Ha  llovido  mucho  desde    la  calurosa  noche  de  San  Juan  de  1.976  en  la  que durante  durante  la  celebración  de  la onomástica  del  Rey,  una  tormenta  cayó sobre  los  Jardines  del  Campo  del  Moro,  obligando  a  los  casi  mil  quinientos  invitados,  vestidos  con  sus mejores  galas,  a  ponerse deprisa  y  corriendo  a  buen recaudo,  entre  truenos,  rayos  y  relámpagos,  haciendo  saltar  por  los  aires  toda  la  pompa  y  circunstancia  de  la  velada.
    Convocados  por  Don  Juan Carlos,  se  habían  dado  cita en  el  Palacio  Real,  además del  Gobierno  en  pleno - todavía  presidido  por  Carlos  Arias  Navarro -, representantes  de  la cúpula  militar  y  del  cuerpo diplomático,  magistrados,   banqueros,  empresarios, académicos,  aristócratas,  artistas... y  también  ex  Ministros  de  Franco.
   Tal  vez  esa  tromba  de agua  fuese  el  reflejo  de  la   la  tensión  que  se  palpaba  en  el  ambiente,  o  el  preludio  de  los  vientos  de  cambio  que  soplaban  en  la  sociedad  española,  como  si simbolizara  el  fin  de  una  época,  y  el  inicio de  otra.
    « La crisis  - dijo  Gramsci -  se  produce   cuando   lo  viejo  no  termina  de  morir,  y  lo  nuevo  no  acaba  de  nacer ».
    Y  España  se  hallaba  precisamente  en  ese  escenario.
    Aquella  fue  la  primera  vez  que  el  joven  monarca  festejaba  su  santo,  y  cuando  mis  padres  regresaron  a  casa,  antes  de  lo  previsto  - y  pasados  por  agua  -  porque  se  había  suspendido   el  concierto   programado  esa  noche  al  aire  libre ,  mis  hermanos  y  yo  aún  estábamos  despiertos,  repantingados  en  el  sofá  del  cuarto  de  estar,  viendo  una  película  en  la  televisión  con  las  ventanas  abiertas  de  par  en  par  y  los  visillos  levemente  inflados  por  una  brisa  fresca.
   -¿Qué  tal? -  les  preguntamos  con  curiosidad  nada  más  entrar  en  el  salón.
  - ¡ Sanos  y  salvos ! - bromeó mi  padre  sonriendo  - Y  luego,  mientras  se  aflojaba  el  nudo  de  la  corbata,  añadió - : Nos  hemos  calado  hasta  los  huesos...
    A  renglón  seguido  mi  madre  se  dejó  caer  en  una butaca  y  mientras  se  sacaba  un  zapato  empapado,  con  una  mezcla  de  indulgencia  y  ternura,  como  si  achacara  a  la  bisoñez  de  los  monarcas  la  falta  de  un  plan  de contingencia,  y  a  la  vez   intentase   justificar  su inexperiencia,  tras  suspirar,  murmuró:
   - Son  muy  jóvenes...
    Los  Reyes  acababan  de regresar  a  principios  del mes  de  junio  de  un  exitoso periplo  por  los  Estados Unidos  donde  Don  Juan Carlos  había   pronunciado  en un  perfecto  inglés  un  discurso  muy  aclamado  en  el  Congreso  abogando  por  el  restablecimiento  de  las libertades  en  España,  y apenas  una  semana  después de  San Juan,  en  una  abrupta  reunión  defenestró  a  Carlos  Arias  Navarro  - con  quien  nunca  tuvo  sintonía -, reemplazándolo  por  Adolfo Suárez,  el  «tapado»  de aquella  terna   que  le presentó  al  monarca  el Consejo  del  Reino,  presidido por  Torcuato  Fernández Miranda,  en  la  cual  también figuraban  Federico  Silva  y Gregorio  López  Bravo.
   Don  Juan  Carlos  apostó  por  un  hombre  de  su  generación  porque  no  quiso cometer  el  mismo  error  que  su  abuelo  Alfonso  XIII,  quien  cuando  tocó  a  su  fin  la  Dictadura  de  Primo  de Rivera,  nombró  Jefe  de Gobierno  al  veterano  General  Dámaso  Berenguer  dando paso  a  la  «Dictablanda»,  afeada  por  Ortega  y  Gasset  en  su  célebre  artículo  publicado  en  El Sol  -« El  error Berenguer» -  que  concluía  con  una  frase    lapidaria  y  premonitoria:  «Delenda  est  monarchia».
    Y así fue...
    Tras  el  pacto  de  San Sebastián,  sellado  por  los partidos  antidinasticos,  fueron  convocados  por  el Almirante  Juan  Bautista Aznar  - con  carácter  plebiscitario -  los  comicios  municipales  de  Abril  del  31 que  propiciaron  la  proclamación  de  la Segunda  República,  y  condujeron  a  Alfonso XIII  al  exilio  en  Roma,  donde  nació  Don  Juan  Carlos  el  5  de Enero  de  1938  en  plena  Guerra  Civil.  
  - ¡ Qué  error! ¡ Que  inmenso error ! -  clamó  Ricardo  de  la  Cierva  - no  tan  preclaro como  Ortega -  refiriéndose  al nombramiento  de  Suárez  desde  las  páginas  de  El Pais  pese  a  que,  ironías  del  destino,  con  el  paso  de  los años  terminó  siendo  su  ministro  de  Cultura  cuando gobernaba  UCD.
     Y  es  que  la  inopinada designación  de  Suárez despertó  suspicacias, controversias  y  recelos,  no solo  por  su  escaso  bagaje intelectual,  y  su  discreto currículum  -la  política española  hasta  entonces  se había  regido  por  criterios  de meritocracia-,  sino  también porque  para  los  aperturistas  no  atesoraba  las  suficientes «credenciales  democráticas» ni  tenía  las  hechuras  de  lo que  Areilza  llamaba  la «derecha  civilizada».
   Por  eso,  tanto  el  exquisito Conde  de  Motrico  como  el impetuoso  Manuel  Fraga  rehusaron  entrar  en  su Gobierno.  
    Pero  corrían  nuevos tiempos,  en  los  cuales  el carisma  y  la  telegenia  -Suarez  había  sido  director  de  tve  y  se  movía  como  pez en  el  agua  en  el  medio -  jugarían  un  papel determinante.
    Lo  cierto  es  que  Don Juan Carlos  confió  en  aquel  joven  audaz  y  conciliador  para pilotar  la  transición  a  fin  de aplacar  la  pulsión  fratricida de  los  españoles.
   Ese  había  sido  el espíritu  de  la  Ley  de  Amnistía  del  77 : hacer  tabla  rasa  del pasado  y  partir  de  nuevo  de la  casilla  de  salida.

    La  primera  imagen  que  guardo  del  Príncipe  Juan Carlos,  siendo  yo  un  niño,  no  fue  por  medio  de  la prensa  ni  de  la  televisión - donde   entonces  no  se prodigaba -  sino  a  través  de  una  fotografía  en  blanco  y negro,  con  un  marco  de  plata,  que  reposaba  sobre  una  repisa  de  la  biblioteca  de  mi  padre,  junto  a  una  jovencísima  Doña  Sofía,  y  las  dos  infantas:  Elena  y  Cristina.
    El  actual  Rey   Felipe VI  aún no  había  venido  al  mundo.
   «A  Juan  José  Espinosa  San  Martín,  Ministro  de Hacienda,  con  afecto  y gratitud»,  rezaba  la dedicatoria,  fechada  en Noviembre  de  1.967.
   - ¿ Quién  én  es  ése? -  le pregunté  a  mi  padre   señalando  con  el  dedo  a  aquel  «intruso».
    - El  Príncipe  don  Juan Carlos-  repuso  él.
    Y  al  comprobar  que  yo  no me  inmutaba,  esbozando  una sonrisa,  añadió:
    -  Será  quien  mande  en  España,  después  de  Franco...
