La vida de Plácido Armengol Ceranova -en algunos documentos pone Serranova y Casanova-, nacido en Guissona en 1873, va paralela a la de su mujer Emilia Serra Saura, nacida en Castellbó (Lérida) el 23 de enero de 1889. Se casaron el 19 de septiembre de 1906 y tuvieron 10 hijos.

 

Vivieron en Menàrguens (Lérida) hasta que nació su tercer hijo. Se trasladaron a Albesa, Lérida y, finalmente, Barcelona. Aquí abrieron un horno de pan en el barrio de La Bonanova, en la Plaza de la Bonanova número 5.

 

Su hijo Plácido era sacerdote. El pequeño, Armengol, era seminarista. Encarna y Emilia religiosas. José María, Manuel, a parte de panderos, formaban parte de la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña. También lo era Armengol.

 

Se dice que, al estallar la guerra civil, los patrulleros iban a casa de la familia Armengol Serra, buscando sacerdotes y monjas. “Emilia los trataba con tanta amabilidad que poco a poco iban cambiando su expresión y hasta, algunas veces, se marchaban pidiendo perdón por las molestias. Un día unos milicianos se indignaron al encontrar unas fotos de carácter religioso y les amenazaron, pero Emilia les habló del gozo de poder relacionarse con Dios que tanto nos ama, y que aunque seamos pecadores no considera como a hijos suyos y nos invita a que nos amemos unos a otros y vivamos así felices… la escuchaban con admiración y uno de los milicianos que había dejado su fusil sobre un mueble mientras escuchaba atentamente lo que decía Emilia, dijo con firmeza: ‘Si yo hubiera tenido una madre como usted, ahora no sería como soy’”.

El jueves 24 de septiembre de 1936, festividad de la Virgen de la Merced, copatrona de Barcelona, un grupo de milicianos se presentó, a las 6 de la mañana en la panadería. Habían acabado de elaborar el pan y se estaban preparando para el reparto. Eran milicianos de la FAI. Querían llevarse a los hombres de la casa al comité para declarar. Emilia Serra no quiso que fueran solos y los acompañó. Cuando estaban a punto de marchar llegó Francisco Ribas Biset, encargado de repartir el pan. También se lo llevaron.

 

Pasaron las horas y no regresaban. El resto de los hermanos, que estaban en la casa, se preocuparon de lo que les podía haber pasado. Encarna y Teresa decidieron ir al comité de la sección 6ª, en el Paseo de la Bonanova 45, para preguntar por ellos. Los del comité les respondieron que no sabían nada de ellos. Por la tarde su tío mariano les informó que habían sido asesinados.

 

Plácido Armengol Ceranova, Emilia Serra, José María, Manuel y Ermengol Armengol Serra y Francisco Ribas Biset fueron asesinados ese mismo día en la carretera de la Rabassada de Barcelona.

 

El entierro fue multitudinario, a pesar de la prohibición y la persecución religiosa. De Emilia Serra se dijo que habían matado a la mujer más santa de Barcelona. Uno de sus asesinos comentó que “sentía haberla tenido que matar, porque era tan buena”.

 

Una vez asesinados, sus cuerpos fueron trasladados al Hospital Clínico de Barcelona. En el listado que aparece en la Causa General (ver fotografía) hay anotados 11 cadáveres asesinados ese día. De los cuales tres sin nombre, asesinados en Casa Antúnez, Rabassada y El Morrot. EL número de orden de la familia Armengol Serra iba del 74 al 78. El doctor encargado de las autopsias se llamaba Luanco. Aunque la causa de la muerte es por “arma de fuego”, como veremos, el diagnóstico de la muerte es muy diferente. Bajo esta premisa se registraron muchos asesinatos en Cataluña, que no fueron contabilizados como represión en la retaguardia. Es decir, se camuflaron muertes para reducir el número de personas represaliadas. Por ejemplo, no se nombró la arma de fuego y se diagnosticó que la causa de la muerte había sido por “hemorragia interna traumática” y se cerraba el expediente. Con lo cual se omitía el porqué de esa hemorragia y se catalogaba como una muerte más, sin connotaciones represivas o de asesinato. Esto queda explicado en “La cobardía de ERC. Los 10 primeros meses de la guerra civil”, publicado SND Editores y ya a la venta en https://www.sndeditores.com/libro/la-cobardia-de-erc_127988/.

