Al igual que sucediera en 1985 y en 1998, aunque en este caso pasó muy desapercibido, La Coruña acogió en 2005 la celebración de un nuevo Día de las Fuerzas Armadas.

Al contrario que en 1998, el DIFAS 2005, se rodeó no solo de una amplia campaña publicitaria, sino también de la celebración de una serie de actos que atrajeron la atención de miles de coruñeses y visitantes por aquellos días a nuestra ciudad.

El día 16 de mayo, en el Museo Militar, se inauguró una exposición histórica que permaneció abierta hasta el mismo 28. Entre los días 19 y 23 se inauguraron otras exposiciones en el Centro Cultural Salvador de Madariaga (maquetas y fotografías), Palacio Municipal (filatelia), Kiosco Alfonso (pintura), jardines de Méndez Núñez (aviones históricos) y en la zona de la Torre (estática de material y medios).

Igualmente, se ofrecieron conciertos de música militar en el Palacio de la Opera y en los jardines de Méndez Núñez.

El día 21 de mayo, tuvo lugar en la plaza de María Pita una jura de Bandera para personal civil en la que fuimos muchos los coruñeses que prestamos el juramento de fidelidad a la Enseña Nacional besando la del Regimiento de Infantería Aerotransportable “Príncipe” nº 3, de guarnición en Asturias, integrado en la Brigada de Infantería Ligera “Galicia VII”, con su Cuartel General en Figueirido (Pontevedra).

La fuerza participante estaba integrada por Escuadra de Gastadores, Banda de Guerra del Regimiento, Música de la guarnición coruñesa, Mando, Plana Mayor de Mando y tres Compañías pertenecientes al Batallón “San Quintín” del citado Regimiento “Príncipe”.

El motivo de la presencia de esta Unidad en el acto de referencia se debió a que este Batallón, antes Regimiento de Infantería “San Quintín” nº 32, es heredero y depositario del historial del Batallón Peninsular VII, salido de La Coruña para la campaña de Cuba de finales del siglo XIX, cuya enseña se custodia en la Reunión Recreativa e Instructiva de Artesanos, participando en aquella jornada una reproducción de la original.

La Jura fue multitudinaria, iniciándola el propio Alcalde Francisco Vázquez, que fue el primero en besar la Enseña nacional, al que siguieron representantes de las Instituciones, Entidades y particulares en una jornada que resultó muy emotiva y contó con una alta participación popular.

La tarde del sábado, día 28, la plaza de María Pita volvió a ser escenario de otro acto de marcado matiz popular, en este caso un espectáculo de música militar que contó con la participación de la Unidad de Música del Regimiento de Infantería “Inmemorial del Rey” nº 1, acompañado de Bandas de Guerra de la Armada y del Ejército del Aire.

Fragata “Almirante Juan de Borbón” (F-102)

Magnífica la actuación de las formaciones musicales militares y la gran respuesta del pueblo de La Coruña que acudió en masa a la plaza de María Pita a presenciarlo.

Además de esto, recepciones, conferencias y otras actividades completaron aquella Semana de las Fuerzas Armadas que tuvo su colofón en el desfile que se celebró, en el Paseo Marítimo, en la mañana del domingo 29.

El día apareció nublado lo que provocó que el desfile tuviese que retrasarse debido a la demora de SS.MM. los Reyes en llegar a la ciudad, lo que no fue óbice para que el paseo Marítimo, en su tramo comprendido entre la plaza de Portugal y los Salesianos estuviese abarrotado de público.

Realmente, todos esperaban más de esta parada pese a que su composición era conocida desde días antes, resultando a todas luces escasa.

Además de una formación de Caballeros Guardiamarinas de la Escuela Naval Militar que fueron los encargados de rendir los honores en el homenaje a la Bandera que se realizó, previo al inicio del desfile, quedando esta izada en el baluarte de la Coraza, la fuerza participante estuvo integrada por Escuadra de Gastadores, Banda y Música, un Batallón del Ejército de Tierra, otro de la Armada, otro del Ejército del Aire y una Compañía de la Guardia Civil.

Los coruñeses se habían hecho ilusiones al respecto de la participación de medios acorazados, mecanizados y motorizados, así como con la presencia de La Legión y los Regulares, algo que no sucedió.

Por otra parte, la fuerza se incorporó desde la avenida de Rubine y la calle Comandante Barja lo que impidió que el público habido entre esta calle y la plaza de Portugal pudiese ver desfilar a las tropas más que en la lejanía. Un fiasco para muchos coruñeses.

