Como si hubieran recibido órdenes muy precisas, en todos los municipios de Cataluña se actuó de la misma manera cuando estalló la guerra civil. Se organizó un comité, se destruyó el patrimonio religioso, se represalió a aquellos contrarios al poder establecido, el poder paso a manos del comité y el terror se instauró a lo largo de esos años. Nada varió y se repitieron con pequeñas variaciones. Como ejemplo de lo que acabamos de decir nos centraremos en un municipio de la provincia de Girona. Les Planes d’Hostoles es un municipio de la comarca de La Garrotxa (Girona) que, al estallar la guerra civil tenía 1715 habitantes. En Les Planes se llevó a cabo, sistemáticamente lo que acabamos de detallar.

 

Patrimonio religioso

Se tenía que terminar con todo lo que tuviera que ver con la Iglesia Católica. Por eso, el 26 de julio de 1936, como queda inscrito en la Causa General: “por la horda roja de esta población, capitaneada por el Comité, se procedió al saqueo e incendio de la Iglesia Parroquial de San Cristóbal y la Casa Rectoral. Fue destruido, entre otros objetos preciosos de Culto, un magnífico retablo de madera labrada, perteneciente al siglo XVI, estilo Barroco-Churrigaresco, valorado en más de 500.000 pesetas, y un Santo Cristo del siglo XVII de valor extraordinario”.

 

No acabo ahí la destrucción, al día siguiente, 27 de julio, leemos que “fue saqueada e incendiado el Templo de San Cristóbal de Cogolls y de Santa maría de Las Ansias, de este término municipal, con sus respectivas Casas Rectorales; así como las Ermitas de Santa Margarita, Ángel, Nuestra señora del Remedio y San Salvador de Cogolls”. El valor material de todas estas destrucciones ascendió a 32.500 pesetas.

 

Las tropas nacionales entraron en Barcelona el 26 de enero de 1939. A partir de ese momento, los militares que formaban parte del bando republicano, emprendieron la huida hacia Francia. El 6 de febrero de 1939 podemos leer en la Causa General que “fue volada por la horda roja en retirada ante el glorioso avance del Ejército Nacional, dicha Iglesia Parroquial de San Cristóbal y el Cementerio Católico anexo a la misma, llevando ello aparejado también la destrucción de la Casa Rectoral y de varios edificios-vivienda de esta población. El valor del edificio Iglesia Parroquial y de la Casa Rectoral se estimó en 500.000 pesetas… fue también volado el Castillo de esta población, valorado en unas 75.000 pesetas, e incendiada una aula de las Escuelas Nacionales”.

 

Aunque no lo dice el parte transcrito, también volaron el puente que cruza el rio Brugent, para frenar el avance de las tropas nacionales. El artífice de todo aquello fue Enrique Lister. Poco antes había estado en Bruñola, donde mandó fusilar a Ricardo Civit Sanvicente; Juan Camps Planas; José Oriol Pascual Elías; Fernando Pascual Elías; Juan Bautista Marlés Bacardit; Ricardo Anglada y Ricardo Cavero Sellares. Pasó por Les Planes, destruyó lo que pudo y se marchó dirección Francia.

 

Asesinatos

La represión en Les Planas no fue tan sangrienta como en otros municipios catalanes. Se asesinó a dos personas. El 23 de agosto de 1936 fusilaron a Juan Vidal Planella, de 53 años, veterinario. Casado con Francisca Pagés Poch, tuvieron cuatro hijos llamados Francisco, José, Francisca y Elvira. En la Causa General encontramos el testimonio de su hijo Francisco Vidal Pagés, de 29 años, soltero, maestro nacional y vecino de Bañolas. Sobre el asesinato de su padre relata lo siguiente:

 

Fue detenido por los comités antifascistas de Las Planas y San Feliu de Pallerols, en esta última población, el 23 de agosto de 1936, siendo conducido después de sacarlo violentamente de la casa del médico Don Juan Bosch, donde se hallaba acogido, hacia Las Planas, habiendo sido maltratado y por último asesinado en la carretera, dejándolo abandonado.

 

Se cadáver que presentaba diversas heridas por arma de fuego, fue hallado en el quilómetro 28 carretera de Olot a Santa Coloma de Farnés, dándole sepultura a unos dos quilómetros y medio de Las Planas, en un boque denominado Las Planelladas”.

 

Nacido en Cal Piqué en Camprodón, el 1 de mayo de 1883. Estudió en el Santuario de El Collell y veterinaria en Zaragoza y Madrid. En 1909 empezó a ejercer de veterinario en Bañolas. Amplió sus estudios de bacteriología en el laboratorio de ciencias experimentales que dirigía el Dr. Astek en Barcelona. En 1915 es nombrado veterinario municipal de Bañolas. Compaginaba su profesión con la de gerente de la “Tornilleria Walf” de Bañolas. Fue nombrado Inspector Municipal Veterinario de Sant Feliu de Pallerols. Como curiosidad hay que apuntar que el ayuntamiento de New York le ofreció incorporarse a los servicios veterinarios de aquella ciudad y nacionalizarse norteamericano, cargo que no aceptó. Entre las obras que escribió debemos destacar “L’Estany de Banyoles” (1925).

 

El segundo asesinado fue el religioso capuchino Julián Gibart Marcé, Padre Vicente de Besalú. Vivía en Olot y al estallar la guerra civil se escondió en Les Planes. Fue descubierto el 26 de agosto de 1936. Lo asesinaron en la carretera de Girona a Les Planes, en el municipio de Sant Aniol de Finestres. Su cuerpo fue enterrado en la cuneta donde lo asesinaron.

 

Nacido el 24 de marzo de 1897. Vistió el hábito en el noviciado de Arenys de Mar el 12 de septiembre de 1912. Estudió filosofía. Recibió el presbiterado en Sarriá el 28 de marzo de 1903. Era devoto y entregado a una vida eucarística y mariana. La guerra civil le sorprendió en Olot y, como los demás religiosos, buscó refugio. Ara pasar desapercibido, se vistió de pordiosero. Mientras pedía limosna fue detenido por los milicianos y llevado al Comité, que de momento no lo identificaron como religioso. Fue él mismo el que se identificó como sacerdote. Después de un breve interrogatorio lo llevaron al lugar donde fue asesinado. Quiso que le dispararan mirando a sus verdugos. Fue beatificado el 21 de noviembre de 2015.

 

El Castell

Antes hemos hablado de que el 6 de febrero de 1939 fue volado El Castillo por las tropas de Enrique Lister. Hablemos un poco de este edificio. La ermita de Nuestra Señora del Remedio, saqueada e incendiada el 27 de julio de 1936 formaba parte de este edificio. Era propiedad proindiviso de Ignacio de Bufalá Ferreter -militar y propietario agrícola, casado con Dolores Moreno-Churruca de Llanza, sobrina del duque de Solferino- y Firmo de Casanova de Vallés -hijo del marqués de Galtero, título pontificio-.

 

André Rius Expósito, que era masovero y administrador de la finca, declaró ante el juez de la Causa General que “en agosto de 1936 el Comité Rojo local procedió a la incautación de todo el edifico llamado El Castell, radicado en la Plaza de España de esta población; respetando empero el mobiliario y demás enseres domésticos allí existentes; que eran de propiedad del declarante. En dicho edificio quedó instalada durante seis meses la CNT, pasando a ser luego ocupado por una colonia infantil de refugiados hasta unos ocho días antes de la gloriosa liberación, en que fue convertido en depósito de municiones del Ejército rojo”.

 

Comité local

Fueron miembros del Comité local de Les Planes d’Hostoles: Juan Mundet Fabrech, José Colom Olivet, Francisco Boada Solé, Esteban Comas Nogué, Conrado Albareda Iglesias, José Rius Rodeja, Juan Sitjá Nogué, José Boada solé, Francisco Sitjá Nogue, Salvio Amagat Tarrés, Esteban Comas Nogué, José Roca Vila, y Francisco Vila Llach, alias Charriquillo.