La agenda 2030 esconde toda una serie de objetivos que no son los que a primera vista se podría apreciar: erradicar la pobreza, mejorar el medio ambiente, trabajo para todos... en su interior bulle la pestilencia de una ideología perversa contra la dignidad humana y las leyes divinas.