La incorporación de Juan de la Cierva y Peñafiel, asumiendo la cartera de Gobernación en los sucesivos gobiernos conservadores habidos entre el 25 de enero de 1907 y el 21 de octubre de 1909 se puede considerar decisiva en cuanto a las reformas y mejoras de las que fueron objeto los Cuerpos integrantes -Vigilancia y Seguridad- de la Policía Gubernativa, hasta el punto de que la mayoría de los estudiosos de la evolución histórica de la Policía Española, coinciden en afirmar que la Ley de 27 de febrero de 1908, reorganizadora la Policía, constituye el nacimiento de la moderna Policía en España. De hecho, durante algunos años, hasta que en 1926 se estableció el patronazgo del Santo Angel, la fiesta anual de la Policía Gubernativa se celebraba, precisamente, el 27 de febrero.

Sin embargo, las reformas se habían iniciado con anterioridad. Tal es así, que, pasando por alto las importantes medidas derivadas de la promulgación del Reglamento de 29 de septiembre de 1906 (Gaceta del 6 de octubre siguiente), con fecha 9 de septiembre del año siguiente (Gaceta del 11), se crea la Escuela de Policía, a la que ya hacía referencia, en su artículo 112 y siguientes, el precitado Reglamento de 1906.

Tan solo un día después, el 12 de septiembre de 1907, el periódico oficial publica el Reglamento, fechado el día anterior, por el que ha de regirse esta Escuela de la Policía.

Con esta misma fecha, por Real Orden, se nombra a su primer Director, el Comisario General de Vigilancia, José Millán Astray, quien también asume la titularidad como profesor de Prácticas de servicio, disponiendo, igualmente, los nombramientos de Millán Millán de Priego y Bedmar como profesor de Legislación; Federico Olóriz Aguilera de Fotografía y Antropometría; Pablo Salvat Contijoch de idiomas y Vicente Díaz de Cevallos de esgrima, disciplinas que se impartirán en la Escuela.

El Reglamento establece que, además de las asignaturas citadas que formarán el esqueleto del plan formativo, se podrán impartir conferencias sobre temas de interés policial cuyo conocimiento contribuya a la mejor formación profesional de los Alumnos.

En el artículo 2º del Reglamento se señala que el periodo formativo en la Escuela de Policía será obligatorio para todos los Aspirantes a Agentes con sueldo e incluso los Aspirantes sin sueldo, en expectación de destino, antes del inicio del Curso anual.

También, si así se dispone, podrá a asistir a determinadas actividades docentes el personal en activo del Cuerpo de Vigilancia de Madrid siempre que las necesidades del servicio lo permitan.

En el artículo 3º se señala que los cursos lectivos comenzarán el 1º de octubre, concluyendo el 31 de mayo, verificándose los exámenes finales a lo largo de la primera quincena de junio y existiendo una convocatoria en la segunda de septiembre para los que resulten no aptos. Es decir, un curso de siete meses de duración.

Dentro del plan de estudios, se fijan con carácter diario las clases de idiomas y alternas las restantes asignaturas lo que demuestra el interés que despertaba en el mando el hecho del que personal dispusiese de una formación, algo más que elemental, en alguna lengua extranjera. 

Gabinete antropométrico de la Escuela

Se establece, igualmente, que el Director del Centro será el encargado de velar por el estricto cumplimiento del Reglamento, orden interior, horarios, clases, etc. En tanto que el profesorado se encargará de redactar el programa de cada asignatura dando cuenta al Director del Centro de cuantas incidencias observen.

En el orden disciplinario, el Director y el cuadro de profesores serán los encargados de corregir las faltas que el alumnado puede cometer.

Velarán, asimismo, por la puntual asistencia de todo el alumnado a las clases, dando cuenta de las ausencias; no estando facultados, ni el Director ni el cuadro de profesores, para dispensar a ningún alumno de esta concurrencia obligatoria.  

Tanto el Director como el profesorado tendrán la consideración de superiores jerárquicos de los alumnos a efectos legales de subordinación y disciplina.

Más adelante, el Reglamento, refiere el régimen disciplinario del Centro, señalando que el Director y profesores juzgarán las faltas de subordinación, disciplina y compostura y el Ministro, a propuesta del Director, las de inasistencia y falta de aplicación del alumnado.

La corrección de las primeras llevará aparejada la represión pública, suspensión de asistencia hasta dos meses, pérdida de la convocatoria de junio, pérdida del curso completo y suspensión del sueldo, hasta ocho días, a los Aspirantes que lo estén percibiendo.

Las faltas de asistencia solo podrán ser justificadas por enfermedad o por necesidades del servicio y aquellas que no puedan justificarse podrán ser corregidas con postergación de uno a diez puestos en el escalafón.

Finalmente, el Reglamento hace referencia al personal subalterno destinado en el Centro, sus funciones, obligaciones y régimen disciplinario que les afecta en el ejercicio de sus funciones.

Con esta misma fecha se convocan 50 plazas de Aspirantes con un sueldo de 1.500 pts. anuales, y otras 50 sin sueldo para el Cuerpo de Vigilancia de Madrid, al que podrán concurrir los mayores de veintitrés años y menores de treinta y cinco, que no hayan sido condenados por delito alguno y acrediten buena aptitud física, señalando a continuación la documentación a presentar, plazos, trámite de instancias, publicación de la relación de admitidos, etc.

Las pruebas de acceso consistirán en un reconocimiento médico, así como un ejercicio teórico y uno práctico sobre un programa compuesto por treinta y ocho temas.

Los treinta y ocho temas del programa son muy variados y van desde la organización de la Policía Gubernativa de Madrid, régimen y servicios de la Policía, personas responsables de la comisión de delitos y faltas, derechos individuales de los ciudadanos, delitos cometidos por funcionarios, derecho de reunión y asociación, delitos y faltas en todas sus tipologías, juegos, casas de préstamos, delitos de imprenta, espectáculos, establecimientos, carruajes, extranjeros, armas, prostitución, Ley de Enjuiciamiento Criminal, formularios y diligencias, redacción de atestados, diligencias de entrada y registro, actas de reconocimiento, etc.

El primer ejercicio, teórico, exigirá dar respuesta a las preguntas que se formulen relativas a cualquiera de los veintisiete primeros temas del programa -Organización y funciones de la Policía Gubernativa, Derecho Penal, Ley de Enjuiciamiento Criminal, derechos que garantiza la Constitución, ley de asociaciones, derecho de reunión, casas de préstamos, policía de imprenta, espectáculos públicos, establecimientos, carruajes, extranjeros, trata de blancas y uso de armas.

Sala de esgrima

El segundo, de carácter práctico, exigirá redactar un documento relacionado con cualquiera de los once temas restantes -diligencias de detención, atestados consecuencia de la comisión de diferentes delitos, diligencias de entrada y registro, actas de reconocimiento, comunicaciones, etc. 

Los alumnos que posean algún idioma y así lo acrediten realizarán un tercer ejercicio sobre esta materia.

Los miembros del Tribunal podrán otorgar, individualmente, hasta un máximo de cinco puntos por ejercicio a cada opositor y para lograr el aprobado habrá de obtener, al menos, once puntos en cada ejercicio. 

La primera Escuela se instaló en el inmueble nº 5, principal izquierda, de Puerta Cerrada, contando con despacho del Director, sala de profesores, dos aulas, gimnasio, sala de esgrima, biblioteca, sala de estudio, gabinete antropométrico y salón fotográfico.

La inauguración oficial del Centro se celebró a las cuatro de la tarde del sábado 11 de enero de 1908, contando con la asistencia del Ministro de la Gobernación Juan de la Cierva y Peñafiel, acompañado del Gobernador Civil de Madrid, Marqués de Vadillo; el Coronel Elías, Jefe del Cuerpo de Seguridad, y otras Autoridades.

Cabe resaltar que, con fecha 31 de agosto de 1908, se celebró el acto inaugural de la Escuela de Policía de Barcelona.