    A  continuación  se  asomó  a  la  terraza,  y  con  los  ojos entornados  contempló  el horizonte,  probablemente  pensando  que  todavía quedaba  un  camino  erizado de  dificultades  para  llevar  a buen  término  lo  que  en  las altas   esferas   llamaban secretamente  la  «Operación Príncipe»,  y  cuyo  objetivo  no  era  otro  sino  convertir  a  Don Juan  Carlos  en  el  heredero del  Generalísimo  saltándose un  eslabón  de  la  cadena dinástica:  Don Juan.
    En  el  seno  del  Gobierno existían  entonces  dos  bandos  muy  definidos respecto  a  la  sucesión:
     Por  un  lado,  el  propio Franco,  Carrero,  y  los tecnócratas  - liberales  en materia  económica-    abogaban  por  el  joven Príncipe  Juan  Carlos; mientras  los  «azules»  -  los guardianes  de  la  esencias  del  Régimen,  liderados  por Solís -   eran   partidarios  de una  Regencia  o,  en  su defecto,   de  Alfonso  de  Borbón  Dampierre,  el  Duque de  Anjou,  al  que  algunos falangistas  apodaban  «el  Príncipe  azul ».
   Remota  -y  un  tanto estrambótica -  se  barajaba otra  opción:  Carlos  Hugo  de Borbón  Parma,  que  contaba con  escasos  adeptos.
    Lo  cierto  es  que  Don  Juan Carlos  -de  caracter  infantil -suscitaba  todo  tipo  de  desconfianzas.
     Los  «azules»  se  maliciaban  que  el  joven  Príncipe,  como  en  el  cuento  de  los  hermanos  Grimm,  les saldría  rana,  o  fuese  un  caballo  de  Troya  enviado  por  Don  Juan  de  Borbón  desde  Villa  Giralda;  mientras  que  al  Conde  de  Barcelona  le  quitaba  el  sueño  que  su  hijo  fuese  fagocitado  por  el  Régimen.
    Franco  era  monógamo, austero  y  frugal,  y  procuró mantener  al  joven  Príncipe  lejos  de  la  «perniciosa» influencia  de  su  padre  al  que   mas  allá  de  sus  ideas liberales  tenía  por  un dipsómano,  un  sátiro  y  un ludópata.
   También  de  la  aristocracia, asociada  por  el  Caudillo  -que  poseía  una  formación espartana-  a  la  molicie  y  la pigricia;  la  frivolidad,  las costumbres  disolutas  y licenciosas.
    Por  el  contrario,  creía  que estaba  en  buenas  manos bajo  la  tutela  del  Almirante Luis  Carrero  Blanco;  el  célibe López  Rodo  y  los  píos  tecnócratas  del  Opus  Dei,  de quienes  el  Caudillo  tenía  un alto  concepto  no  sólo  por sus  hábitos  morigerados,  y su  eficacia  -la  economía crecía  a  un  ritmo  vertiginoso gracias  al  Plan  de Estabilización  y  los  Planes  de  Desarrollo-  sino  también por  su  honradez  y  su  lealtad, como  confesó  a  su  primo  -y secretario-   Francisco  Franco Salgado -Araújo,  y  éste plasmó  en  su  diario  «Mis conversaciones  privadas  con Franco»:
     -No  sé  porqué  os  metéis  con   ellos  -zanjó  más  de  una conversación  el  Generalísimo defendiéndolos  de  las andanadas  de  los  falangistas-.  Son  unos  perfectos  caballeros.
    En  Diciembre  de  1.966,  las calles  de  Madrid  no  sólo
lucían  los  típicos  adornos navideños  también  estaban pobladas  de  vallas publicitarias  con  carteles demandando  el  sí  junto  a una  gigantesca  imagen  de Franco  con  motivo  del Referéndum  sobre  la  Ley  Orgánica  del  Estado  que recortaba  levemente  los poderes  - casi  omnímodos -  del  Jefe  del  Estado,  y regulaba  la  figura  del heredero.
    Era  lo  que  entonces  se  llamaba  machaconamente  la «Democracia  Orgánica».
     Hasta  en  el  colegio,  el profesor  nos  pidió  que hiciéramos  un  dibujo  sobre  el  Referéndum.
     Y  yo,  contagiado  del  fervor  patriótico  y  la propaganda  de  la  época, 
pinté  en  una  hoja  a  un apuesto  y  acicalado  joven  introduciendo  en  una  urna  una  papeleta  con  un  sí  mayúsculo  y,  a  su  izquierda,  otro  con  barba,  el  ceño  fruncido  y  desaliñado, votando  no.
   Con  el  nuevo  año,  tras  la aplastante  victoria  del  sí  en el   Referéndum,  en  plena etapa  de  bonanza  económica  - el  P.I.B  crecía  por  encima  del 7% -  durante un  despacho  en  El  Pardo, Franco  le  comunicó  a  mi padre  que  había  llegado  la hora  de  que  el  Príncipe - acababa  de  cumplir veintiocho  años -,  prosiguiendo  con  su  plan  de estudios,  conociera  por  dentro  el  funcionamiento  del Estado.
   - Quiero - le dijo-  que comience  por  su  Ministerio. La  Hacienda  Pública  es fundamental  para  tener  una idea  global  de  la Administración.
    A  lo  largo  de  dos  años,  Don  Juan  Carlos  asistió  al  Ministerio  tres  tardes  a  la semana,  pasando  por  las  distintas  Direcciones  Generales,  donde  mi  progenitor  ejerció  en  no pocas  ocasiones  de  «profesor  particular»  instruyéndole  sobre  el  Tesoro,  las  Clases  Pasivas,  la  Deuda,  el  Gasto  Público,  etcétera.
    Una  de  sus  «primeras lecciones»  versó,  por cierto,  sobre  la  diferencia  entre  los  impuestos  directos  e  indirectos.
   ¿ Quién  le  iba  a  decir entonces  al  joven  Príncipe que  sus  problemas  con  el fisco  acabarían  conduciéndolo  al «ostracismo»?             
    En  aquel  tiempo  rara  era  la  vez  que  cuando  Franco  se  entrevistaba  con  su  Ministro  de  Hacienda  no aprovechara  la  oportunidad  para  interesarse  vivamente por  los  «avances»  del Príncipe  y,  tanto  o más,  por su  carácter  y  su personalidad.
   Su  obsesión  no  era  otra  que  dejar  España  en  buenas manos,  y  cuando  mi progenitor  resaltaba  los progresos  y  cualidades  de Don  Juan  Carlos,  le  brillaban los  ojos  como  a  un  abuelito escuchando  alabanzas  de  su nieto  predilecto.
     Una  tarde,  en  el  Palacio de  Ayete,  al  calor  de  una estufa  de  butano,  mi  padre se  tomó  la  licencia  de sugerir  a  Franco  que  Don Juan  Carlos  quizá  debiera tener  más  presencia  en  la vida  pública.
   - Cuando  yo  era  niño - le dijo  al  Generalísimo  tras carraspear,  consciente  de  que  se  estaba  adentrando  en un  terreno  pantanoso-  acudía cada  año  con  mis compañeros  del  colegio  del Pilar  a  saludar respetuosamente  a  la Infanta Isabel, «la chata»,  en  la exposición  canina  que  se celebraba  en  el  parque  del Retiro...
      Franco  lo  escuchaba atentamente  desde  la penumbra,  rodeado  de  un rimero  de  papeles.
    - Sería  una  lástima -continuó  el  Ministro -  que  Don  Juan  Carlos  tuviera  un papel  similar,  casi  decorativo.
    -¿Qué  pretende  que  haga, Espinosa? - inquirió  el  Caudillo  alzando  el  mentón  a  la  vez  que  se  aferraba  a  los  brazos  de  su  butaca.
