistencia al Congreso de Montreux, ya que no existen documentos gráficos de dicho acto).