Hoy nos enfrentamos a una de las figuras más confusas y contradictorias del "movimiento nacional-sindicalista español", considerado por unos como un referente ideológico del mismo y por otros como un "chaquetero" impenitente.
Santiago Montero, gallego de nacimiento, pasó parte de su infancia en Cuba y al volver a España estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Santiago de Compostela, acabando de profesor adjunto. Durante ese periodo, Montero Díaz se acerca y asume los planteamientos políticos del incipiente nacionalismo gallego, convirtiéndose en uno de los máximos propagandistas del "galleguismo", con claros toques socialistas.
En 1931 se traslada a la Universidad de Madrid ingresando en el Cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios, mientras finaliza el Doctorado, en ese periodo ingresa en el PCE (Partido Comunista de España), son famosas sus charlas antifascistas en el Ateneo de Madrid llegando a polemizar incluso con Ramiro Ledesma Ramos.
Se traslada al poco tiempo a Alemania, becado en la Universidad de Berlín, y al volver funda junto con Ramiro Ledesma y otros las "JONS", convirtiéndose en su máximo dirigente en Galicia y siendo a la vez un referente ideológico del recién nacido movimiento nacional-sindicalista.
En 1934, y cuando Ramiro Ledesma y el Consejo Nacional de las JONS aprueban la fusión con la Falange de José Antonio, Santiago Montero se niega en rotundo a dicho entendimiento, vaticinando la pérdida de independencia política y de su carácter revolucionario de las JONS ante el carácter derechista de la Falange, y causa baja en el movimiento, aunque al despedirse de Ramiro le muestra su amistad incondicional.
En 1936 es nombrado Catedrático de Historia de la Universidad de Murcia, siendo uno de los más jóvenes de España, y el 18 de julio le sorprende en Madrid, pudiendo refugiarse en la Embajada de Chile logrando de esa forma salvar la vida.
En 1937 consigue pasar a zona nacional y se alista como voluntario para combatir en una Bandera de Falange.
Al finalizar la guerra, se convierte en uno de los más fervientes colaboradores del Régimen Franquista, siendo nombrado Catedrático de la Universidad de Madrid, donde se dedica entre otros estudios, a recopilar los escritos de su antiguo amigo y correligionario Ramiro Ledesma.
Ferviente admirador entonces de Mussolini y de Hitler, es uno de los mayores ideólogos germanófilos españoles durante la II Guerra Mundial.
Cuando Franco decide retirar la "División Azul" y "Legión Azul" de Rusia, Santiago Montero Díaz se opone rotundamente a lo que él considera una traición a Alemania e intenta, junto con un antiguo Oficial de la División Azul y Vieja Guardia de la Falange de apellido Palacios, crear una nueva unidad militar integrada exclusivamente por españoles para luchar contra el comunismo ruso.
A tal efecto, mantuvieron conversaciones secretas con representantes nazis en suelo español, diseñando una estrategia consistente en que el propio Santiago Montero personificaría una gran campaña de propaganda en suelo patrio en busca de voluntarios españoles para combatir contra la Rusia soviética dentro de una unidad en el Ejército Alemán.
Al final, el agregado militar de la Embajada alemana en España, finalizaba todo tipo de conversaciones, por entender como fantásticas e imposibles las propuestas realizadas por Montero Díaz en relación a la creación de esa nueva unidad militar española que combatiría integrada en el Ejército alemán.
Los servicios de información españoles se percataron de parte de las maniobras de Montero Díaz, y por eso fue confinado durante una temporada y hasta que finalizó la Guerra Mundial en la localidad manchega de Almagro.
Olvidados sus ardores pro-nazis, volvió a su cátedra universitaria siendo uno de los referentes de la Universidad Española, hasta que en 1965, junto con el antiguo ex neofalangista Antonio Tovar, Tierno Galván, García Calvo y otros profesores universitarios son inhabilitados por el Régimen, al apoyar éstos las protestas universitarias de los grupos izquierdistas en la clandestinidad.
Santiago Montero se exilia voluntariamente a Chile donde trabajó como profesor en la Universidad, coqueteando con el MIR, grupo revolucionario de ultraizquierda marxista, cuasi terrorista.
Con la muerte de Franco, Montero Díaz volvió a España, fue repuesto en su Cátedra y murió en 1985.
Claramente, Santiago Montero Díaz en una inquietante evolución política, pasó prácticamente por todas las ideologías, galleguista-socialista, comunista, jonsista, franquista, nazi-fascista, liberal-demócrata y ultraizquierdista radical, dicho tránsito algunos lo atribuyen a su inacabable curiosidad y evolución de pensamiento, otros lo consideran un ejemplo colosal de "chaqueterismo" político.
En cualquier caso, sea lo que fuera, es totalmente cierto que "Santiago Montero Díaz" fue uno de los fundadores y referentes ideológicos del nacional-sindicalismo español (JONS), por lo que sin lugar a dudas, tiene un espacio en la "Memoria Azul".
(Foto de Santiago Montero Díaz, de su época de Catedrático, del Archivo de los Guardianes de la Memoria Azul).
Puede ser una imagen de 1 persona y de pie