Frente a las versiones que señalan que es imposible que el ejército ruso pueda atacar Ucrania avanzado febrero ya que el deshielo hará intransitable los caminos la historia de la Segunda Guerra Mundial desmiente que las ofensivas rusas en Ucrania solo puedan ser en verano.

 A finales de 1943 después de 2 años de guerra en el frente ruso, tras la invasión alemana de 1941, la Wehrmacht alemana empezaba a estar exhausta y el ejército soviético, totalmente reorganizado y en creciente superioridad numérica y de material, se hallaba a la ofensiva y sus ataques eran cada vez más difíciles de frenar.

 El ejército ruso inició su ofensiva para reconquistar la capital ucraniana, Kiev, el 3 de noviembre de 1943 con dos ejércitos de tanques y 3500 cañones y lanzacohetes, atacando desde el noreste de Ucrania. El ejército alemán a pesar de su poder se vio obligado a retroceder. Las tropas soviéticas entraron en Kiev el 6 de noviembre. El ejército ruso continuó su avance en diciembre, y ya en 1944, en enero y febrero y marzo, e hizo saltar la línea del río Dnieper, donde los alemanes habían podido atrincherarse precariamente. La Wehrmacht se vio obligada a iniciar una retirada masiva en dirección a Rumanía.

 Finalmente, en mayo cayó la península de Crimea, el último bastión alemán, en manos de los soviéticos. En 1944 además, la “rasputitsa”, el barro creado por el deshielo, no llegó hasta mediados de abril y en todo caso no frenó el avance ruso hacia Crimea. En definitiva, la ofensiva rusa en Ucrania en 1944 desde el este de Ucrania y desde Bielorrusia, básicamente las mismas zonas desde las que puede atacar ahora, fue incontenible. 

En el momento en que además de la concentración de tropas rusas cerca de Ucrania se empiecen a detectar comunicaciones rusas haciendo referencia a la continua llegada de refuerzos, cuando los rusos comiencen a limpiar los campos de minas, la artillería y los tanques se estacionen en sus emplazamientos en primera línea y la infantería se sitúe en sus posiciones de asalto, la guerra será inevitable. Y todo indica que ese momento está próximo.