Uno creía que el tema ajedrez lo había puesto de moda no solo la serie Gambito de dama, sino el twitter de Joan Canadell. Este personaje es empresario y presidente de la Cámara de Comercio de Cataluña. Afín a la causa separatista.

Recientemente hizo público un twitter, basándose en otro, en el cual presuponía que el ajedrez era de origen catalán. Es más, consideraba que los catalanes llevaban 10 siglos aficionados a este deporte y que “cuando un noble catalán, el conde Ermengol de Urgell, colocó sus piezas de ajedrez en el Convento de Saint-Gilles cerca de Nimes, Francia, poco podía haber anticipado que también estaba haciendo un legado al ajedrez. El testamento del conde, que se puede fechar alrededor del año 1008 d.C., es la primera fuente europea en mencionar el ajedrez, y el juego hace su aparición en la civilización occidental en Cataluña”.

 

A parte de todo esto Canadell es uno de los muchos separatistas que financian el Institut Nova Historia. Esto lo hizo público en otro twitter que decir “hace cinco años que pago cada mes 200€ a Jordi Bilbeny mediante el INH y lo hago con mucho orgullo. Alguien ha de cuestionar la historia oficial de nuestro país. No puede ser que alguien aún crea que la expedición de Colón se pagó con las joyas de Isabel”. No nos debe extrañar que este separatista subvencione el parque temático llamado Institut Nova Historia. Al contrario. Estos también tienen mucho que decir del ajedrez.

Sostienen que el origen del ajedrez es catalán porque el conde Ermengol de Urgel (974-1010) dictó testamente en julio e 1007, y en él hace referencia a un juego de ajedrez. Por lo tanto el ajedrez se inventó en Cataluña, cuando este término no empezó a utilizarse -el de Cataluña- hasta el 1117- Lo que se olvidan es que los musulmanes entre el 700 al 900 invadieron España y este conde luchó contra ellos desde el 1003 al 1010. Con lo cual es fácil que lo conociera.

Defienden las teorías de José Antonio Garzón. Este creyó demostrar que las reglas modernas del ajedrez fueron creadas a finales del siglo XV en Valencia, por un autor de Segorbe, llamado Francesch Vicent. Parece ser que este autor publicó las reglas del ajedrez moderno en el 1495. Curiosamente no existe ningún ejemplar del manuscrito. Sin embargo el autor afirma que “fijó de manera pionera las normas del ajedrez, introduciendo en una partida la figura de la reina”.

Esta parte es interesante porque, según parece, en el ajedrez antiguo  no existían esta figura y si en la moderna. Y esto se debe a Isabel la Católica. Dicho de otra manera. Le quiso hacer un homenaje a esta reina colocándola en el tablero de ajedrez.

A esto hay que añadir el poema Scachs d’amor de Francisco de Caatellví, Narciso de Vinyoles y Bernardo Fenollar. Los investigadores Ricardo Calvo y José Antonio Garzón afirman que Valencia es la ciudad donde nació el ajedrez moderno. Y no sólo esto, consiguieron convencer -supongo que con una buena cantidad de dinero- a Anatoly Karpov y Gari Kasparov.

El famoso Institut Nova Historia, subvencionado por Canadell, cientos de catalanes y la Generalitat, afirman en un artículo que “una capital valenciana donde residen los Reyes Católicos y, con ellos, claro, toda la nobleza que los seguía. Y entre esta debemos distinguir, por fuerza, a el duque Juan Ramón Folch IV de Cardona y su esposa Aldonza Enríquez, tía del rey Fernando y madre de la futura abadesa de Pedralbes, Teresa/Caterina de Cardona (1494-1562), que en el INH identificamos como la verdadera Teresa de Jesús”.

Teresa Sánchez de Cepeda Dávila y Ahumada era hija de Alonso Sánchez de Cepeda y Beatriz de Ahumada. Nació en el 1515 y murió en el 1582. Juan Ramón Folch tuvo cuatro hijas, siendo la última en nacer Teresa en el 1494. Juan Ramón Folch murió en el 1514. Dejando a parte este invento histórico, pues nunca nació en Cataluña, menos fue abadesa del monasterio de Pedralbes y nunca tuvo una hija llamada Caterina, los del Instituto llegan a la conclusión que Santa Teresa de Jesús -para ellos Caterina de Cardona- a diferencia de Dios que no jugaba a dados -Gott würfelt nicht según Einstein-, ella sí sabía jugar al ajedrez. ¿Por qué? En una carta que le escribió al padre Jerónimo Gracián podemos leer que “deténgase vuestra paternidad, aunque no obedezcan, a poner las cartas de descomunión. Esto se me ofrece. Allá lo sabrán mejor, más quería que no pareciese les den mate ahogado”.

Según Ricardo Calvo, en el poema del 1475 Scachs d’amor se hace referencia al “mate ahogado” como formas de conclusión de la partida. Esta expresión hoy en día le denominamos tablas. Pues bien, teniendo en cuenta que Santa Teresa de Jesús usa la expresión “mate ahogado” esto significa que sabe jugar al ajedrez. De otra manera no se explican que pudiera conocer esta expresión. Conclusión más simple no existe.

Canadell ni habla de la apertura catalana, una invención del ajedrecista polaco Tartakower. A este le pidieron que creara una nueva obertura durante un torneo que se organizó en Sitges, en el 1928, durante la Exposición Universal que tuvo lugar en Barcelona. De ahí el nombre de catalana.

Aunque todo es muy triste, porque se inventan la historia, en el fondo son admirables. Nunca en la historia humana una institución se había inventado tantas idioteces juntas. Desde Colón hasta la bandera de los EEUU, pasando por Santa Teresa de Jesús. El motivo de este ingenio lo definió perfectamente Josep Pla al escribir que “el pueblo que no logra manifestar su subconsciente de manera holgada, libre y normal, pierde fatal y certeramente su personalidad. El arrinconamiento al que aludo crea en el catalán un sentimiento de inferioridad permanente. Esto ha dado lugar a una psicología curiosa: la psicología de un hombre dividido, que tiene miedo de ser él mismo y, al mismo tiempo, no puede dejar de ser quien es, que se niega a aceptarse tal como es y que no puede dejar de ser como es”.