La jornada concluyó con una recepción ofrecida en el Palacio Municipal que contó con la asistencia de SS.MM. los Reyes.

Durante aquella Semana de las Fuerzas Armadas, coruñeses y visitantes pudieron acceder a los buques de nuestra Armada surtos en el puerto, el Portaeronaves “Príncipe de Asturias”; las Fragatas “Extremadura”, “Canarias” y “Juan de Borbón”; el buque porta carros “Pizarro” y el Submarino “Tonina”.

El Portaeronaves “Príncipe de Asturias” (R-11), buque insignia de la Flota, había sido construido en los Astilleros ferrolanos de la Empresa Nacional “Bazán” y entregado a la Armada el 30 de mayo de 1988. Con un desplazamiento, a plena carga, de 17.188 tn., contaba con una eslora de 195,9 m., 24,3 de manga y 9,4 de calado. Disponía de dos turbinas de gas Bazán-General Electric LM2500 que le proporcionaban una potencia de 46.400 cv. y un andar de 26 nudos. Su dotación la integraban 90 Oficiales, 465 de los restantes empleos, 208 del Grupo aéreo, así como la Sección “Martín Alvarez” del Cuerpo de Infantería de Marina.

Contaba con radar aéreo: Hughes AN/SPS-52C, tridimensional y alcance de 439 km.; radar de superficie: ISC Cardion AN/SPS-55; control de aeronaves: ITT AN/SPN-35ª y control de fuego 4 Sperry VPS 2 (Meroka).

Buque transporte de carros “Pizarro” (L-42)

Su armamento estaba integrado por cuatro FABA Meroka de 20/120 mm. Sus elementos de guerra electrónica estaban compuestos por lanzador de señuelos, sistema acústico antitorpedo y supresor de ruido de casco y propulsores.

Albergaba aviones de despegue vertical AV-8B Harrier II plus y helicópteros Sea King SH-3D/H, Augusta Bell AB-212, Hughes 500 y Seahawk SH-60 B. Su cubierta de vuelo medía 175,3 x 29 m. Fue dado de baja en diciembre de 2013.

La Fragata “Extremadura” (F-75), perteneciente a la clase “Baleares”, fue construida en los astilleros ferrolanos de Bazán y entregada a la Armada en 1976. Con una eslora de 133,6 m, manga de 14,3 m. y 7,52 m. de calado, desplazaba a plena carga 4.177 tn. Disponía de dos calderas V2M y una turbina Westinghouse que le proporcionaba una potencia de 35.000 cv. y un andar de 28 nudos.

Montaba un lanzamisiles Mk22 (16 SM-1MR); un ASROC; misiles antibuque RGM-84 Harpoon; un cañón de 127 mm Mk-42 de doble propósito (antisuperficie y antiaéreo); dos tubos lanzatorpedos ASW de 533 mm; cuatro tubos lanzatorpedos ASW de 325 mm; dos CIWS Meroka y ametralladoras Browning M2 de 12,7 mm.

Disponía de radar aéreo y sonar de casco y calable, así como de las correspondientes direcciones de tiro. Igualmente, contaba con elementos para guerra electrónica. Su dotación era 253 tripulantes y fue dada de baja en 2006.

La Fragata “Canarias” (F-86), que todavía se encuentra en servicio, forma parte, aunque con algunas modificaciones, de la clase “Santa María”, y está basada en la clase norteamericana Oliver H. Perry.

Con un desplazamiento de 4.177 tn. a plena carga, su eslora es 138,8 m., manga 14,3 y calado 7,5. Dispone de dos turbinas a gas General Electric LM2500-30 que le proporcionan una potencia de 41.000 cv. y una velocidad de 29 nudos.

Dispone de un radar aéreo Raytheon AN/SPS-49(V)5; otro de superficie Raytheon AN/SPS-55; dos radares de tiro Mk92 Mod2 y Mk92Mod6 CORT (Meroka) TACAN URN-25 y un sonar de casco Raytheon SQS-56. Gould SQR-19(V)2 TACTASS.

Va armada con un lanzador Mk 13 mod 4 de un raíl para 32 misiles AA GDC Pomona Standard SM-1MR y ocho misiles antibuque RGM-84 Harpoon; un cañón Oto Melara 76 mm/62 Mk75; un CIWS FABA Meroka Mod 2B de 20mm/120; dos tubos triples de 324 mm para torpedos antisubmarinos Mk 32, Mk 46 mod 5 o Mk 50 y dos ametralladoras Browning M2 de 12,7 mm.

