El TA-11 “Aragón”, de la misma clase que los “USS Sandoval” y “USS Mountrail”

En artículos anteriores, se hizo referencia a la presencia, en nuestro puerto, a finales de marzo de 1965, del entonces recién creado Grupo de Transporte de la Armada, con el fin de participar en el brillante y multitudinario Homenaje que las Autoridades y el pueblo de La Coruña tributaron a los tres Ejércitos aquel año.

En aquella memorable ocasión, junto con los Transportes de Ataque “TA-11” y “TA-21”, todavía sin bautizar con los nombres de “Aragón” y “Castilla”, que recibirían posteriormente, atracaron en los muelles coruñeses el Crucero "Canarias" (C-21), buque insignia de la Flota; los Destructores "Oquendo" (D-41); "Liniers" (D-51) y "Alava" (D-52); la Fragata "Vicente Yáñez Pinzón" (F-41) y el Minador "Júpiter" (F-11), así como la Flotilla de Desembarco de la Agrupación Anfibia, con las LSM "1", "2" y "3".

Parte de estos buques eran viejos conocidos de la ciudad por su presencia en anteriores ocasiones en el puerto de La Coruña, teniendo todos ellos su base habitual en el vecino Ferrol; sin embargo, no sucedía lo mismo con los dos Transportes de Ataque –“TA-11” y “TA-21”-, transferidos por la Marina norteamericana en 1964, el primero de ellos, y en febrero de 1965, el segundo. En cuanto a las Unidades de la flotilla de Desembarco -LSM “1”, “2” y “3”-, habían causado alta en las listas de la Armada en marzo de 1960, con idéntica procedencia que los Transportes.

Sin embargo, si bien es cierto que, tanto el “TA-11” como el “TA-21”, era la primera vez que visitaban el puerto coruñés, poco más de cuatro meses antes, a principios de noviembre de 1964, habían arribado a los muelles de La Coruña dos buques gemelos de los citados, si bien enarbolando bandera norteamericana.

Fue en la mañana del 7 de noviembre cuando hicieron entrada en el puerto los Transportes de Ataque “Arneb” y “Mountrail”, adscritos a la VI Flota, tras haber participado en unos ejercicios conjuntos con buques de nuestra Armada en aguas de Huelva, incorporándose, el día 11, el también Transporte “Sandoval” de idéntica procedencia que los anteriores. La insignia de la flotilla la enarbolaba el Capitán de Navío Wayne D. Surface, a bordo del “Mountrail”

La presencia de la marinería y de la Infantería de Marina yanqui, embarcada en las tres unidades navales, en número superior a 2.500 hombres, provocó gran animación en las calles coruñesas a lo largo de los días en que las dotaciones permanecieron de descanso en nuestro puerto, aprovechando para visitar la ciudad y sus zonas de ocio bajo la atenta vigilancia de efectivos de la Policía Naval pertenecientes al Cuerpo de Marines de los Estados Unidos.

El puerto, se convirtió en un foco de atención para todos los coruñeses, mayores y jóvenes, que acudimos en número muy elevado, durante aquellas jornadas, a conocer de cerca un tipo de unidades navales que jamás habíamos tenido ocasión de observar salvo en las películas de guerra de la época.

El TA-21 “Castilla” de la misma clase que el “USS Arneb”

A lo largo de aquellos días, La Coruña acogió a sus visitantes con la hospitalidad que siempre la ha caracterizado, sucediéndose las recepciones oficiales, los almuerzos de honor y las fiestas ofrecidas por diferentes sociedades a los huéspedes de allende los mares.

También, por su parte, los norteamericanos ofrecieron animadas fiestas a bordo de los buques a las que fueron invitadas muchas jóvenes coruñesas.

Durante aquellos días, un total de doce buques pertenecientes a la VI Flota, atracaron en diferentes puertos gallegos, en tanto que el resto de los participantes en aquellos ejercicios navales lo hicieron en otros franceses e ingleses.

Los Transportes “Arneb” y “Mountrail” abandonaron el puerto en la jornada del 12 de noviembre, continuando en aguas coruñesas el “Sandoval” que todavía permaneció hasta el día 16.

La expectación que despertó en la ciudad la presencia de estos buques se vio notablemente acrecentada, a lo largo de los días, debido a algunos ejercicios, fundamentalmente de tipo físico, que los Marines realizaron en la zona portuaria y que fueron seguidos por muchos curiosos.

De igual modo, algunos de los periódicos locales, insertaron en sus páginas entrevistas con miembros de las dotaciones de los buques casados con españolas y mostraron en sus páginas fotografías de los barcos, incluso tomas de las obras de mantenimiento exterior que se realizaron en algunos de ellos.

Con relación a estos buques cabe señalar que los “USS Sandoval” (APA 194) y “USS Mountrail” (APA 213), pertenecían a la clase “Haskell”, compuesta por más de un centenar de unidades dedicadas a transporte anfibio de tropas, entre las que se encontraba el “USS Noble” (APA 218), nuestro “TA-11” que sería bautizado a finales de 1965 con el nombre de “Aragón”.

Estos buques desplazaban 15.075 tn. a plena carga, con una eslora de 138,8 m., una manga de 19,3 y 7,3 de calado. Disponía de dos calderas Babcock & Wilcox, una turbina de vapor Westinghouse y una hélice que le proporcionaban una potencia de 8.500 cv. y una velocidad de 19 nudos.

Disponían de un radar AN/SPS-6 de descubierta aérea e iban armados de un cañón cuádruple de 40/56 mm. y cuatro dobles del mismo calibre, todos antiaéreos.

Su dotación, en el caso del “Aragón” era de 536 hombres, pudiendo embarcar 1.500 infantes de Marina con su equipo, así como 60 camiones tácticos. Disponía de dos LCM (lanchas para el desembarco de medios mecanizados), quince LCVP para transporte y desembarco de personal.

El “Aragón” (ex “USS Noble”), fue construido en los astilleros de Richmond (California), siendo botado el 18 de octubre de 1944, entrando en servicio el 27 de noviembre siguiente. Transferido a la Armada Española, causó alta el 16 de diciembre de 1964, siendo retirado el 1 de enero de 1982.

Participó, con bandera de Estados Unidos en la batalla de Okinawa, en el contexto de la campaña del Pacífico, durante la II Guerra Mundial y, con enseña española, en la evacuación de Guinea Ecuatorial y en el conflicto del Sahara en 1975.

En cuanto al “USS Arneb” (AKA 56), pertenecía a otra larga clase de buques de transporte anfibio de material, la “Andrómeda”, entre los que se encontraba el “USS Achernar” (AKA 53), nuestro “TA-21” que, a finales de 1965, sería bautizado como “Castilla”. Estos buques estaban concebidos para el transporte de vehículos y de material pesado.

Desplazaban 14.200 tn., con una eslora de 140 m., 19 de manga y 8 de calado. Disponían de una turbina de vapor y una hélice, con una potencia de 6.000 cv. que le proporcionaban un andar de 16 nudos. Su dotación, en el caso del “Castilla” era 247 hombres.

Su artillería estaba compuesta por un cañón de 127/38 mm., ocho de 40 mm., y otras piezas menores.

El “USS Achernar”, fue construido en astilleros de Nueva Jersey, siendo botado en diciembre de 1943 y entregado a la marina americana el 31 de enero de 1944. Transferido a la Armada Española, causó alta el 2 de febrero de 1965, siendo dado de baja el 1 de enero de 1982.

Bajo bandera española participó, al igual que su compañero inseparable el “Aragón”, integrantes del Grupo de Transporte Anfibio, en las operaciones llevadas a cabo en Guinea Ecuatorial y en el Sahara.

Todavía, después de tantos años, siguen frescos en la memoria los recuerdos de aquella tarde otoñal en la que, en unión de un grupo de amigas y amigos, me acerqué al puerto para ver aquellos Transportes de la VI Flota americana, cuya visita causó mucha expectación entre los coruñeses.