     -Tal  vez  podría acompañarle  en  sus  viajes por  España  para  que  el pueblo  lo  fuera  conociendo un  poco  más,  o   pronunciar  algún  discurso  con  ocasión  de  un  acto  oficial,  y  asi  los  españoles  además  de  escuchar  su  voz se  irían  familiarizando  con  él.  En  fin, que  deje  de ser  un  príncipe  mudo...
   Entonces  Franco  se  irguió en  el  sillón  y  le  respondió con  cierta  aspereza.
   - Al  Jefe  del  Estado  en  los viajes   sólo  le  acompañan  sus  Ministros.  Dígale  a  Don Juan  Carlos  que  no  tenga prisa.  Respecto  a  eso  de hablar,  todo  se  andara. Además,  es  preferible  ser  un Príncipe  mudo  que  tartamudo...
     Tras   zanjar  la conversación,  ambos  se pusieron  en  pie  y,  mientras  se  dirigían  a  la  puerta,  mi padre  le  aclaró  que  se trataba  de  una  iniciativa  suya,  que  Don  Juan  Carlos  no  le  había  propuesto  nada.
    El  Caudillo  entonces  sonrió  aliviado.
    La  cuestión  sucesoria Franco  la  llevaba  de  un modo  personal  -casi intransferible-  y  no  quería  dar  ningún  paso  en  falso  ni enseñar  sus  cartas.
     Para  que  todo  saliera  tal  y  como  él  tenía  planificado  eran  necesarias  no  pocas dosis  de  astucia  y  prudencia.
   Y  el  Generalísimo  había demostrado  ampliamente  en el  campo  de  batalla  que  era un  avispado  estratega


    El  30  de  Enero  de  1.968, la  Princesa  Sofía  dio  a  luz  un  niño  que  pesó  mas  de cuatro  kilos  en  la  clínica  de Nuestra  Señora  de  Loreto.
    Mi  padre  se  «escapó»  desde  el  Ministerio  de Hacienda  hasta  la  Avenida  de  Reina  Victoria,  en  el  castizo  barrio  de  Cuatro Caminos,  a  dar  la enhorabuena  a  los  Príncipes.
    Don  Juan  Carlos  no  cabía en  sí  de  gozo.
   -¡ Es  un  niño ! -  le  dijo  a  mi progenitor  mientras  fumaba compulsivamente  en  el  pasillo  con  una  sonrisa  de oreja  a  oreja  en  medio  de  un  trasiego  de  ramos  de flores.
    El  Príncipe  comenzaba  a ver  despejado  su  camino:  tan  solo  unas  semanas antes,  el  5  de  Enero,  había cumplido  treinta  años,  la edad  requerida  por  la  Ley  de Sucesión  para  ser  designado heredero,  si  finalmente   el Generalísimo,   como  todo apuntaba,  así  lo  decidía.
     Y  tenía  un  hijo  varón...
     Pero  el  Caudillo continuaba  mostrándose impenetrable.

     Hasta  que  Franco  desempolvó  la  monarquía  del  desván  de  la Historia,  la  Institución  en  España  no  dejaba  de  ser  una  extravagancia,  y  los monárquicos  una  especie  en peligro  de  extinción.
    Por  eso,  para  ellos,  el  7   de  Febrero  de  1.968  se convirtió  en  una  efeméride.
     Y  es  que  apenas  una semana  después  del nacimiento  de  Don  Felipe,
tras  treinta  siete  años  de ausencia,  regresaba  a  nuestro  país  la  Reina  Victoria  Eugenia  de Battenberg   para  asistir  al bautizo  del  infante  de  quien la  Augusta  Señora  sería  la  madrina.
     Desde  primera  hora  de aquella  desapacible  tarde,  fría  y  lluviosa,  infinidad  de    automóviles  se  estacionaron   en  los  arcenes de  la  autopista,  junto  al  aeropuerto.
    En  Barajas,  le  aguardaban impacientes  Don  Juan  de Borbón  y  el  Príncipe  Juan Carlos,  arropados  por  la  flor  y  nata  de  la  aristocracia.
     A  partir  de  las  tres  comenzaron  a  llegar  al  concurrido  vestíbulo  diversas personalidades:
    El  presidente  del  Consejo Privado  de  Don  Juan,  José María  Pemán;  el Jefe  de  la Casa  Real  de  Don  Juan,  el Duque  de  Alburquerque;  el único  ministro  superviviente de  la  monarquía  de  Alfonso XIII,  José  Yangüas  Mesía;  la Duquesa  de  Alba  - que  ejerció  de  anfitriona  de  la  Reina  Victoria  Eugenia  en  el  Palacio  de  Liria - ;  Joaquín  Calvo  Sotelo,  Carlos  Sentís, Luis  María  Ansón,  que  cubrió   la  crónica  para  el  ABC,  dirigido  entonces  por Torcuato  Luca  de  Tena,  cuyo periódico  al  día  siguiente  se hizo  eco  de  la  noticia  en  portada,  y  denunció  en  un  recuadro  la  escasa  cobertura  dada  por  tve  al  ofrecer  solo  diecisiete segundos  en  el  telediario  de las  nueve  de  la  noche.
    Aunque  por  razones  de protocolo,  por  parte  del Gobierno  solo  tenían  que estar  presentes  en  Barajas,  el  Ministro  del  Aire - Lacalle Larraga-  y  el  de  Justicia  - Oriol -,  también  acudieron -para  disgusto  de  Franco  que había  querido  poner  sordina  a  la  visita  de  la  Reina  a  fin  de  que  Don Juan  no  capitalizara  el  acto - , el  de  Asuntos  Exteriores  - Castiella -;  el  de  Educación  -Lora Tamayo- ,  ambos  con  sus  respectivas  esposas;  y  mis  padres.
    A  las  cinco  tomó  tierra  el avión  de  Air France  de  la  línea  regular  Niza-Madrid  que traía  a  bordo  a  la  Reina Victoria  Eugenia.
    Su  aparición,  y  la  presencia  de  Don Juan  en  la  pista,  levantaron  una  ovación estruendosa  de  la muchedumbre  allí congregada.
    Millares  de  pañuelos  y banderas  de  España  tremolaron  en  el  aire.
    Al  descender  de  la escalerilla  del  avión,  la  Reina Victoria  Eugenia,  tras  hacer una  reverencia  a  su  hijo  se fundió  en  un  efusivo  abrazo con  él  mientras  se redoblaban  los  vítores  y aplausos  de  la  multitud enardecida.
    Luego  se  dirigieron  al  salón de  honor  donde  se encontraba  el  Príncipe  Juan  Carlos  y  demás  autoridades.
    En  el  momento  que  la  tuna  interpretó  un  pasodoble,  la Reina  no  pudo  contener  las  lágrimas.
     Y  a  continuación,  las esposas  de  los  Ministros,  le entregaron  varios  ramos  de flores.
     Fue  entonces  cuando  mi madre  tuvo  la  oportunidad  de  departir  unos  segundos con  la  Reina.
      Le  transmitió  que  para  ella  era  un  verdadero  honor estar  ahí  dándole  la bienvenida,
y  aprovechó  esos  segundos para  recordarle  la  tristeza   que  sintió  cuando,  siendo una  niña,  tras  la proclamación  de  la  República,  la  vio  partir  al exilio.
     La  Reina  Victoria  Eugenia escuchó  sus  palabras  con  los  ojos  vidriosos  mientras asentía  agradecida  con  la cabeza.
    Posteriormente,  se  dirigió
al  Palacio  de  la  Zarzuela donde  fue  recibida  por  la Princesa  Sofía,  sus  bisnietos,  y  la  Reina  Madre  de  Grecia,  Federica.
