En el 23 de Marzo de 1369 moría, tras la traición, otra más, de du Guesclin, el rey Pedro I, llamado por sus enemigos el cruel, después de una azarosa vida llena de peligros y de trabajos, por culpa de su mala relación con los nobles del reino de Castilla. 
 
Este adelantado a su tiempo, se apoyó en su reinado en las fuerzas productivas del reino, es decir, burgueses, campesinos y demás, cosa que no le fue perdonada por la nobleza que apoyó a sus hermanastros hasta que lograron su muerte.
 
La labor de Don Pedro pues quedó un siglo en espera hasta que la mejor corona que ha tenido España, una mujer, ojo al dato Irene Montero, Isabel I de Castilla, dominó a la levantisca nobleza Castellana e instauró las bases de un estado moderno.
 
No se olvide tampoco que Don Pedro a punto estuvo de ganar el reino de Aragón para Castilla por la fuerza de las armas.
 
Don Pedro reprimió las numerosas traiciones y levantamientos de sus nobles aplicando la pena de muerte. Sin embargo a sus hermanastros les perdonó la vida en repetidas ocasiones y estos le siguieron traicionando hasta matarlo. De la escabechina con los nobles le viene su apodo de el Cruel, puesto por sus enemigos.
 
En un siglo de crisis económica y de peste, la nobleza quería seguir manteniendo su elevado nivel de vida adquirido en los años prósperos anteriores y esquilmaba al pueblo sin piedad de ningún tipo. Por ello las clases productivas castellanas amaron al rey Don Pedro y le pusieron el apodo de el Justiciero.
 
Y aquí hemos llegado a donde yo quería llegar ante la situación actual de España. En ella asistimos como una alianza entre las oligarquías extractivas y el comunismo está expoliando a las clases medias hasta límites insospechados para mantener el costoso nivel de vida adquirido en los años del boom inmobiliario y el oropel y boato de las 17 taifas.
 
Pero ojo, ayer maté una gallina, no la gallina desplumada de Stalin sino una normal, para echarla al puchero. Le di un tajo en la zona que une el cuello y la cabeza y por allí se desangró. Según su cuerpo se vaciaba de sangre sus miembros iban perdiendo la fortaleza y el vigor, hasta que expiró.
Al igual que España ante la actual sangría a la que está siendo sometida por parte de las oligarquías aliadas al gobierno social-comunista. Está perdiendo el vigor y la fuerza hasta el punto de encontrarnos al borde de la expiración. 
 
Espero que la torpe metáfora empleada me haya servido para hacerme entender. España necesita en estos momentos a un Don Pedro que mantenga a raya a las élites extractivas antes de que el país dé su último suspiro.
 
Ante esta extraña alianza forjada en el ánimo de mantener las prebendas, hay que reaccionar y ponerle coto por fin. Nuestras clases medias no pueden más, están agotadas material y moralmente. Así pues es urgente acabar con la constitución del 78, el estado de las autonomías y el esquilmado que las oligarquías hacen al pueblo mediante las empresas energéticas. 
 
Por ello es necesario desde ya la expropiación de las empresas de gasóleos, luz y gas. En tiempos de Franco eran del estado y deben volver a serlo otra vez.
 
Por que nuestro pueblo necesita energías baratas para poder competir con las empresas extranjeras.  Por que necesita ahorrar para invertir en I+d, porque es necesario sentar las bases de un estado moderno de una vez por todas.
 
Y por eso ojalá surja un Don Pedro que ponga coto a tantos desmanes.
 
Se me puede acusar de que estoy mezclando churras con merinas, pero yo no lo veo así. Si que veo que tenemos una estructura oligárquica medieval que se ha unido a los "progresistas" con el fin de seguir dándose la gran vida, putas y drogas incluidas, a costa del sudor de los sufridos contribuyentes de las clases medias de este país.
 
Y hay que acabar con esta situación desde ya. Por que los exhaustos músculos del tejido productivo español ya no tienen fuerza.
 
Así que dejo esta reflexión en el día de hoy en el aire. Ojalá que el abotargado pueblo español reaccione y ponga las cosas en orden. Hay un video por ahí circulando de un montón de coches 407 oficiales amontonados en un desguace, nuevos pero a punto de ser desguazados. Sirva este ejemplo para ver con qué frivolidad se gastan nuestro dinero las élites extractivas.
 
En lugar de promover planes de desarrollo para nuestras carreteras, comunicaciones, industrias, una hipotética industria espacial que algún día habrá que crear, etc, etc.
 
Todo esto que les estoy contando ya lo predijeron nuestros líderes con muchos años de antelación. El latrocinio sin misericordia que sufrimos debe terminarse ya si queremos tener posibilidades de país.
 
Hoy es Domingo y voy a remolonear un poco en la cama. Llevo desde las siete de la mañana escribiendo este artículo y son ya las ocho y media. Pero sarna con gusto no pica. Además creo que es, no el mejor pero si el más importante articulo que he escrito. Espero que con el haya reflejado la situación actual de España con exactitud. Es importante ello para poder ponerle solución.
 
Y voy a dormir otro poco y les dejo. Entra una pálida luz por la ventana, señal de que está amaneciendo.  Ojalá todos estos problemas que les he contado tengan pronta solución y un nuevo amanecer se presente para este sufrido país.Que Dios lo quiera.