Seguimos las palabras del autor: "Se trata de una Ejecutoria de Hidalguía de los antepasados de José Daniel, que comienzan con Julián de Argüello en 1494/95, con quienes arranca este apellido patronímico, continúa con Francisco de Argüello (año de 1545) y finaliza con Pedro Hernando de Argüello (año 1581). Este último es el ejemplar de José Daniel Fuentes que contiene la particularidad de adjuntar los dos anteriores, como dispuso la Chancillería de Valladolid, a fin de seguir el rastro de la Hidalguía familiar desde antiguo." (Pág. 106); el documento es de 20 años después de la guerra de sucesión al trono de Castilla, entre la Reina Isabel y la Beltraneja, en pleno reinado de los Reyes Católicos.

En el (folio 24r), dice: "Y nos, Julián de Argüello, fyze lucha y armas a favor de parte de Nuestra Buena Señora e Grande Reyna Ysabel, prestando ayuda en el sitio e toma de Zamora e batalla de Toro con diez caballos e veinte lanzas, como asyn mesmo en la ganada batalla al Rey de Portugal en la Albubera de Meryda, batallas que libró por el reyno de Castilla ante su sobrina, doña Juana la Beltraneja...." (108)

Se da a conocer a Julián Argüello, en la campaña indicada, "probablemente -dice Fierro- en condición de vecino de realengo de Los Argüellos, a quien le competía la llamada al fonsado. No hay ninguna mención aquí a la asistencia de otros vecinos de Arintero, entre los cuales se hallaría la Dama. Su aportación de diez caballos y veinte lanzas da fe de la alta posición de Julián, quien quizá comandaría a los vecinos de Arintero que se alistaron para el fonsado."

Otros documentos acreditan que, los vecinos del territorio de Los argüellos no "pechaban", por ser de realengo,y eran todos fijosdalgo. Que el tal Julián de Argüello, se alistó en la campaña sucesoria al trono de Castilla. Que se desposó con una hija de Juan García y Leonor, de Arintero, señores de lugar. "Este casamiento da probablemente fe de vida a los padres de la Dama, quienes tendrían por nombre precisamente Juan García y Leonor, según muy diversas fuentes del romance y de sus comentaristas" (p.109)

Es imposible hacer rastreos certeros y máxime cuando destruyen o pierden los documentos. Tal es el caso del expediente de la Dama, el núm. 20.140, de su documentación, entregada el año 1946 al Museo del Ejército de Madrid, por el P. Alonso Getino. Así nos dice Ángel Fierro, en su pág. 103: "Uno de los intentos más interesantes por poner en valor la historicidad de personaje es llevado a cabo por Fray Luis Alonso Getino, de la Orden de Santo Domingo, historiador y biógrafo del P. Vitoria y natural de Lugueros". Éste solicitó que un retrato de la Dama -hecho por el Tte. Coronel José Luis del Villar- fuese incluido en la Sala de Heroínas del Museo. "La documentación exhibida por el P. Alonso Getino, quien se dice descendiente del antiguo Personero y Escribano del Concejo de Valdelugueros, coincide con la leyenda del pergamino de La Cándana y la certificación de D. Aníbal González, de Arintero. (...) El cuadro  de José Luis del Villar estuvo expuesto en la sala de Heroínas de este museo, hasta su traslado a la nueva ubicación en el Alcázar de Toledo el año 2010. Ante mi requerimiento, me informa el nuevo museo que la Sala de Heroínas ya no existe y que el cuadro de la Dama, está depositado en áreas de reserva, Almacén H. No han podido localizar además los documentos que entregó el P. Alonso Getino en 1946 que recibieron la referencia de Expediente 20.140. (...) Con la Dama de Arintero, desaparecieron de la exposición al público los cuadros de Francisca Guarch, Agustina de Aragón, la Monja Alférez, Manuela Malasaña, la Condesa de Bureta, o María Pita. Ignoro los motivos de estos arrinconamientos".

Para propios y extraños copiamos lo que dice Google, sobre el desmantelamiento del Museo del Ejército y su traslado al Alcázar de Toledo: "El edificio es lo único que se conserva del Salón del Reino, junto con el Casón del Buen Retiro cuyo origen se remonta a 1630, pertenecientes a los Jardines del Buen Retiro, posesión Real. El Museo del Ejército se encontraba en este edificio desde 1841 y su colección ha sido trasladada a Toledo en uno de los últimos expolios a la Villa de Madrid por motivos políticos. El Museo destacaba por existir una Sala de las Heroínas con retratos y recuerdos de Agustina de Aragón, Manuela Malasaña, la Monja Alférez, etc.". Más claro, agua. Los motivos políticos son los de destrozar la historia, y todo lo demás, y lo consiguieron. La responsable del desmantelamiento y traslado a Toledo en actitud de almacén, es de Carme Chacón, ministra de Defensa en 2010. Tan solo se expone una quinta parte de los fondos. Pero este atentado contra el patrimonio nacional y expolio cultural lo dejo para mi crítica política, en su caso.

La obra que presenta el autor es esencial para el conocimiento del hecho que refleja, y requiere su lectura sosegada al interesado. Su análisis crítico avanza mucho y aclara las investigaciones hechas hasta ahora sobre la Dama y la creencia de que fue un personaje real; que existió y avanzó el mudo cultural por tal hecho que conlleva su estudio, porque nada de esto hubiera surgido de la nada, sino de la misma realidad, de donde parte toda nuestra verdad en esta tierra. Si tanto se escribió sobre ello es por algo. Tenga las interpretaciones que quiera el personaje existió. En caso contrario no hubiera tenido ninguna.