    Aunque  Franco  y  su esposa  acudieron  esa  tarde  a  tomar  un  té  a  la  Zarzuela no  fue  hasta  el  día  siguiente, tras  la celebración  del  bautizo  de  Don Felipe, oficiado  por  el  Arzobispo Casimiro  Morcillo,  cuando  la  Reina Victoria  Eugenia,  en  un  aparte,  se  dirigió  a  Franco:
    - General -le dijo - , usted que  ha  hecho  tanto  por España... Su  Reina  tan  solo   le  pide  una  cosa,  designe  Rey  de España,  que  no  sea demasiado  tarde.  Ya  tiene tres  donde  escoger...
    El  Generalísimo  le respondió:     
   - Los  deseos  de  su Majestad  serán  atendidos...
    Franco  no  faltó  a  su palabra.
    Aunque  la  egregia  Reina  no  lo  pudo  presenciar  porque  murió  el 15  de  Abril  de  1.969,  en  Villa  Fontaine,  su  refugio  de  Lausana,  donde,  tras  el  funeral,  se produjo  un  tenso  encuentro   entre  Don Juan  y  Don Juan  Carlos.

   Un  soleado  día  de primavera,  poco  después  del nacimiento  de  Don  Felipe,  mis  padres  almorzaron  con Don  Juan  Carlos  y  Doña Sofía,  mano  a  mano,  al  aire libre,  en  el  Club  de  Golf  La Herrería,  a  los  pies  de  la carretera  de  Robledo  de Chavela.
   Custodiados  por  dos escoltas,  en  medio  del  silencio  de  ese  exuberante  vergel  -apenas  roto  por  el gorjeo  de  los  gorriones- , desde  donde  se  divisa  una frondosa  arboleda,  y  al  fondo  el  majestuoso Monasterio  de  San  Lorenzo del  Escorial,  en  cuyo  panteón  reposan  los  restos  mortales  de  tantos  Reyes  de  España,  a  mi  madre  se  le  ocurrió  preguntar  a  Doña  Sofía  con  toda  naturalidad  por  su «chiquitín».
    Tras  dar  un  respingo,  la Princesa  arqueó  una  ceja,  y con  la  copa  de  «Vichy Catalán»  suspendida  a  la  altura  de  los  labios,  contestó con  su  acento  extranjero.
    - ¿Se  refiere  al  Infante?
    - Sí -  fue  la  lacónica respuesta  de  mi  madre  antes  de  tragar  saliva.
     - Estupendamente.  Gracias.
      La  conversación  continuó fluyendo  como  si  nada aunque  mi  madre  comprendió  no  solo  que había  metido  la  pata  hasta  el  corvejón -  ya  nunca  volvió a  referirse  así  a  Don  Felipe  -sino  algo  mucho  más importante:  Doña  Sofía  tenía  la  firme  voluntad  de reinar,  y  para  eso  era  necesario  ir haciéndose  respetar...
     Oficio  no  le  faltaba.


     Era  hija  de  Reyes  y hermana  de  Rey.
    Y  recientemente  dos  acontecimientos  de  signo diverso  habían   marcado  su  existencia:
    El  nacimiento  de  Don Felipe,  y  el  incierto  panorama  de  su  hermano Constantino,  que  tras  el  Golpe  de  los  Coroneles  en Grecia,  se  había  visto obligado  a  desalojar  el Palacio  de  Tatoi,  el  paraíso perdido  de  su  infancia,   donde  transcurrió  su  niñez,  y  en  cuya  memoria  aún permanecía  viva  la   brisa  embalsamadada  del  perfume de  los  eucaliptos,  y  los ciervos  trotando  entre  los riscos.
    No  hacía  falta  ser  muy perspicaz  para  saber  que Franco  no  designaría heredero  jamás  al  Conde  de Barcelona,  y  si  los  Príncipes   pretendían   reinar  algún  día indefectiblemente  tendrían que  pagar  un  oneroso  precio:  la  ruptura  con  Don Juan.
     Pero  estaban  dispuestos  a ello.
    En  1.969,  Franco  ya  había cumplido  76  años  y  presentaba  cada  vez   más  síntomas  de  vejez   llegando  incluso  a  dar  alguna  cabezada  en  los Consejos  de  Ministros.
      Los  tecnócratas  sutilmente  insistían  al Caudillo  para  que  dejara cuanto  antes  resuelta  la acuciante  cuestión  sucesoria.
    Sin  embargo,  los  disturbios   y  algaradas  que  se  habían  producido  entonces  en  el  País Vasco  obligaron  a  decretar  el  Estado  de  Excepción.
     En  el  Consejo  de  Ministros  del  21 Marzo,  ante  la  proximidad  del  trigésimo aniversario  de  la  Victoria,  por fin  se  levantó.
   Se  acercaba  la  hora  de  la  verdad...
    Y  Franco  lo  hizo  a  su manera : lanzando  una  flecha al  aire  con  la  certeza  de  que  daría  en  la  diana.
   A  principios  del  mes  de  julio,  durante  una  audiencia en  El  Pardo,  el  Caudillo  le confió  al  entonces  alcalde  de  Jerez  -y  sobrino  de  José Antonio- ,  Miguel  Primo  de  Rivera,  su  firme  decisión  de designar  en  breve  a  Don Juan  Carlos  sucesor  a título  de  Rey,  rogándole,  eso  sí,  la  máxima  discreción  pero  persuadido  de  que  se  lo  filtraría  al  Príncipe  de  quien  era  íntimo  amigo.
   Y  así  sucedió.
   Aunque  antes  de  lo previsto.
   Nada  más  salir  del  Pardo aquella  calurosa  mañana  de verano  en  su  vehículo,  Miguel  Primo  de  Rivera  pisó  con  fuerza  el  acelerador,  miró  una  y  otra  vez  por  el espejo  retrovisor  para cerciorarse  de  que  nadie  lo seguía  y,  tras  dar  un volantazo,  embocó  el  camino que  le  conducía  a  la  Zarzuela   donde  encontró  al Príncipe  jugando con  sus  perros  en  el  jardín
     En  cuanto  le  comunicó  la buena  nueva,  los  dos saltaron  de  júbilo  y  aunque Miguel  Primo  de  Rivera  llevaba  puesto  el  chaqué  de rigor  para  las  audiencias  en el  Pardo,  ambos  se  tiraron vestidos  a  la  piscina.
    Don  Juan  Carlos,  eufórico, al  fin  supo  que  un  día  no muy  lejano  sería  Rey  de España  pero  a  buen  seguro
al  salir  del  agua  con  la  ropa empapada  un  pensamiento  cruzó  su  mente  como  un  nubarron  ensombreciendo  el  sol:  su padre.
     Era  como  si  aflorase  con toda  su  crudeza  el  dilema «hamletiano»  que  le  había atormentado  toda  su vida:  Franco  o  Don  Juan.
   Aunque  sus  vacilaciones  ya estaban  disipadas  no  podía evitar  que  en  su  corazón chocaran  sentimientos encontrados.
    De  felicidad,  por  un  lado,  pero  también  de  compasión hacia  quien  le  había  dado  la vida.
    Don  Juan  Carlos  probablemente  trató  de  ordenar  las  ideas  que  bullían  en  su cerebro  para  justificarse.
    Al  fin  y  al  cabo  -pensaba- fueron  Franco  y  Don Juan  quienes  el  verano  del  48  acordaron  sobre  la  cubierta  del  Azor,  anclado  en  las  aguas de  la  bahía  de  San  Sebastián,  que  viniera  a  estudiar  a  España  cuando  apenas   contaba  diez  años.
    Fue  Don  Juan  quien  se pegó  un  tiro  en  el  pie  al enemistarse  con  Franco,  que tenía  la  sartén  por  el  mango.
    Y  residía  en  la  Zarzuela  a cargo  del  presupuesto  del Estado.
    Si  le  decía  no  a  Franco, su  primo  Don  Alfonso  de Borbón  ocuparía  su  lugar,  o  Franco  nombraría  un  Regente.
   ¿Qué  otra  cosa  podía  hacer?
