Transcurría  el  año  1812,   cuando    ESPAÑA   ardía   en  llamas,   inmersa   en   una   guerra  popular  contra   el  invasor   francés,  que  había   encontrado   en  gran  parte  de  la  clase   dirigente    española    comprensión   e   incluso  aquiescencia    en  la  usurpación  de  la   soberanía   nacional.

         No   tardó    Inglaterra   en  ofrecerse   para  combatir    en  suelo  hispánico  a  las tropas  napoleónicas,  no  por  simpatía   hacia  lo  español, ni  tampoco  por   desinteresado   altruismo,  sino   para   impedir   el  dominio   francés  sobre  el  Continente  europeo y,  por  tanto,   sobre   ese   gran   mercado  que  es  Europa,   fuente   de  negocios  y  riqueza.

        Las   tropas  inglesas   desembarcaron   en  Portugal    y  pronto    fue   liberada  la ciudad   fronteriza   de   Ciudad  Rodrigo,   dedicándose  la soldadesca  inglesa   a   tres   días   de   saqueo,  asesinatos   y  violaciones ,   que   la   oficialidad    no   quiso   o  no  pudo   impedir.

         Unos  días   después   sucedía  lo mismo  en  Badajoz,   pero  esta  vez   a  mayor  escala   si   cabe,   lo   que  le   llevó   a   escribir en   sus  memorias   a   uno  de  los  oficiales  presentes:  “Las  atrocidades   cometidas  por   nuestros  soldados   contra   los  pobres  habitantes   inocentes   e   indefensos   de  la ciudad,   no  hay  palabras   que  basten   para   describirlas”.

        En  aquellas   dramáticas   circunstancias,   dos   jóvenes   hermanas   que   habían  perdido  a  sus familiares,   se  acercan   hacia   un  grupo  de oficiales  ingleses   que  descansaban  delante  de  varias  tiendas  de  campaña  en  las   afueras   de  la  ciudad  y   solicitan   su  protección.  Aún  les  gotea   la   sangre   sobre   los   hombros   por   los   desgarros   sufridos   al  arrancarles  la   soldadesca   los   pendientes   que   habían  colgado   de  sus   pabellones   auriculares.

         Pertenecientes  a  una   familia   de  recio  abolengo,  los   Ponce   de  León,   lo   habían   perdido  todo.  La   mayor   de   las  hermanas   era   la   esposa   de un  oficial   español,   que  se  encontraba   en  un  lugar   lejano   del   país,   tal   vez   vivo   o   quizás   no.   Y  la  menor,   de   14  años,   había   terminado   poco   tiempo  atrás     las   enseñanzas   conventuales    que  se   impartían    en   aquella   época.   Su   nombre:    Juana   María   de   los   Dolores   León.

          El   teniente    Harry  Smith,  de  25   años,   se   enamoró   al  instante    de   aquella   adolescente   angelical,   cuyo  rostro,   si   no  estrictamente bello,   poseía   un   atractivo    irresistible,   junto   a   una   figura   esbelta   y   grácil,   un   enamoramiento    tan   intenso  y   apasionado    como   el   que   sintió    la   joven     Juana   María    hacia   aquel   oficial   inglés,   de   quien   no   se  separaría   ya   durante   el  resto   de  su  vida.  Pocos   días  después   contrajeron   matrimonio.

         Ascendido   a   capitán,  “Enrique”,   así   llamado   cariñosamente   por   la   señora   Smith,     enseñó   a  cabalgar   a   su  joven  esposa,  que   pronto   se   convirtió    en  una   experta   amazona.

        El   22   de   julio   de  1812,  tras   la   aplastante  victoria   anglo-luso-española    en   la  Batalla   de  Arapiles,   al  sur   de  Salamanca,   Juana  María   desfiló   a   caballo    junto  a   los  soldados,   a   quienes  inspiraba   ya   un  profundo  respeto  y  admiración.    Y   el   13   de  agosto    entró   en   Madrid   con  el  Ejército  inglés,   a   cuyo   frente   desfilaba   el   general   Wellington.

        Acompañando    a   la  Intendencia,   los  carros,   el   avituallamiento y  diversos  heridos,   Juana  María   de   León-Smith    se   había   ganado   el  aprecio  y   el  afecto   de   cuantos   la   conocían,  con  un  comportamiento  ejemplar   de  participación  y  entrega,  vibrando   junto   a   los   demás   en    el  inevitable   ambiente   dramático   de   la  guerra.

        Así,   en  persecución   de   los   franceses,  llegaron  las  tropas  inglesas   a   Francia,   donde,   por    fin,   cuando  Juana  María   contaba   16   años    y    vivía   con   su   Enrique   en  Toulouse,   se   firmó   la   paz.

         Pero   poco   duró   aquel   periodo   de   asueto   y  relax,   pues   el  prestigio   alcanzado   por   Harry   Smith   como   oficial,   hizo   que  fuera   llamado  para  la  guerra   contra    los   yanquis    que   se   habían  emancipado   en  el   norte   de   América.   Se   despidieron   en  Burdeos;   él   partió   hacia   el  Nuevo  Continente,  ella   hacia  Inglaterra.

        Siete   interminables   meses   de   guerra   separaron   a   los   dos enamorados,    al   término    de   los   cuales,   Enrique,   ascendido   a   comandante,   había    vuelto   a    Londres   para  reencontrarse   con  su  adorada    esposa.

          La    integración   de   Juana  María  con  su   familia   política   fue   total,    ganándose   el  afecto  y   el   aprecio   de   todos,   hasta    hacerse   inseparable   de   su  suegro,   tan  buen  jinete   como   ella.

         Un  nuevo   llamamiento  de   guerra    reclamó   la   presencia   de   Harry   Smith,   pero   ahora  en   el   Continente europeo.    Wellington    estaba    formando   un   gran   ejército   en  Bruselas  ante   la   inminente   batalla   de   Waterloo,   aunque  en  esta  ocasión    Enrique   no  iría   solo:  Juana  María   no   deseaba    separarse   nuevamente   de  él   e   insistió    en   acompañarle.

        Tras    la   batalla   y  las  primeras   noticias   del   triunfo   sobre   Napoleón,   nuestra   heroína   cabalgó    hasta   el   campo    de   batalla     en   busca     de   su   marido,    creyendo    enloquecer    ante   tanta   tragedia   y   la   idea   de   que   su  Enrique   se   encontrara   entre   aquellos   miles    de   cuerpos   inertes.  ¿Cómo   pudo  resistir   en   aquella   situación,   tras  escuchar   decir    a   unos  oficiales   que   su   marido   tal   vez   estuviera   muerto,  sintiéndose  extranjera   en  tierra  extraña,   despojada  de   todo    y   hundida   en  la   tristeza?

         ---Os   lo   diré: educada   en  un  convento,   me   enseñaron   a   apelar   a   Dios   por   Jesucristo.   En   aquella   aflicción   es   lo   que  hice.

         Afortunadamente,   su  Enrique   así   como   el  resto   de   sus  hermanos,  ni   siquiera   habían   sufrido    rasguño    alguno.

         Tras   la  firma   de   la  paz,   durante   el  último   año   del   periodo   de   la    ocupación   inglesa   de   Francia,  en  1818,    en    una   revista   de   tropas   realizada   por   el   zar   de   Rusia,   el   rey   de   Prusia   y   varios    grandes   duques,    el   duque    de   Wellington   presentó     a     Juana  María    al   zar   con  estas  palabras:  

         --He   aquí,   sire,  una   pequeña   guerrillera   española    que  hace  la  guerra   con   su  marido    como  la   heroína   de  Zaragoza.

          Con   34   años,   encontramos   a   Lady   Smith    con   su marido   en   plena   campaña   bélica   en   las   guerras   de   los  bóeres,  en   Sudáfrica, rodeada   de  las  mujeres   de   los   jefes   negros,   a   quienes   enseñaba    y  educaba,   tras  haber   acompañado   a    su  Enrique,   cabalgando   junto   a  él,   por   todos  los  continentes   del   Imperio   Británico,   tanto   en  la   India   oriental    como   en  África   donde   se   encontraba   ahora   y    donde   Harry   Smith,   ya   procónsul    en   El  Cabo,   ganaba   batallas   y   fundaba   ciudades.

         Una   de   ellas,   la   ciudad  que  lleva  el   nombre    de   nuestra  heroína,  LADYSMITH,   en   la  actualidad    de   225.000  habitantes,   tuvo   que   resistir,   como   Badajoz,   uno   de   los   asedios   más  espantosos   que   ha   conocido   la   historia.

         Tras    regresar   a  Inglaterra,   la   pareja   anglo-española    se   instaló    en   Manchester    en   servicio   de   guarnición   militar,   él   ya   con   el   grado   de   general.    Trasladados   a  Londres,    el   12   de   octubre    de   1860   fallece   Enrique   a    consecuencia   de   una   crisis   cardiaca.   Su   mujer,   Lady   Smith,  le   sobrevive   12   años,    en   un  invierno   de   la   vida    envuelto    en   los    más   entrañables  y  bellos   recuerdos,   sin  padecer   penurias   económicas,   tras  una   pensión   especial   concedida   por   el   Parlamento   Británico.  No  tuvieron   descendencia.

        Formidable,   Juana   María   de  los   Dolores   León-Smith,  mujer  que  supo    amar,    luchar,   sufrir,  gozar  y   soñar,  como   la   VIDA    misma,  junto   a  su  marido,    antes   del   feminismo.   Española,   de   Badajoz,   para   más   señas.

Por POR   JOAQUÍN   SAMA,  dedicado  a  la  inmensa  mayoría  de  las mujeres  que  viven,  crean,  luchan,  trabajan,  sufren,   gozan  y   sueñan  junto   a   los   hombres.