Hasta que el Rey D. Alfonso XII hace entrega del Monasterio en 1885 a la Orden Agustiniana, pasan por el Monasterio distintas órdenes religiosas como los Escolapios y varias capellanías secularizadas, según los distintos avatares políticos, tras la salida de los Jerónimos a causa de la desamortización de Mendizábal.

Desde su llegada a San Lorenzo y hacerse cargo del Monasterio los Agustinos, el desarrollo de actividades fundamentalmente docentes es muy importante. Así se crea en 1893 el Real Colegio Universitario Mª Cristina, donde los estudios universitarios de Ciencia Económica y Derecho alcanzan un gran auge. Igualmente, los Agustinos se implican en actividades de ayuda a la población de San Lorenzo entre las que destacó el Padre Antonio Gil en su colaboración en actividades y labores sociales y obreras.

Pero quien va a cambiar de una manera fundamental y que señalará para siempre la memoria de San Lorenzo de El Escorial y la de sus vecinos, dejando marcada la persecución religiosa, no sólo en San Lorenzo de El Escorial si no en toda España fue la llegada de la II República.

La misma había traído consigo quema de iglesias y conventos. Ya en la Constitución de 1931, en su artículo 26 se prohibían los colegios de las Órdenes Religiosas y que fue desarrollado por la Ley de Congregaciones Religiosas de 1933.  El 23 de enero de 1932 se disolvió la orden de los Jesuitas y se nacionalizaron sus bienes. Se secularizaron los cementerios y los entierros tenían que ser autorizados por los alcaldes.

La ley de confesiones y congregaciones religiosas puso un punto de inflexión en las relaciones entre la Iglesia y el Estado. En ella se nacionalizaba parte del Patrimonio Eclesiástico.

En el segundo bienio los gobiernos radical-cedistas rectificaron buena parte de las actuaciones iniciales. En este periodo se produjo el primer golpe de estado contra la República. Los socialistas crean un clima revolucionario que tiene sucesos anticlericales como tintes distintivos. Fracasa el golpe.

Las elecciones de 1936  y la victoria del Frente Popular vinieron a acentuar el ambiente anticlerical, pero podríamos decir que San Lorenzo de El Escorial era una isla en ese mar revolucionario que era España, la aplicación de la legislación antes citada, elaborada por los gobiernos de la izquierda radical empiezan a producir efectos muy graves en la población y la imposición  de estas ideologías, de claro carácter anticlerical promete momentos muy tensos en un municipio con una elevada representación religiosa.

El 18 de Julio de 1936 se produce el segundo golpe de Estado contra la República, un levantamiento militar. El Monasterio de El Escorial se encontraba bajo la mirada de los Gobiernos de izquierdas de la República desde su declaración y el que el II presidente de la misma Sr. Azaña hubiese estudiado en los Agustinos de San Lorenzo parecía que libraba al pueblo de San Lorenzo de las manos revolucionarias.

En 1931 era Alcalde de San Lorenzo Félix del Campo Sampedro, en agosto del 32 es sustituido por Vicente González García Carrizo, hasta 1934, al verse envuelto en el golpe de estado socialista contra la República, destituido y condenado por su participación en el mismo. Ocupó su puesto D. Enrique de Castro y Arcos, hasta el 19 de febrero de 1936 que, tras ser indultado, junto con el resto de los golpistas, V.G Carrizo, volvió a ocupar el cargo de Alcalde.

Dentro de la isla, también se notaba la presión que iba subiendo poco a poco, desde la eliminación del término “Real” de todos los títulos, membretes, correos (Real monasterio, Real colegio, etc.), incluido el nombre del municipio que pasó a denominarse Escorial de la sierra.

El Centro de Estudios superiores fue cerrado en 1933, la imprenta controlada y el correo del convento censurado.

Desde la proclamación de la República los frailes tuvieron problemas para votar y en las de 1933 no lo pudieron hacer. Todo parecía conducir a que seguirían el mismo camino que los Jerónimos y que todo conducía a su expulsión.

El 19 de Julio de 1936, los Agustinos fueron encerrados en el Monasterio, sus accesos vigilados por gente armada y las llaves entregadas al Alcalde, el día 20, el mismo, ordena el abandono del edificio y del término municipal, acción prorrogada por 24 horas y que no se llevó a efecto.

El culto se cerró definitivamente el 28 de Julio y ese mismo día se ocupó la zona del Colegio.

El día 5 de agosto, el Prior del Monasterio y el Alcalde firman el acta de entrega del edificio y su contenido, sin diferenciar los bienes de la Orden de los del Patrimonio Nacional. La secularización del mismo se había producido de una manera diferente a la de los Jerónimos, los Agustinos partían hacia su final. De los 111 que residían en el Monasterio, 4 permanecieron en el municipio por estar enfermos.

El pueblo era un caos, el Alcalde ordenó el cierre de la Capilla de Ntra. Señora de Gracia que era la Parroquia del mismo. Su párroco Cipriano Alcalde Valentín y sus dos coadjutores Juan Álvarez Reyero y Nicolás Martín Orgaz, asesinados en las cunetas, camino de Galapagar, el 15 de agosto. El religioso Carmelita Mariano Martín García el 17 del mismo mes.

Continuando con la historia exclusivamente de la persecución religiosa en San Lorenzo, el 10 de octubre, Jesús Mateo Ortiz, presidente de las juventudes católicas del municipio, fue asesinado en Fuente Nueva, José Mª Galán Santos, de Acción Católica, sufrió la misma suerte el 18 del mismo mes.

Por poner punto final a esta vorágine de sangre, decir que de los 107 Agustinos que salieron del municipio 70 fueron fusilados en Paracuellos del Jarama, 5 el 7 de noviembre, 1 el 18, 12 el 28 y 51 el 30 del mismo mes, el último fusilado el 14 de diciembre.

Los bienes del Patrimonio Nacional, durante los años de ausencia del Monasterio se conservaron en su gran mayoría salvo algunas piezas de gran valor por contener piedras preciosas y metales nobles, de los que no se ha vuelto a tener noticias. Los bienes de los Agustinos fueron incautados y utilizados para el frente de guerra y las distintas instalaciones que el frente popular había instalado el “El Escorial de la sierra”, como había pasado a denominarse a San Lorenzo de El Escorial.

Fue la persecución religiosa más cruel que ha sufrido San Lorenzo hasta nuestros días y que causó el asesinato de tantos vecinos del mismo, con la única escusa de su religión. 

Bibliografía.

Zarco Cuevas, Julián.   “El Monasterio de San Lorenzo el Real de El Escorial                                                y la Casita del Príncipe”. 1926. “Documentos para la historia del Monasterio de El                                                                                                               Escorial”. 1933

Ministerio de Justicia. “Causa General”. 1943

Sabau Bergamín, Gabriel.   “Historia de San Lorenzo de El Escorial”. 2002

Emilio Parra López, Manuel Suarez Cortina y otros. “El anticlericalismo español Contemporáneo”. 2011

González Velasco, Modesto.   “Beato Julián Zarco Cuevas”. 2011. “Seis agustinos de Valdavia”.2015

Archivo Municipal de San Lorenzo de El Escorial.

Boletín Oficial del Estado y La Gaceta. “legislación”