Submarino “Tonina” (S-62)

Dispone de equipos de guerra electrónica para el lanzamiento de señuelos, supresión de ruidos e interceptador de comunicaciones, entre otros. Va dotada con dos helicópteros Seahawk SH-60 B Lamps III. Su dotación es de 207 tripulantes.

Forma parte de la 41ª Escuadrilla de Escoltas y tiene su base en Rota.

La Fragata “Almirante Juan de Borbón” (F-102), fue construida en Ferrol y entregada a la Armada a finales del 2003. Se encuentra encuadrada dentro de la 31ª Escuadrilla de Escoltas, con base en Ferrol.

Desplaza 5.800 tn., con una eslora de 146,72 m. 18,6 de manga y 4,75 de calado. Con dos turbinas de gas modelo General Electric LM2500 y dos motores diésel modelo Bazán Bravo-Caterpillar 3600 que le proporcionan una potencia de 46.648 cv. y una velocidad de 28,5 nudos.

Va armada con un sistema de misiles de lanzamiento vertical superficie-aire y otro antibuque RGM-84; dos montajes de torpedos MK-32; un cañón MK-45 de 127 mm. y otras piezas menores.

Dispone de diferentes radares y sonares, así como del sistema de combate AEGIS y otros elementos tanto a nivel de sensores como de guerra electrónica.

Su dotación es de 216 tripulantes y embarca un helicóptero Seahawk SH-60 B Lamps III.

El buque anfibio “Pizarro” (L-42), del tipo LST (buque de desembarco de carros de combate), pertenecía a la clase norteamericana Newport, entrando en servicio en la Marina yanki con la denominación “USS Harlan County” (LST-1196) en 1972 y siendo transferido a la Armada, en calidad de venta, junto a su gemelo el “Hernán Cortés” (L-41), que da nombre a la clase, en abril de 1995, manteniéndose operativo en la LOBA hasta diciembre de 2012 en que fue dado de baja. 

Este buque, con un desplazamiento a plena carga de 8.792 tn., tenía una eslora de 159 m., 21,34 de manga y 5,79 de calado

Sus seis motores diésel de 16 cilindros ALCO 16-251E le proporcionaban una potencia de 16.000 cv. y un andar de 22,5 nudos. Su dotación la integraban 245 tripulantes.

Fragata “Canarias” (F-86)

Disponía de un radar de exploración de superficie para detección de blancos de superficie y aéreos a baja cota AN/SPS-10F. Otro de navegación AN/SPS-64 (V) 9. Otro, también de navegación RAYTHEON PATHFINDER; un sistema de comunicaciones ELNATH Mk-9100 y un sonar AN/UQN-4.1​. Iba armado con dos ametralladoras de 20 mm. y seis de 12,70.

Tenía capacidad para transportar 270 Infantes de Marina, 30 carros de combate, 17 camiones y 453,6 tn. de carga para desembarcar en playa. Podía transportas cinco helicópteros.

En la Armada se les conocía a él y a su gemelo el “Hernán Cortes”, con el sobrenombre de “cornudas”.

Finalmente, el Submarino “Tonina” (S-62), perteneciente a la clase “Delfín”, causó alta en la Armada en julio de 1973, habiendo sido construido en la factoría de la Empresa Nacional Bazán de Cartagena, basado en el diseño francés Daphné.

Con un desplazamiento de 1.043 tn. en inmersión, su eslora era de 57.57 m., 6,74 de manga y 4,6 de calado.

Iba armado con ocho tubos lanzatorpedos de 533 mm. a proa; dos a popa y dos en las aletas.

Contaba con sonares TSM DUUA-2ª, TSM DSUV 22 A Eledone y Cit Alcatel DUUX-2ª y un radar Thomson CSF.

Su propulsión era diesel-eléctrica, a base de dos motores diesel y otros dos eléctricos que le proporcionaban una potencia de 1.224 cv. y una velocidad en inmersión de 15,5 nudos y 13,2 en superficie. Su dotación era de 56 tripulantes. Fue dado de baja en 2005 y en la actualidad se espera que quede integrado en el Museo Naval de Cartagena.

También estuvieron atracados a los muelles coruñeses el Remolcador de Altura “Mahón” (R-51) y el Patrullero “Bergantín” (P-30).

Y así fue aquel DIFAS 2005, el último que se celebró en La Coruña.