Se conmemora durante estos días, 84 tacos, el inicio de la genocida matanza de Paracuellos del Jarama. Entre el 7 de noviembre y el 3 de diciembre de 1936, unos cinco mil españoles fueron asesinados. Víctimas del terror rojo. Madrid, de corte a cheka. Y de cheka a gigantesca necrópolis, tan cercana - en fondo y forma - al estalinista Katyn. Y Santiago Carrillo, en lontananza. Y 276 de estas víctimas, menores de edad.

La Tacones dando lecciones de virginidad

Nuevo delirio totalitario del ilegítimo gobierno. Neoorwelliano ministerio de la verdad. Vigilar. Controlar. Censurar. Multar. Encarcelar. Dicen "actuar contra la desinformación y "la difusión deliberada a gran escala y sistemática de mensajes falsos" que "persiguen influir en la sociedad con fines interesados y espurios".

Ellos, consumado paradigma de la mentira. Ellos, acabado ejemplo de la desinformación y de la difusión de falsedades. Y, siempre, con propósitos espurios. Deviene el ser de todo Estado. Gobierne circunstancialmente quien gobierne. Odioso Leviatán: Embuste, Crimen y Latrocinio. Masivos.

Pero, ¿existió Paracuellos?

Y sumen a esta orden ministerial otra mamarrachada revanchista y liberticida que zascandilea por el ilegítimo congreso. "Memoria democrática". Idónea traducción: selectiva desmemoria tiránica. Entonces germina la pregunta del millón. ¿Se transformará Paracuellos en "desinformación"?

En fin.

https://www.boe.es/boe/dias/2020/11/05/pdfs/BOE-A-2020-13663.pdf