    Conocía  sobradamente  por su  padre  - y  por  otras monarquías  europeas, volátiles  e  itinerantes -  lo penosa  que  era  la  experiencia  de  un  Rey  en  el  exilio,  sin  trono  ni  reino,  sin  cetro  ni  corona.
    De  su  futilidad  y  su patetismo,  viviendo  en ocasiones  de  la  caridad  de la  aristocracia.
    Don  Juan,  en  el  fondo,  era  el  espejo  en  el  que  no quería  mirarse.
    El  Caudillo  había  ido hilando  pacientemente  una tupida  tela  de  araña,  y  cuando   Don  Juan  Carlos    se  dio  cuenta   ya  estaba  atrapado.
    Ese  era  exactamente  el plan  que  había  urdido  Franco.
    Y  la  pregunta  que  se formulaba  a  sí  mismo  el  Príncipe  no  podía  ser  más  retórica:
    ¿Qué  prefería  ser,  un  don nadie,  o  el  Rey  de  España?
    Cuando  unos  días  después  el  Generalísimo  le  hizo  saber  a  Don  Juan Carlos  en   El  Pardo   su  decisión,  sus  dudas  estaban  totalmente  aclaradas  y,  como  era  previsible,  aceptó.
   Al  heredero  solo  le faltaba una  cosa  por  hacer,  la  más dolorosa : comunicárselo  a  su padre.
      Y  lo  hizo  a  través  de  una carta  que  le  entregó personalmente  en  Estoril  el Marqués  de  Mondejar.
    Tal  vez  lo  que  más  le escoció  de  la misiva  a  Don Juan  fue  la  despedida  que se  le  clavó  como  una  daga  en  el  corazón.
    Por  primera  vez  su  vástago  no firmó  como  «Juanito» -  así  lo  conocían  familiarmente -  sino  como  Juan  Carlos.
     Años  más  tarde,  Don  Juan  reconoció  a  Luis  María  Ansón  que  si  llega  a  saber que  su  hijo  acepta  la  Corona  directamente  de Franco  nunca  le  hubiera permitido  venir  a  España.
   O  Cesar  o  nada...


   Lo  que  prueba  la contumacia  de  Don Juan,  y  la astucia  de  Franco.
    El  Generalísimo  quería  que Don  Juan  Carlos  fuese  su sucesor,  y  eso  pasaba  por  no  enseñar  sus  cartas.
     De  ahí  su  hermetismo,  y también  el  «mutismo»  que reclamaba  a  Don  Juan  Carlos : «Es  preferible  ser  un Príncipe  mudo  que tartamudo».
    Sin  esos  «silencios»,  tanto el  de  Franco  como  el  del  Príncipe,  muy  otro - nunca  sabremos  cuál -  hubiese  sido  el  devenir  de  la  Historia  de  España.
    Una  mariposa  batiendo  las alas  puede  desatar  un  huracán...
    Lo  que  si  se  infiere  de  esa  confesión  del  Conde  de Barcelona  al  que  fuera  su consejero  aúlico  durante tantos  años  es  que  si  Don Juan  Carlos   se  ciñó  un   día   la   Corona  de  España  no  fue   por  su  padre  biológico,  Don Juan;  sino  por  su  padre  putativo,  Franco.
     Y  ese  «pecado  original»  de  su  reinado  es  el  que  algunos  todavía  pretenden  que  expíe.
    El  15  de  julio,  justo  el mismo  día  que  el  Príncipe remitió  la  carta  a  Don Juan,  Carrero  Blanco  citó  a  mi padre  por  la  mañana  en  su despacho  de  Castellana  3.
  - Sientate  - le  dijo  rebosante de  alegría  mientras  apartaba unos  papeles  de  la  mesa -.  Esto  te  va  a  gustar...
   Tras  calarse  las  gafas,  el Almirante  le  leyó  íntegro  el texto  de  la  Ley  de  Sucesión mientras  el  Ministro  de Hacienda  lo  escuchaba atentamente  al  tiempo  que  se  le  iba  iluminando  la  cara.
    Al concluir  le  felicitó.
    Carrero  se  había  batido el  cobre   en defensa  del  joven  Príncipe.
    Y  para  ambos  era  un momento   muy   emocionante  e  histórico  que  llevaban  tiempo  persiguiendo.
     A  continuación,  el Almirante  le  pidió  que preparase  el  nuevo presupuesto  del  «Príncipe  de España»,  eso  sí, «personalmente»  -enfatizó-, guardando  la  máxima  reserva
    Lo  que  se  había  dado  en  llamar  la  «Operación  Príncipe»  se  encaminaba  a  su  desenlace.
    Habían  transcurrido  veintidós  años  desde  que  fue  promulgada  la  Ley  de Sucesión,  en  julio  de  1.947, que  convertía   España  en  un  Reino,  con  el  trono  vacante,  y  a  Franco  en  su  Regente,  facultado   para  designar  heredero,  y  revocar  su   decisión,  si  así  lo  estimaba  pertinente.
     A  partir  de  entonces comenzó  el  baile  de pretendientes,  y  Don Juan  Carlos  había  sido  el  elegido.
    El  18  de  julio,  mi  padre realizó  un  viaje  relámpago  a Washinghton  para  firmar  con  Robert  Mac Namara, Presidente  del  Banco Mundial,  un  préstamo  para   la  Ganadería.
    En  el  aeropuerto  le  recibió el  Embajador  Merry  del  Val - que  acababa  de  despedirse   de   Castiella - ,  y  le  preguntó  si  sabía  algo  acerca  del nombramiento  de  Don Juan Carlos  como  sucesor  porque  el  rumor  había  corrido  como la  pólvora  -en  el  Palacio  de la  Granja,  el  18  de  Julio,  no se  hablaba  de  otra  cosa  -  pero  se  vio  obligado  a morderse  la  lengua.
   Castiella,  el  Ministro  de Asuntos  Exteriores  ni  siquiera estaba  al  corriente.
    Lo  que  certifica   el secretismo  con  que   Franco había  llevado  la  Operación.
    El  viernes  21  de  julio,  tras el  Consejo  de  Ministros  se hizo  pública  oficialmente  la noticia,  pocas  horas  antes del  alunizaje  del  Apolo XI.
   Al  día  siguiente  tuvo  lugar otra  jornada  histórica.
   Alrededor  de  las  siete  de  la  tarde,  en  medio  de  un calor  asfixiante,  compareció Franco   en  el  hemiciclo  con uniforme  blanco,  seguido  de don  Juan  Carlos,  y  sus Ministros,  que  se  dirigieron  a sus  asientos  en  el  banco azul  mientras  los procuradores  puestos  en  pie  tributaban  una  atronadora   ovación.
    Franco  en  su  discurso  se cuidó  muy  mucho  de subrayar  el  origen  de  ésa monarquía.
  - El  Reino  que  hemos establecido  nada  debe  al pasado -  dijo  el  Generalísimo interrumpido  por  el  clamor  de  la  Cámara -,  nace  de  aquel  acto  decisivo  del  18  de  julio  de  1936...
   Al  concluir  su  intervención, el  Presidente  de  las  Cortes, Antonio  Iturmendi,  anunció que  se  iba  a  proceder  a  la votación.
   Los  primeros  en  alzar  la voz  fueron  los  Ministros  que tras  ponerse  en  pie,  fueron emitiendo  su  voto  afirmativo, aunque  es  probable  que  en su  fuero  interno  más  de  uno dijera  no - Solís  a  última  hora intentó  que  la  votación  fuese secreta  pero  Franco desestimó  la  propuesta -.
   Acto  seguido  hicieron  lo propio  los  procuradores.
   El  recuento  final  arrojó  491 votos  afirmativos,  9 abstenciones,  y  19  noes,  entre  ellos,  el  director  de  ABC, Torcuato  Luca  de  Tena,  de  acrisolada  lealtad  a  Don Juan.
    Un  día  después  se  reanudó  la  sesión.
    En  medio  de  un  denso silencio,  el  Príncipe  hincó  las rodillas  sobre  un  cojín  de terciopelo  granate.


