Hoy,  muy cabreado por la manipulación intencionada que he leído en un periódico de la mañana de la famosa frase de Don Ramón Serrano Súñer "Rusia es culpable", me puse rápidamente en contacto con mi buen amigo Carlos Cárdenas, ilustrísimo abogado peruano, dado que en mi criterio es el hombre que más y mejor llegó a conocer a Don Ramón, para que me aclarase  cómo, cuándo y qué fue lo que dijo exactamente el ya Ministro de Exteriores aquel día.
               Y su respuesta, gracias a internet, no ha podido ser más rápida:
             Querido Merino, te envió la copia de la página del "Arriba" del 25 de junio de 1.941  (curioso,hoy cuando escribo, hacen exactamente 80 años) en la que se recogían las palabras (el discurso más breve de la vida de D.Ramón) del ya Ministro de Exteriores en aquellas fechas y las pronunció desde el balcón de la Secretaría General del Movimiento  (situada en la confluencia de Gran Vía con Álcalá). Con él en el balcón estaban Pedro Gamero del Castillo, Rafael Sánchez Mazas y otros ilustres falangistas.
           Y su Discurso o sus palabras fueron éstas:


"Camaradas: No es hora de discursos. Pero sí de que la Falange dicte en estos momentos su sentencia condenatoria: ¡Rusia es culpable!
(Grandes aclamaciones y gritos de ¡Muera el comunismo!) Culpable de nuestra guerra civil (Se reproducen las aclamaciones con vivas a España). Culpable de la muerte de José Antonio, nuestro Fundador ("José Antonio, ¡Presente!", grita la multitud). Y de la muerte de tantos camaradas y tantos soldados caídos en aquella guerra por la opresión del comunismo ruso (Grandes ovaciones). 


El exterminio de Rusia es exigencia de la Historia y del porvenir de Europa (Frenéticas aclamaciones y gritos de "¡Arriba España!", "¡Viva Franco!" y "¡Muera la Rusia soviética!"). 


El camarada Serrano Súñer se dirige a todos para decirles que después de cantar el Himno de nuestra Revolución se disuelvan con orden, y les recomienda que "estén sólo atentos a la voz del mando y vigilantes de las voces insidiosas y pérfidas de los enemigos para sellarles la boca".   

 

          Bueno, todo eso y más, también me lo contó a mi muchos años después. Porque lo que no recogía el "Arriba" es que Don Ramón, que estaba la mañana del 24 en su despacho del Ministerio de Exteriores, fue llamado con urgencia  a la Secretaría General porque allí se habían congregado más de 5.000 jóvenes, falangistas y no falangistas, que se sentían agraviados por no haber obtenido plaza para alistarse en la División Azul (se  cerró con 18.000 justos) que ya estaba a punto de partir para Rusia (lo haría el 31  de agosto). Los manifestantes  gritaban  a favor de Alemania, que dos días antes, el 22, había invadido Rusia, y contra el comunismo. Muchos de ellos, que tenían muertos por los rojos españoles en sus familias y habían luchado a muerte en los campos de batalla contra los comunistas del Frente Popular, acabaron yendo por las bajas y los reemplazos, hasta completar los 45.000 que lucharon en Rusia...
              Y era Serrano, como Ministro de Exteriores y responsable del envió de la División, que tuvo como primer Jefe al general Muñoz Grandes, el que mejor podía tranquilizar a los manfestantes, que acabaron cantando a pleno pulmón el "Cara al Sol".
                  Dsgraciadamentemuchos de ellos murieron allí  (más de 5.000) y otros tantos desaparecieron (unos 3.000).
                  Pero, la imagen que dejaron aquellos valientes para Alemania y el mundo entero bien puede simbolizarse en las palabras que les dedicó uno de los generales alemanes, Jürgens, Jefe del XXXVIII Cuerpo de la Wermacht:   
           "Si en en el frente os encontrais a un soldado mal afeitado, sucio, con las botas rotas y el uniforme desabrochado,  cuadraos ante él, es un héroe, es un español..."