El 11 de junio de 1820 el diario MISCELANEA DE COMERCIO, POLÍTICA Y LITERATURA publicó la siguiente proclama del alcalde de TORRELAGUNA:

   Creemos complacer a nuestros lectores, insertando aquí una proclama del alcalde constitucional de Torrelaguna, que es uno de los documentos más singulares y curiosos de la presente época. Es como sigue:

   Amados convecinos, nobles ciudadanos, a vosotros se dirige mi palabra: sabed, y no lo dudéis: al momento que recibí el honor de que me hicieseis caudillo de este pueblo, depositando en mis manos la autoridad de juez, en este mismo momento me olvidé del ramo de la agricultura, que es el que sostiene mi casa y familia, por atender a vuestras solicitudes. Llegad a mí a pedir justicia, pues a cualquiera hora estaré pronto a administrarla: no os detengan las tinieblas de la noche, ni la acostumbrada hora de tomar el cuotidiano alimento, pues todo lo dejaré para acudir prontamente a vuestras justas demandas: a manera de un caudaloso rio que día y noche deja correr sus raudales, y que a proporción que se encrespan sus olas, es mayor su velocidad, así seré yo para con vosotros. No creáis ni aun remotamente venderé la justicia por el mayor respeto: seré justo como la ley, y procurare que mis providencias sean según el espíritu de nuestra sabia y gloriosa constitución: aborreceré a los inicuos, y trataré de separarlos de vosotros para que viváis en paz: os lo prometo y juro en honor de la verdad, y en obsequio  de la autoridad en que me hallo. Esto me lo dicta mi razón, que es el único estudio que he practicado, pues mi destino de labrador no me permite más digresiones: seré siempre vuestro amante ciudadano.

El alcalde constitucional: Juan del Rincón.

Fuente: Hemeroteca de la B.N.E.

 Torrelaguna diciembre 2020.