   - En  nombre  de  Dios  y  los Santos  Evangelios -  preguntó solemnemente   el  Presidente de  las  Cortes -  jurais  lealtad a  Su  Excelencia  el  Jefe  del Estado  y  fidelidad  a  los Principios  del  Movimiento Nacional,  y  demás  Leyes Fundamentales  del  Reino.
  - Si,  juro...-  repuso  el  Príncipe  enérgicamente  con su  mano  posada  sobre  la Biblia.
  - Si  así  lo  hiciereis  que  Dios os  lo  premie,  y  si  no,  os  lo demande  - sentenció  el presidente  de  las  Cortes.
    El  final  del  juramento  fue rubricado  por  los  aplausos  de  los  Ministros,  los procuradores,  y  los  más  de trescientos  invitados  entre quienes  se  hallaba  una radiante   Princesa  Sofía,  y las  dos  infantas.
     A  continuación  Don  Juan Carlos  pronunció  un  discurso con  la  voz  trémula  y  los  ojos  empañados  que  arrancó así:
   - Quiero  expresar,  en  primer lugar,  que  recibo  de  Su Excelencia  el  Jefe  del  Estado,  la  legitimidad  política surgida  del  18  de  Julio  de 1936   en  medio  de  tantos  sufrimientos  pero  necesarios para  que  nuestra  patria encauzara  de  nuevo  su destino...»
    Tras  levantarse  la  sesión, el  Generalísimo,  el  Príncipe,  y los  Ministros  se  dirigieron  a la  sala  reservada  al  Gobierno donde  todos  felicitaron  a  Don Juan  Carlos   por  lo  bien que  había  leído  al  tiempo  que  bromeaban  con  su  nuevo  tratamiento:  Alteza  Real.
    Muy  lejos  de  allí,  también coincidió  en  que  había  leído muy  bien  el  Príncipe,  su  padre,  Don  Juan,  tras  presenciar   las  imágenes  por  televisión  desde  un  pequeño  pueblo  de  pescadores,  en  Coimbra,  acodado  en  la  barra  de  una  taberna,  junto  a  una  botella   de  whisky  terciada  con  la  que  a  buen  seguro  el  viejo  lobo  de  mar trató  de  aplacar  el  amargo  sabor  de  la  derrota  y  la  «deslealtad».
    Se  ha  dicho  muchas  veces que  Don  Juan  Carlos traicionó  a  Don  Juan,  aunque  tal  vez  fue  el  propio  Don  Juan  quien  se  traicionó  a  sí mismo.
     O  cuando  menos  erró  el cálculo  no  midiendo  sus fuerzas,  al  subestimar,  como tantos  otros,  a  Franco.
     Al  poco  de  estallar  la Guerra  Civil,  Don Juan  se ofreció  a  los  nacionales  por partida  doble.
     Primero  a  Mola,  en  Burgos,  en  Agosto  del  36, hasta  donde  se  desplazó  en un  Bentley  conducido  por  su chófer  seguido  por  una caravana   de  monárquicos;  y posteriormente  a  Franco, cuando  ya  era  Generalísimo,  en  Diciembre  de  ese  mismo año,  a  fin  de  ennrolarse  en  la  tripulación  del  acorazado Baleares ;  siendo  en  ambas ocasiones  rechazado.
     Cuando  el  buque  fue torpedeado  tiempo  después  por  la   armada  republicana,  tiñendo  de  sangre  las  aguas del  Mediterráneo,  el  Caudillo   murmuro:
   - Debería  estarme  agradecido...
    Al  finalizar  la  contienda, Don  Juan  escribió  a  Franco felicitándolo  efusivamente  por  la  Victoria,  y  concluyó  la misiva  con  un  falangista,
« ¡Arriba  España! »
   Solo  al  ser  doblegadas  las  potencias  del  Eje  por  los Aliados  en  la  Segunda  Guerra   Mundial,   Don  Juan  tuvo   a   bien   redactar  el  célebre   manifiesto  de Lausana  «exigiendo»  a  Franco  de  manera  ventajista unas  elecciones  libres  en España  cuando  aún supuraban  las  heridas  de  la Guerra  Civil.
    El  Generalísimo  no  se planteó  ni  por  asomo  devolver  la  oportunidad  de  gobernar a  quienes  había derrotado  tras  la  cruenta  batalla  que  se  había  librado  en  nuestro  país.
   ¿ Lo  hubieran  hecho  ellos ?
     Si  después  de  llevar  más de  cuarenta  años  muerto,  la izquierda  lo  ha  sacado  de  su  tumba  con  escarnio, ¿qué hubiesen  hecho  con  él  vivo?
    Tras  las  Conferencias  de Yalta  y  Potsdam,  donde Stalin  trató  de  someter  a España  a  un  bloqueo internacional,  Don  Juan  creyó que  Franco  tenía  las  horas contadas   pero  no  contaba   con  su  «baraka»...
     Los   Estados   Unidos,  al  inicio  de  la  Guerra  Fría,  hallaron  en  el  Caudillo  un  firme  aliado  contra  la  URSS,  y  con  eso  les   bastaba.
    Franco,  además,  había  sido el  único  líder  mundial  capaz de  derrotar  el  comunismo,  y no  podían  evitar  mirarlo  con cierta  simpatía.
     La  visita  del  General Eisenhower  a  España,  en 1959,  el  año  del  Plan  de Estabilización,  fue  el espaldarazo  definitivo.
    Don  Juan,  como  todo  el que  se  enfrentaba  a  Franco, había  perdido...
   La  «Operación  Príncipe» tocaba  a  su  fin.
   Sin  embargo,  no  todo estaba  hecho  para  Don  Juan Carlos.
   El  primer  contratiempo  fue la  politización  de  lo  que   parecía  una  serpiente  de  verano : «el  caso  Matesa»,  un  ajuste  de  cuentas  de  los  «azules»  con  los  tecnócratas,  los  principales  valedores  del  Príncipe.
     En  realidad,  a  Solis  y  Fraga  el  asunto  les  estalló  en  las  manos  pero  se  llevaron  por  delante  al  ministro  de  Comercio,  Faustino  García  Moncó,  y  a  mi  padre,  cuya  carrera  política  terminó  con  su  cese  en  Octubre   del  69.
  - La  verdad  es  que  la política  juega  malas  pasadas, mi  General  - le  decía  a Franco,  en  su  carta  de dimisión,  quien  fue  su  Ministro de  Hacienda  durante  cuatro  largos  años.  - Y,  más   adelante,  añadía  -:  He  procurado  en  todo  momento  servir  con  la  mayor  lealtad  a  V.E,  correspondiendo  a  la  confianza  que  en  mi  ha depositado,  confianza  que siempre  será  para  mi,  y  para los  míos,  un  motivo  de legítimo  orgullo.  Le  ruego,  mi General,  que  comprenda  mi postura,  que  no  es  de abandono.  Mi  firme  decisión de  ser  sustituido  en  el  cargo,  quiero  que  sea interpretada  por  V. E.  como  un  acto  más  de  servicio  en  bien  de la  Nación.  Queda,  como  siempre,  a  sus  órdenes,  Juan  José  Espinosa  San  Martín ».
    Cuando  Isabel  Fonseca,  la  eficiente  y  leal  secretaria  de mi  padre,  con  la que  había trabajado  codo  a  codo  tantos  años  en  el  Ministerio de  Hacienda,  dejó  de  teclear  su  vieja  olivetti  verde  tenía  los  ojos  empañados  de  lágrimas.
     Mi   padre  conoció   por Carrero  la  reacción  del Caudillo  con  quien   despachaba  en  el momento  de  leer  la  misiva. 
    - ¡ Es  un  caballero ! -  exclamó  el  Generalísimo  con la  voz  quebrada.
