Manolo Chacel había nacido en Madrid en 1912, hijo de un militar del arma de caballería, inició sus estudios de Derecho en la Universidad Central.
Ya en 1932, como simpatizante de las recién nacidas JONS, se enfrenta junto con otros estudiantes católicos a los izquierdistas de la FUE, por lo que es detenido y juzgado por el Consejo de Disciplina de la Universidad, sin que fuera sancionado.
El 20 de abril de 1932 en la C/ Carranza de Madrid acompañado de otros estudiantes, mantiene un enfrentamiento a puñetazos con jóvenes socialistas, es detenido por estos hechos y se le condena al pago de una multa de 500 pesetas.
Durante sus estudios de Derecho, Chacel sigue manteniendo una continua lucha estudiantil contra los elementos de la FUE, unas veces apoyando a los estudiantes católicos y otras al reducido grupo de estudiantes de las JONS, con el que más empatizaba personalmente.
En marzo de 1933, interviene en un alboroto en el frontón central cuando se celebraba la Asamblea Económica-Agraria, justo cuando hablaron los republicanos, Chacel y otros estudiantes comenzaron a utilizar pitos que portaban para interrumpir la alocución de los asambleistas de izquierda, al final acabaron a bofetadas.
En octubre de 1933 y a raíz del mitin del Teatro de la Comedia, donde José Antonio inicia su andadura política en la nueva Falange Española, Manolo Chacel no lo duda más y encuentra la verdadera bandera bajo la que luchará hasta el final de sus días.
Pronto se afilia al SEU de Derecho y también a la Primera Línea de la Milicia de Madrid.
El 12 de marzo de 1936, una escuadra de la Primera Línea de la facultad de Derecho, como represalia por la muerte de un camarada el día anterior, ejecuta un atentado contra el alto dirigente socialista Jiménez de Asua, este escapa, pero es abatido y fallece el policía de su escolta Gisbert.
A Manolo Chacel se le encarga que busque un domicilio para esconder a los autores del atentado, Chacel hace poco tiempo que ha finalizado sus estudios de Derecho y ya trabaja como Abogado de la Falange a las órdenes directas de José Antonio.
Al poco tiempo, son detenidos los intervinientes en la refriega, los estudiantes de Derecho Alberto Ortega, Ramón de la Peña, Luís Revuelta y Jesús Azcona, igualmente son detenidos el antiguo Jefe Nacional del SEU Manolo Valdés, y también Manolo Chacel.
Solo pasan dos días para que toda la maquinaria política y judicial del Frente Popular Republicano, se abalance sobre la Falange, son detenidos José Antonio y la mayoría de la Junta de Mando, se declara a la Falange ilegal, se clausuran todos sus centros y locales, y en toda España son detenidos cientos de militantes.
Un Tribunal de urgencia juzga a los detenidos falangistas, y es condenado Alberto Ortega como autor de la muerte del policía Gisbert escolta de Jiménez de Asua a la pena de 30 años, igualmente son condenados a seis años los estudiantes Peña y Revuelta, los demás, incluido Chacel, son absueltos por falta de pruebas.
A pesar de que el Tribunal absolviera a Manolo Chacel, el mismo sigue preso en la cárcel Modelo de Madrid, esta vez por orden gubernativa, cárcel de la que nunca saldrá.
Se inicia la Guerra Civil, y Chacel, como hemos dicho, sigue privado de libertad, hasta que el día 22 de agosto de 1936, se produce la matanza de presos en la cárcel Modelo madrileña.
Ese día por la tarde, funcionarios y milicianos provocan un incendio en la leñera de la cárcel para inculpar del mismo a los presos falangistas, de inmediato la treta tiene resultado y elementos anarquistas de la CNT, al mando del socialista Enrique Puente, aprovecharon para hacerse con el control total de la cárcel y ocupar además las terrazas de los edificios próximos.
Aproximadamente sobre las 6 de la tarde y cuando la mayoría de los presos políticos se encontraban en el patio nº 1, desde las azoteas de los edificios colindantes de las calles Princesa y Tutor, donde los milicianos habían instalado ametralladoras, se inició un intenso fuego contra los presos, una de las ráfagas impactó en el pecho de Manolo Chacel, que cayó al suelo fulminado sin vida.
Pasada una hora, los milicianos fueron buscando especialmente a los presos falangistas, asesinando a muchos de ellos (entre otros a Fernando, el hermano de José Antonio, a Julio Ruiz de Alda, a Matorras proviniente de las filas comunistas, a Nicasio Ribagorda y Sinforiano Moldes, ambos ex CNT y al camarada de raza negra amigo y chófer de Julio, entre otros más que asesinaron esa tarde).
Manuel Chacel fue el primer falangista asesinado el 22 de agosto en la cárcel Modelo de Madrid, lo que le evitó ser testigo de la matanza posterior de sus camaradas.
Con solo 24 años, Chacel ocupaba su lucero en la Centuria Plateada de los Caídos de la Falange.
138805955_1982736775199326_4953384495874163593_o
Fotos de Manuel Chacel, de la ficha de su detención y del estado como salió de la cárcel Modelo, del archivo de los Guardianes de la Memoria Azul