Fue en 1994, con ocasión de celebrarse el vigesimoquinto aniversario de la instauración de la figura de la Meiga Mayor, cuando decidimos elevar un escrito al Teniente General Máximo de Miguel Page, Capitán General entonces de la VI Región Militar Noroeste, solicitándole el correspondiente permiso para tributarle un Homenaje de cariño y respeto a nuestra Bandera Nacional, la roja y gualda, la de todos los españoles de bien.

Se trataba de un acto extraordinario enmarcado dentro de un ambicioso programa de actividades, también extraordinario, que serviría para conmemorar las bodas de plata de la entrañable figura de la Meiga Mayor.

Buscamos información por todas partes con resultados bastante discretos; al parecer la entonces Comisión Promotora era la única Entidad privada en toda España, o al menos una de las únicas, que pretendía realizar un acto de estas características. Tras los primeros contactos, el proyecto se fue definiendo y los objetivos se fueron estableciendo en tiempo y forma.

Desde el principio estructuramos el acto en dos partes claramente diferenciadas; de un lado, el acto puramente militar, que se repite a diario en todos los acuartelamientos y buques de la Armada, contando con el indispensable concurso de fuerzas de la guarnición coruñesa, y de otro, el civil que sirviese como un homenaje popular a la Enseña Nacional no solo con la participación de la Comisión Promotora, sino también de una parte importante del tejido socio-cultural de nuestra ciudad.

De inmediato se fijó el calendario de celebración del Homenaje, así como su horario y el marco en el que habría de desarrollarse. Como fecha se estableció la del viernes 17 de junio, a las 20,00 horas, en la plaza de la Constitución, a los pies del palacio dieciochesco de la Capitanía General.

De igual modo se estableció la etiqueta de las Meigas para su participación en el Homenaje, disponiendo que vistiesen el Traje regional de Galicia, luciendo sus respectivas Bandas acreditativas de su condición.

El esquema del Homenaje se estructuró de una forma relativamente sencilla, aunque cargado de emotividad. Tras la llegada de la vistosa comitiva de las Meigas mayores e infantiles de las HOGUERAS-94 a la plaza de la Constitución, donde ya se hallaba formada la fuerza encargada de rendir honores, haría acto de presencia la Autoridad militar que, tras recibir los correspondientes honores, pasaría revista a la Unidad formada y saludaría a Meigas e invitados.

Una vez autorizado el inicio y desarrollo de los actos entrarían en la plaza, donde también se encontraban ubicadas ya las distintas Corales participantes, los estandartes de las diferentes Entidades culturales y folclóricas sumadas al Homenaje.

La Meiga Mayor Infantil, da suelta a la paloma

Seguidamente, un grupo folclórico bailaría una muiñeira al pie del mástil como homenaje de Galicia a la suprema realidad de España, tras lo cual las Meigas de Honor y Meigas de Honor Infantiles, a los acordes del pasodoble “Banderita” de la zarzuela Las Corsarias, cantado por todas las Corales participantes, depositarían su ofrenda floral ante la Enseña Nacional.

Concluida esta sencilla y emotiva ofrenda en la que también se habrían de sumar diferentes Reinas de las Fiestas venidas de toda Galicia, invitadas por la Comisión Promotora, se daría lectura a una Oda dedicada a España que daría paso al ofrecimiento del Homenaje presentado por el Presidente de la Comisión Promotora.

El Himno gallego y una suelta de palomas contenidas en unas cestas que portarían la Meiga Mayor Infantil y sus Meigas de Honor Infantiles, daría paso al solemne acto de arriado de la Bandera, con los honores correspondientes, que sería plegada por la Meiga Mayor y la Meiga Mayor Infantil. Terminado el arriado, se procedería a rendir tributo de recuerdo a los Soldados de todos los tiempos que, integrados en los Ejércitos de España, dieron su vida por la Patria. Para ello, la Meiga Mayor depositaría una corona de laurel al pie del monolito y la Meiga Mayor Infantil un ramo de flores como testimonio de respetuoso recuerdo a los muertos por España.

Finalmente, tras el reglamentario toque de Oración, la Unidad de Música interpretaría la Retreta que pone fin al día militar. El acto concluiría con la retirada de la fuerza y el posterior desfile.

Redactado el proyecto fue elevado al Capitán General quien de inmediato dio su visto bueno, quedando de acuerdo tanto en la fecha y hora previstas, así como en el orden de desarrollo del acto.

En unos días nos confirmaron que sería el Capitán General la Autoridad militar que presidiría el acto y que la fuerza encargada de rendir honores estaría integrada por Escuadra de Gastadores y una Compañía, integrada por dos Secciones, del Grupo de Operaciones Especiales “La Victoria VI”, con base en La Coruña, acompañada por la Unidad de Música del Gobierno Militar.

De inmediato comenzamos a cursar las invitaciones a las diferentes Entidades sociales y culturales de la ciudad que se sumaron masivamente a este Homenaje, aportando sus Corales o sus Estandartes, así como a Autoridades, amigos y simpatizantes de la Comisión Promotora.

Por fin llegó el día. Aquella tarde, antes del Homenaje, inauguramos, con la asistencia del Teniente General Máximo de Miguel Page, la Exposición de las “Fiestas Tradicionales de España”, instalada en la desaparecida Estación Marítima y desde allí la Comitiva de las Meigas se trasladó a la plaza de la Constitución donde, con condiciones meteorológicas del todo adversas, se celebró brillantemente el al acto.

Homenaje a los Caídos por España

A su conclusión tras exponérselo al Capitán General, que se mostró muy interesado y abierto a cualquier colaboración, nos planteamos seriamente la posibilidad de incorporar el Homenaje a la Bandera al programa oficial de las HOGUERAS como solemne acto de cierre, fijando su celebración para el día 30 de junio y caso de que esta fecha coincidiese en sábado o domingo para el viernes anterior.

Desde entonces, este entrañable acto de Homenaje a la Bandera Nacional se ha venido repitiendo, año tras año, hasta el pasado 2019 ya que, en 2020 y en el presente 2021, el malvado “chinovirus” ha impedido su celebración.

No son muchos los actos que, teniendo como escenario nuestra ciudad, han aguantado los envites de más de veinticinco años de celebración continuada, más bien pocos, sin embargo, el Homenaje, cada vez más popular, cada vez más concurrido por los coruñeses, ha sabido mantenerse tan fresco y vigoroso como el primer día con mínimas modificaciones en su estructura original.

A partir de 2015, la Asociación de Meigas heredó la organización del Homenaje que, pese a todo, sigue vinculado a la Comisión Promotora constituyendo el broche de oro del programa anual de HOGUERAS.

Esperemos que, en 2022, volvamos a celebrar este emotivo acto de Homenaje a la Bandera de todos los españoles.