   La crisis  -la  más  amplia  del  franquismo-  se  saldó  con  el  llamado  «Gobierno  monocolor  del  Opus»,  del  que  los  falangistas  fueron  orillados.
    En  1972,  la  boda  de  Alfonso  de  Borbón,  Duque de Anjou,  con  la  nieta  de Franco,  Carmen  Martínez Bordiu,  a  Don  Juan  Carlos  le causó  no  poca  inquietud.
    El  Marqués  de  Villaverde, además,  le  profesaba  una profunda  antipatía.
    La  puntilla  fue  el  misterioso  asesinato  del Almirante  Luis  Carrero  Blanco,  la  eminencia  gris  de Franco  - y  uno  de  los principales  apoyos  del Príncipe,  como  ya  se  ha dicho -  perpetrado  por  la   ETA  el  20  de  Diciembre  de  1.973  haciéndo  saltar  por  los aires  su  Dodge  Dar  en  la calle  Claudio  Coello.
    - Le   debo  todo  a  él... - le dijo  don  Juan  Carlos  a  su viuda,   Carmen  Pichot,  cuando  acudió  a  darle  el  pésame.
   Al  día  siguiente  del  brutal magnicidio,  una  tarde  gélida y  plomiza,  en  un  gesto  que siempre  le  honrará,  el  joven Príncipe,  a  modo  de homenaje  póstumo,  haciendo caso  omiso  de  las recomendaciones  de  los Servicios  de  Seguridad, caminó   por  el  Paseo  de  la Castellana  sin  chaleco antibalas,  al  frente  de  la comitiva   fúnebre,  con   paso firme  y  el  porte  erguido,  en medio  de  una  gran  tensión.
    El  nombramiento  como Presidente  del  Gobierno  de Carlos  Arias  Navarro,  le hizo temer  lo  peor.
     Don  Juan  Carlos  por  vez primera  desde  que  fue ungido  sucesor  tuvo  la sensación  de  no  tocar  pie.
    Por  si  fuera  poco,  meses después,  Laureano  López Rodó,  en  el  último  recodo  de  lo  que  él  mismo  llamó  «la  larga  marcha  hacia  la  monarquía»  salió  del  Gobierno,  y  fue  enviado  de  Embajador  a  Viena. 
    Negros  nubarrones  se cernían  sobre  su  horizonte.
     A  medida  que  Don Juan Carlos  iba  perdiendo  apoyos, la  salud  de  Franco  flaqueaba.
     Algunas  voces  se  alzaron pidiendo  al  Caudillo  que revocara  la  decisión  - no  se fiaban  de  Don Juan  Carlos-. 
     Don  Jaime,  el  hermano mayor  de  Don  Juan  de Borbón,  sordomudo,  renunció  en  su  día  a  sus  derechos dinásticos,  pero  cuando  lo hizo  aún  no  tenía descendencia...
    Sin  embargo,  a  Don  Juan Carlos  solo  le  tranquilizaba una  cosa :  Franco  era  un hombre  de  palabra.
    Por  eso  desoyó  aquellos cantos  de  sirena.
    Y  se  negó,  como  algunos pretendían,  a  perpetuarse  en el  poder  a  través  de  su sangre  pese  a  que  lo  tuvo  a su  alcance. 
    Tras  una  larga  agonía,  el 20  de  Noviembre  de  1975, Franco  murió  en  la  cama, porque  así  lo  quiso  la   mayoría  del  pueblo español.
    Aunque  algunos  se empeñen  en  reescribir  torticeramente  la  Historia,  sólo  desde  la  enajenación ideológica  se  puede  negar que  millones  de  españoles consintieron   - expresa  o tácitamente -   esa  suerte  de «mandato  vitalicio».
     De  igual  modo  es irrefutable  que  tras  aquellas  luctuosas  jornadas,  una  parte  considerable  de  la sociedad  española  se  miraba en  otros  países  de  nuestro entorno.
    Franco  era  el  primero  en saber  una  verdad  de Perogrullo:  que  el  franquismo  no  era  posible  sin  él.
   Don  Juan  Carlos  tras  ser coronado  levantó  el  dedo  mojado,  e  indicó  el  camino  que  señalaba  el  viento : la democracia.
    Fue  el  artífice  de  la  transición,  y  durante  años  se convirtió  en  el  mejor Embajador  de  España.
   Sin  embargo, ¿ qué  ha pasado  para  que  los  mismos  que  antes  inclinaban  la  cerviz  en  su  presencia,  lo  lisonjeaban    untuosamente,  y  reían  sus  ocurrencias  a  mandíbula  batiente  ahora  le  dan  la  espalda ?
   Se  ha  dicho  no  pocas  veces  que  la  vida  de  Don  Juan  Carlos  reúne  todos  los ingredientes  de  los  dramas de  Shakespeare,  donde  anidan  las  bajas  pasiones  humanas.
   Disputas  entre  padres  e hijos,  rencillas  familiares, luchas  por  el  trono,  intrigas palaciegas,  dilemas  morales, ambición,  codicia,  celos, traición,  deslealtad, infidelidades...
   Solo  le  faltaba  una  caída que  le  hiciera  perder  la Corona,  como  la  que  sufrió Ricardo III  en  la  Batalla  de   Borsworth,  inmortalizada  por  el  bardo  inglés.
     - ¡Un caballo!  ¡Un caballo! ¡Mi  Reino  por  un  caballo! -  clamó  el  malvado  monarca,   giboso  y  contrahecho, blandiendo  su  espada,  pie  en tierra,  a  merced  de  los soldados  del  Conde  de Richmond  cuando  lo   cercaban.
    Rey  de  Inglaterra  y  Señor de  Irlanda,  Ricardo III  fue
el  último   monarca  de  la Casa  de  York  y  de  la  dinastía  de  Plantagenet.


     Su  derrota  en  la  Batalla  de  Borsworth  en  1.485  rubricó  la  Guerra  de  los Treinta  Años,  igualmente  conocida  como  la  Guerra  de las  Dos  Rosas-  la  blanca  de  los  York , y  la  encarnada  de los  Lancaster-  y  supuso  no sólo  el  advenimiento  de  la   dinastía  Tudor  sino  también el  final  de  la  Edad  Media  en Inglaterra.
    Su  historia  fue  llevada  a las  tablas  por  Shakespeare.
   Aquella  mañana,  Ricardo III se  preparaba  para  la  batalla más  trascendental  de  su vida,  acosado  por  el  Ejército de  Enrique  Tudor,  Conde  de Richmond  y  pretendiente  a  la Corona  de  Inglaterra.
    Tras  ordenar  a  su  sirviente que  le  ensillara  el caballo inmediatamente,  el  herrero  ahormó  a  toda  prisa  las herraduras  con  una  barra  de hierro.
     Pero  al  llegar  a  la  cuarta pata,  advirtió  que  le  faltaba un  clavo  para  completar  la tarea.
   Y  entregó  el  équido  con esa  herradura  suelta.
    Tras  el  choque  de  los ejércitos,  en  el  fragor  de  la batalla,  Ricardo  observó  que sus  soldados  reculaban  ante  las  acometidas  del  enemigo.
    Entonces  para  arengar  a los  suyos  espoleó  los  íjares de  su  caballo.
    En  ese  momento,  se  soltó  la  herradura,  ambos  rodaron por  el  suelo, y  perdió  el  casco  en  la  caída.
     El  corcel,  tras  levantarse, huyó  despavorido abandonando  a  Ricardo  a  su suerte,  y  rodeado  por  sus  enemigos  fue  abatido  con  dagas,  espadas  y  alabardas  mientras  clamaba  desesperadamente  por  su  caballo,  y  por  su  Reino  perdido...

     A  Don Juan  Carlos - decíamos -  solo  le  faltaba  una  caída  para  que  su  biografía  fuese  completamente Shakespeariana , y  la  sufrió en  2012,  en  Botswana,  un 14 de  Abril  -como  si  se  tratase de  una  broma  cruel  del destino-   al  descender  de  un bungalow  de  madrugada durante  aquella  sonada cacería  de  elefantes  a  la  que  asistió  en  compañía  de   su  amante,  la  Princesa Corinna  Larsen.