 

Paralelamente a lo explicado, el documento del Hospital Clínico nos abre varia dudas y preguntas. La primera se refiere al número de registro. El último de la página es el 80 perteneciente al 24 de septiembre. ¿Son los muertos de ese mes que habían entrado en el Hospital Clínico? En la relación que se publicará en el libro anteriormente citado se pone nombre y apellido a 366 muertos fallecidos hasta ese día y a 417 durante todo el mes. Con lo cual, no todos los asesinados en Barcelona en septiembre de 1936 pasaron por el Hospital Clínico. Ahora bien, hay 5 cuyo cadáver llegó al Clínico, pero sin nombre. Estos, ¿fueron inscritos en algún sitio como fallecidos? ¿cuántos anónimos fueron asesinados durante la guerra civil? Preguntas que, de momento, quedarán sin respuesta. La autopsia de los cadáveres decía lo siguiente:

 

Ficha 73B. Francisco Ribas (Rabassada). Presenta heridas por arma de fuego en la región frontal, sien izquierda, parietal derecho y muñeca del mismo lado. Diagnóstico: Hemorragia cerebral traumática.

 

Ficha 74B. Ermengol Armengol Serra (Rabassada). Presenta heridas por arma de fuego en sien derecha, cara anterior del cuello y hombro izquierdo. Diagnóstico: Hemorragia interna traumática.

 

Ficha 75B. Manuel Armengol Serra (Rabassada). Presenta heridas por arma de fuego en región lateral del cuello, hombro izquierdo y parietal del mismo lado. Herida contusa en la cara con atrición y fractura de ambos maxilares. Diagnóstico: shock traumático.

 

Ficha 76B. Emilia Serra Saura (Rabassada). Presenta dos heridas por arma de fuego en la región frontal y dos en la región epigástrica. Diagnóstico: hemorragia interna traumática.

 

Ficha 77B. Plácido Armengol Ceranova (Rabassada). Presenta heridas por arma de fuego en región frontal, maxilar inferior, mentón, temporal derecho y mano del mismo lado. Diagnóstico: Hemorragia cerebral traumática.

Ficha 78B. José María Armengol Serra (Rabassada). Presenta heridas por arma de fuego en la región parietal, erosiones en la cara. Diagnóstico: fractura de cráneo.

 

Uno de los hijos, Plácido Armengol Serra, sacerdote, el 26 de marzo de 1942, declaró ante el fiscal delegado de la Causa General. Entre otras cosas dijo:

 

Sospecha que hayan tenido intervención en el hecho relatado las patrullas de la Bonanova y el Comité de la Bonanova, así como el comité de la casa entre cuyos componentes se hallaban Diego Holmos y Luis Latorre, ignorando el paradero del primero, y habiendo estado detenido en la cárcel Modelo el segundo, hallándose actualmente en libertad al parecer, José Núñez apodado “El Corbatero”, ignorando su paradero y Joaquín Tarrasó que se encuentra en la cárcel, antiguo trabajador de la casa que fue despedido por falta de trabajo. Un tal Cándido Novet en la cárcel Modelo, que se jactó de haber tomado parte directamente en el asesinato, el cual se ha escapado dos veces de la cárcel. No sospecha de nadie más habiendo sido denunciado el hecho. El Comité de la casa se incautó de la Industria calculando los daños ocasionados en más de 20.000 pesetas”.

 

La Universidad Abad Oliva CEU, realizó en 2016 un cortometraje del martirio de la familia Armengol Serra, el grupo familiar más numeroso muerto en España por su fe católica en el siglo XX. El cortometraje lleva por título “Déu sobre tot” (Dios sobre todo). Para los que les interese este es el enlace donde podrán visualizarlo: