Como bien dice Miguel Menéndez Piñar en un tuit, en cien páginas de su revista con motivo del Centenario, citan a Francisco Franco cuatro veces:

1.Autor del Diario de una bandera

2.A cuenta de la película La Bandera

3.Nombramiento Jefe de La Legión

4.Llamada de Ministro por revolución Asturias

Y termina el tuit llamándoles cobardes. Nada más acertado.

Les ha faltado decir que la Legión dejó de existir en el Régimen de Franco. Algunos ya echamos en falta el día de la infame exhumación a los legionarios cumplir el Credo. Solo uno, fue capaz de acudir a dicho acto con su uniforme para despedir al legionario fundador. No le mencionamos, porque está enfadado con nosotros y a lo mejor no le gusta que aparezca su nombre en estas páginas, pero lo hizo. Hizo lo que le ordenaba su Credo y al final no me quedó más remedio que acercarme a él tenderle mi mano y decirle "Gracias xxxx y enhorabuena", a lo que me contestó, "Gracias Álvaro". No; gracias a ti, por no formar parte de esta piara de cobardes.

"Con el sagrado juramento de no abandonar jamás a un hombre en el campo hasta perecer todos". No era el campo de batalla dirán muchos, pero abandonaron a un legionario indefenso.

"A la voz de “A mí la Legión”, sea donde sea, acudirán todos, y con razón o sin ella defenderán al legionario que pide auxilio" Que no lo gritó dirán, pero algunos escuchamos muchos meses antes el grito desde el Valle de los Caídos de un viejo legionario que gritaba "A mi la Legión".

"La Legión, desde el hombre solo hasta la Legión entera acudirá siempre a donde oiga fuego, de día, de noche, siempre, siempre, aunque no tenga orden para ello". ¿No escucharon el fuego de la ignominia contra un legionario fundador de la misma?

" Lo más horrible es vivir siendo un cobarde". Así vivirán los legionarios del Siglo XXI a los que les recomendaría crear un nuevo Credo para no quedar como están quedando.

Si Franco y Millán hubieran tenido los miedos que los actuales funcionarios legionarios tienen a perder la productividad y los ascensos por designación, que distinta hubiera sido la Historia de nuestra Gloriosa España y seguramente, hoy no hubiera salido esta revista, pues la Legión hubiera quedado disuelta allá por 1936.

Así que me uno al grito de mi amigo Miguel: Cobardes, pero no por ello: VIVA LA LEGIÓN....del Siglo XX y de sus fundadores: Millán Astray, FRANCO y el Coronel Valenzuela.