    Con  esa  aparatosa  caída no  solo  se  rompió  la  cadera también  empezó  el  declive  de  su  reinado...
  « El  amor  por  Don  Juan Carlos  ha  derivado  en  una gran  amistad »,  le  dijo  la  Reina  Sofía  a  Pilar  Urbano  en  una  entrevista.
     Tal  vez  a  eso  se  refería Oscar  Wilde  cuando  por  boca  de  Lord  Henry  - su  cínico  y  refinado  «alter  ego»  en  « El  retrato  de  Dorian  Gray »-  afirmó:
   «La  diferencia  entre  un capricho  y  un  amor  para toda  la  vida,  es  que  el capricho  dura  un  poco  más»
    El  propio  Oscar  Wilde  lo experimentaría  años  más tarde  en  sus  propias  carnes con  Lord  Alfred  Douglas  quien  tras  un  tortuoso  proceso  lo  arrastró  a  la  cárcel  y  la ruina.
     Y  es  que  lo verdaderamente  misterioso  no  es  lo  que  no  se  ve,  lo que  permanece  oculto,  sino  lo  visible,  lo  que  salta  a  la vista,  es  decir,  la  belleza, como  nos  advierte  el maestro  del  epigrama  y  la paradoja  en  su  loa  a  la juventud.
   Porque  la  belleza  no  solo turba  los  sentidos,  perturba  también  el juicio.
    Nos  trastorna,  nos  altera  -de «alterare»,  convertirse  en otro -  transformándonos  en  un  ser  distinto  e  irreconocible  capaz  de cometer  cualquier  desvarío,
incluso  un  delito,  y  hasta  un crimen.
    «Cherchez la femme».
     Alejandro  Dumas  fue  quien  acuñó  el  término  en  su  novela  «Los  mohícanos  de  París».
     La  literatura  y  el  cine negro  están  plagados  de casos.
    Y  es  que  tras  la  conducta anómala  de  un  hombre  no pocas  veces  hallamos  la silueta  de  una  mujer.
    En  «El  Angel  Azul»,  la  obra maestra  de  Josef  Von Stenberg  que  lanzó  al  estrellato  a  Marlene  Dietrich en  los  años  treinta  asistimos   al  descenso  a  los  infiernos  del  venerable  profesor  Rath - encarnado  por  Emil  Jannings -  que  sucumbe  al  irresistible  magnetismo  de Lola,  la  «vedette»  de  piernas  largas  y  torneadas   con  la que  se  topa  fortuitamente  en  « El  Ángel  Azul »,  el  cabaret  al que  acude  a  reprender  a  sus  rijosos  y  díscolos  alumnos  del  liceo.
      La  deslumbrante  «femme fatal»  no  sólo  le  hace  perder el  juicio  al  viejo  profesor, también  su  reputación  y, más   tarde,   su  empleo  para  acabar  sus  días  actuando  de  payaso  en  un  circo  convertido  en  el  hazmerreír  del  público,  cruel   metáfora  de  hasta  donde   puede   llegar  la  degradacion   de  un  hombre  subyugado  por  el  cuerpo  de  una  mujer.
   Nada  más  evidente,  y  a  la vez  más  misterioso  e  inefable.

    En  1975,  precisamente  el mismo  año  que  Don  Juan  Carlos  fue  proclamado  Rey,  John  Houston  dio  forma  a  un  viejo  sueño:  llevar  a  la  pantalla  la  novela  de  Rudyard  Kipling  «El hombre  que  pudo  reinar».
     El  largometraje  no  se estrenó  en  España  hasta  el verano  del  76,   donde  yo  lo   ví  recién  cumplidos  los diecisiete  años  en  el  cine Capitol,  sólo  unos  días después  de  la  accidentada celebración  de  la  onomástica del  Rey  con  la  que  arrancan estas  líneas.
     La  película  narra  la aventura  de  dos  intrépidos suboficiales  del  Imperio británico  destacados  en  la India  -Danny  Davrot  y Pearchy  Carnahan, interpretados  respectivamente por  Sean  Connery  y  Michael  Caine -   que  se  lanzan  con un  cargamento  de  armas  a una  misión  imposible :  la  conquista   del  Reino  de Kafigistan,  un  lugar  remoto  al  nordeste  de  Afganistán, entre  escarpadas  montañas,  hasta  donde  solo  había  conseguido  acceder  en  el siglo  IV  antes  de  Cristo, Alejandro  Magno.
   Sin  embargo,  tras  no  pocas  vicisitudes,  la realidad superará  todas  sus expectativas.
     Danny  Davrot  - Sean Connery -   no  sólo  llega  a reinar  sino  que  debido  a  una serie  de  equívocos  acabará siendo  tenido  por  un  dios  en Kafigistan.
    La  flecha  que  se  clava  en su  bandolera  durante  una batalla  hará  creer  a  los nativos  -al  no  sangrar-  que  es  inmortal.
   Y  la  medalla  que  cuelga  de  su  pecho  les  llevará  a suponer  que  se  trata  de  un descendiente  del  Rey  heleno.
    Obsequiados  con  un  tesoro  de  incalculable  valor, oculto  en  una  bóveda subterránea,  Danny  Davrot,  y Pearchy  Carnahan  - su  fiel amigo  y  compañero -,  tan  solo  tienen  que  aguardar  la llegada  de  la  primavera, cuando  los  gansos  surcan  el cielo,  para  partir  a  Inglaterra con  los  bolsillos  repletos  de oro,  rubíes  y  piedras preciosas,  sin  embargo  Danny,  ebrio  de  poder,  sufre delirios  de  grandeza - llegando,  incluso,  a  pedir  a  su  viejo  colega  que  le  haga  la reverencia- ,  y  tras encapricharse  de  una  exótica nativa  la  pide  matrimonio.
     El  día  de  la  ceremonia nupcial  se  aproxima  a  su prometida  para  besarla  pero ella  creyendo  que  Danny  al  ser  un  dios  esta  hecho  de  fuego,  atemorizada,  lo  muerde  con  fuerza,  brotando  de  su  rostro  unas  gotas  de  sangre.
    El  pueblo  se  percata  de que  es  de  carne  y  hueso,  y lo  acaba  arrojando  al  vacío desde  lo  alto  de  un  puente colgante.
   Los  dioses  no  pueden  tener  debilidades  humanas...
    La  enseñanza  de  Kipling  es  clara  y  diáfana:
    Cuando  uno  deja  de  ser consciente  de  que  lo  que separa  la  gloria  del  fracaso es  una  delgada  línea  - esos  dos  impostores  a  los  que alude  en  su  archiconocido  poema «If» - ,  el  poder  puede  llegar  a  trastornarnos,  a  endiosarnos  hasta  el  punto  de  que  nos  olvidemos  de  nuestros  orígenes,  y  perdamos  el  contacto  con  la  realidad...

     Es  fácil  imaginar  al  Rey Emérito,  en  Abu  Dhabi,  adonde  se  ha  retirado, achacoso  y  cansado,  igual  que  un  viejo  elefante.
    Probablemente  más  de una   noche  de  insomnio  reflexione  en  voz  alta  sobre  las  luces  y  las  sombras  de su  reinado,  como  si  fuese  un  personaje  de  Shakespeare  atormentado,  intentando   exorcizar   sus    demonios   interiores  y  familiares.
     Atrás  quedan  los  días  de vino  y  rosas  en  España,  a  donde  le  trajo,  cuando  era  un  niño,  Franco,  para  entregarle  las  llaves  de  uno  de  los  Reinos   mas  antiguos  y  legendarios  de  Europa,  aunque   él  las  perdió  durante  una  cacería  de  elefantes  en  Botswana.
    «Cherchez  la  femme»